Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Jennifer, mi primer y gran amor

Jennifer, mi primer y gran amor

Mi nombre es Héctor y tengo 23 años, soy delgado no muy alto, de 1,75 mts, pelo negro y corto, sin casi nada de musculatura, soy delgado aunque no tanto, estoy de novio con la chica más bonita del mundo, Jennifer, ella es hermosa con su 1,65 mts rubia ojos claros unos lindos pechos, ni exagerados ni pequeñitos, sino de la talla perfecta para mi, una cintura hermosa, ni tan delgada ni gordita, un muy lindo trasero que hace maravillas, tiene 27 años y es la mejor mujer del mundo, pero hoy hablaré de cuando nos conocimos, como fue nuestra unión y como se convirtió en la mujer que más feliz me hace en este mundo

todo comienzo en una tarde mientras me encontraba yendo a mi casa, en esos momentos con mis 18 años, en la casa junto a la mía estaban entrando cosas de un camión y al acercarme a la puerta de mi casa veo a una pareja de aproximadamente 40 años hablando con mi madre, por lo que me acerco y ella me dice que los señores acababan de mudarse al lado y que los había invitado cordialmente a su casa a tomar algo como buena vecina, -clásico- pensé en ese momento- como siempre pasándote por la vecina perfecta- me decía a mis adentros, en eso escucho detrás mío una hermosa voz-mamá los hombres dicen que ya está todo- cuando me volteo veo a la chica que en esos momentos cumplidos los 21 años miraba con una mueca algo triste a mi parecer, a su madre, al verla creí que estaba viendo un ángel, su rostro, su cuerpo, su mirada, en ese momento simplemente me cautivó como nadie lo había hecho antes. la madre se levanta y con ella el padre que se despiden de mi madre y se marchan no sin antes mirarme a mí sonriendo los dos y saludándome cordialmente, yo devolví el saludo y mi mirada se poso en el cuerpo de la chica que se alejaba hacia la puerta

oye tu, te quedarás como un bobo todo el día? ve acompáñalos y fíjate si necesitan algo de ayuda- me dice mi madre que me ve quieto mirando a la chica irse por lo que rápidamente volviendo en si asentí y fu rápidamente hacia la calle viendo a los nuevos vecinos entrando en su casa, toco la puerta de la misma y me abre el padre

-ho..hola- señor- decía algo nervioso- quería saber si necesitaban que los ayude en algo-

claro- me contesta sonriendo- mi hija recién llega y anda algo deprimida por la mudanza tu pareces un buen chico. ¿Por qué no se presentan y se hacen amigos? así al menos se pondrá mejor

-claro.. Con gusto- dije tímidamente-lo decía en serio? -Pensaba- así de  fácil podré conocerla?- pero por supuesto no lo fue, porque cuando quise hablar con ella solo respondía que no necesitaba “niños buenos”  que se hagan los interesados en ella

niños buenos? jaja claro que no. no soy de esos- dije con mi voz más agradable-por cierto mi nombre es Héctor es un placer conocerte

soy Jennifer.. – me dijo luego de tirar un suspiro al aire sabiendo que no la dejaría tranquila a menos que comience a sociabilizar, comenzamos a hablar de nuestras vidas, de porque tuvo que mudarse tan repentinamente ya que su padre había conseguido trabajo por aquí y una cosa llevó a la otra hasta que me tocó hacerle la pregunta más esperada por mi desde que la vi

-y. dime tienes novio?- mi mirada estaba en sus ojos impaciente por oír su pregunta mientras que sentía como mi corazón latía a mil por horas tanto porque ella podía tomarlo mal como por si ella dijera que si y enterraría mis ánimos toda una semana

No.. de hecho.. terminé con mi novio hace ya tres meses, ya que el cretino solo sabía jugar conmigo- dijo algo molesta, yo en cambio si bien me mostré compasivo en mi interior estaba gritando de alegría

-cómo puedes decirme eso?-le dije al fin- una chica tan hermosa y ese tonto te desperdició? Si fueras mi novia te tendría en el cuadro de honor- en ese momento al entender lo que había dicho sentí como me paralizaba, decirle eso tan pronto y de esa manera me hizo pensar que se enojaría y me echaría sin embargo solo dio una pequeña risa

-solo lo dices para hacerme sentir mejor… además no es cierto. No soy la gran cosa y no creo que sea hermosa.. y tú? Tienes alguna muchacha cerca de ti?

