Y de repente comprendió por qué don descaro era tan descarado…