Imagina que un chico recibe una invitación de una preciosa rubia para que le ponga el bronceador en un día caluroso de playa. Y cuando ella se da la vuelta, la sorpresa salta a la vista.