-primero..-empecé diciendo- eres muy hermosa tienes una linda sonrisa y unos ojos claros muy bonitos y dos.. bueno.. aún no conozco a nadie que quiera estar conmigo.. tal vez porque no soy lo suficientemente “hombre” para las chicas

Por qué dices esas cosas?-me respondió confundida- bueno.. es que soy algo. Sensible.. y cursi, digamos que no soy el típico hombre masculino que muestra sus músculos y se hospeda en el gimnasio todo el día

Al decir eso ella comienza a reír casia carcajadas haciendo que me sienta hundido y al ver mi cara pálida se calma sonriéndome

.no lo tomes a mal pero.. “hombre típico”? hoy en día no necesitas tener músculos para ser hombre.. de hecho a mí me gustan los chicos más delgados, no me interesa eso de que los hombres dominen con su fuerza para mí eso está pasado de moda- me dice guiñándome el ojo y haciendo que mi autoestima reviva

Seguimos hablando durante un rato hasta que tuve que volver a mi casa con la idea de volver al otro día. No negaré que esa misma noche no podía dormir y tuve que masturbarme varias veces pensando en su cuerpo, al otro día la voy a buscar para enseñarle el lugar, vamos a distintos lugares a los que acostumbraba ir, al cine, al parque que se encontraba a unas cuadras, hasta fuimos a comer algo a un pequeño restaurant y pasando los días nuestra amistad había crecido mucho, se hizo amiga de varias chicas con las que salía a bailar, eran amigas mías algunas muy jovencitas y otras no tanto, hasta que un día, aproximadamente unos tres meses desde que nos conocimos, me invitó a su casa diciéndome que sus padres habían salido por su aniversario invitándome a su habitación ambos nos sentamos en la cama

-dime… que era lo que querías?- le dije algo nervioso por el momento en que estábamos

-bueno.. Héctor es que. Tu.. me gustas.. me gustas mucho-su cara estaba algo pálida al decírmelo y yo estaba que iba a agarrarme un paro cardíaco, inmóvil y con la garganta seca- tu. Tú también me gustas mucho Jennifer.. desde que te vi por primera vez que me gustaste y.. bueno..- sin poder decir nada mas siento los labios de Jennifer en mi boca besando los míos, yo, inexperto, solo me dejé llevar con torpes movimientos a los cuales ella se percató y se separó sonriendo- dime.. eres virgen?- me preguntó sin preámbulos y yo más nervioso asentí- si…si lo soy- creí que se comenzaría a reír de mi o algo así sin embargo su cara se alumbró completamente dando una gran sonrisa- waw entonces… yo seré la primera?- desviando la mirada asentí- pues.. si. Nunca antes había hecho nada de esto- en eso ella sonriendo se abalanza sobre mí y comienza a besarme con mayor pasión, al rato comienzo a acostumbrando devolviéndole el beso de la misma manera hasta separarnos

-sabes’ no sé por qué.. pero. Me hace muy feliz saber que seré la primera que toque tu cuerpo y lo convierta en un cuerpo adulto- sonreí aliviado al escucharla y la abracé fuerte, hasta que ella misma se separó y suavemente se quitó la blusa y luego su short quedando así solo con su ropa interior puesta

-dime.. qué te parece?-me mira con su sonrisa lujuriosa-es.. estas hermosa. Tu cuerpo es espléndido hermoso-decía nervioso y me acerco sonrojado- pu… puedo? Ella sonriendo asiente- tócame- me acerco mas y comienzo a tocar suavemente sus pechos, eran suaves y cálidos.. aunque los tocaba por encima de su sostén podía sentir la dureza de sus pechos.. estaba excitada y eso hacía que me excite mucho acerque mi boca a su pecho izquierdo y con mi lengua comenzaba a lamer su peso sobre su sostén lo que hizo que lance un pequeño suspiro cerrando los ojos y con una sonrisa comenzó a sacárselo para luego con la misma suavidad se quitó las bragas quedando desnuda frente a mí, en ese momento tenía mi miembro súper levantado y se notaba en mi pantalón lo que sacó una sonrisa de sus labios y con algo de fuerza lo apretó

-que bonito que es-dijo con una sonrisa traviesa para luego abalanzarse y comenzar a besarme apasionadamente mientras pasaba mis manos por debajo de mi pantalón acariciando mi miembro ya bien duro para ese entonces

-mhh que rico es esto.. me gusta*decía sonriendo mientras me masturbaba rápidamente, yo daba pequeños gemidos mientras movía mi cintura de arriba abajo rápidamente, esta así algún que otro minuto para luego levantarse y quitar mi remera y luego mi pantalón dejándome desnudo frente a ella con m miembro erecto a la vista, si bien no tengo un gran miembro al parecer sus 17 cm le parecía gustar porque me sonreía con algo de lujuria y podía notar su vagina mojada

-mhh amor que grande- me dijo y lo tomo apoyándolo en sus labios comenzando a lamerlo suavemente lo que hizo que mi cuerpo sintiera como un leve pinchazo. Comenzó a darle pequeñas lamidas al tronco del mismo para luego ir subiendo y enredar su lengua en mi glande, solo su lengua hacía que mi cuerpo enero se estremeciera hasta que apoyó s boca en mi glande dando pequeñas succiones mientras lamía bien el contorno de mi glande mientras con su otra mano acariciaba suavemente mis testículos, sentía tanta excitación que no pasaron 5 minutos y ya me estaba corriendo en su boca dando un fuerte gemido a lo que ella con gusto lo sostuvo en su boca hasta limpiar hasta la última gota. Sonrojado me disculpé por haberme corrido sin decir nada y ella se volvió a abalanzar besándome, aun no se había tragado mi corrida por lo que podía sentir el gusto salado de la misma dentro de mi boca, aún así yo me sentía en el cielo sin importarme estar tragando mi propia corrida

-ahora sentirás mucho más placer- me dice al separarse de mí y suavemente me tumba boca arriba en la cama y del cajón de la mesita de al lado saca un condón y lo coloca en la puta de mi glande para luego acercar su boca a este y comenzar a tragar mi miembro con el condón y todo haciéndome una pequeña mamada lo que hace que mi miembro vuelva a tomar su dureza, cuando se percata de esto sale de mi y sube a mi cuerpo colocándose en mi cintura y tomando mi miembro lo apoya en su entrada y comienza a bajar. Lo que hace que de un pequeño gemido acompañado por su propio gemido que se intensifica al meter completamente mi miembro en ella, para luego comenzar a moverse de arriba abajo lentamente, se recuesta en mi cuerpo y con suavidad comienza a besarme sintiendo sus pechos en mi pecho, abrazándome y besándome comienza a moverse lenta y suavemente por el contorno de mi miembro hasta meterlo en su totalidad, daba suaves embestidas haciendo que mi cuerpo disfrute al máximo su penetración cada tanto se levantaba hasta la punta de mi miembro y bajaba con todo hasta chocar con mis testículos lo que hacía que ambos gimiéramos fuertemente, así estuvimos por 10 minutos hasta que sentí que mi miembro comenzaba a temblar

-ahh amor me..corro- gemía y comenzaba a moverme rápidamente tomando sus muslos y moviéndolos con rapidez

-córrete..ahh córrete amor- gemía fuertemente lo cual siento como comienzo a correrme llenando el condón para luego quedar ambos abrazados aún sin movernos hasta que ella misma jadeando se separa sonriéndome

-a. amor dime. Te gustó?

-mucho. Fue lo mejor que he sentido en mi vida- le respondo sonriendo, ella me sonríe y me besa para luego bajar y quitar el condón de mi miembro ya flácido y beberlo para luego limpiar bien miembro, luego de esto me abraza y comenzamos a besarnos durante unos minutos. Luego nos fuimos a bañar los dos juntos mientras nos pasábamos la esponja nos besábamos

-tengo hambre.. quieres comer algo?- me dice sonriendo y asiento con una alegre sonrisa

-claro. Yo también tengo mucha hambre- salimos del baño, nos vestimos y la ayudé a preparar la cena. Luego de esto nos hicimos novios, y lo hacíamos prácticamente todos los días. Dos años más tarde nos mudamos a un pequeño departamento en donde vivimos y el fuego de nuestra pasión aún sigue ardiendo pensamos en poner pequeños juegos en nuestras intimidades, a veces con distintos vestidos o trajes usamos dildos, aunque ahora se le dio una idea que a mí me pone algo nervioso, al parecer le gusta mucho esas bragas que tienen incorporado un dildo y dijo que lo quería usar en mi. Le dije que lo pensaré aunque.. nunca había pensado en ser penetrado por ella

Ustedes que piensan? Me animo?,

Gracias por leer

Si quieres leer más relatos, no olvides visitar Relatos eróticos, donde el órgano más sexual es tu cerebro

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR