Por si necesitas más razones que el amor que te profesas
El placer, en solitario o acompañado, está bastante escorado hacia el pecado: tocarse o tocar por el simple gusto de tocar, te deja ciego o te manda de cabecita al infierno.

En el decorado del amor de cuento de hadas entre princesas blancas y príncipes azules, que nuestra protagonista espere a su héroe jugando con su dildo mientras fantasea con un trío con ella, el héroe y el villano (que tiene pinta de empotrador), para matar el aburrimiento, no encaja del todo.

O que el héroe comparta secretamente esa misma fantasía, con la salvedad del que es empotrado es él…

De esta manera, con la masturbación como bandera, me he dedicado a hacer una pequeña investigación. Google, we love you.

El fútbol nació para luchar contra la masturbación masculina, que la ciencia avanza que es una barbaridad y han creado una pulsera que utiliza el movimiento de las pajas  para trasformarlo en energia, y que servirá para cargar las tabletas, los smartphones o los portátiles de pequeñas dimensiones. Mala idea no es: “No es lo que parece, estoy cargando el móvil”.

Todo iba bien hasta que he llegado al estupor más estupor de todos: me he quedado muerta cuando he leído en aulas de sexología de un periódico español, que se recomienda ser fuerte y abstenerse de la masturbación. Que es malo dicen. Que la masturbación le roba calidad a tu capacidad de amar dicen. Que si no lo haces demuestras madurez y valentía dicen. Muchas tonterías son lo que dicen.

Sabemos que:

La masturbación te libera del stress, consigue que llegues a un estado de calma y ayuda a combatir el insomnio

Los hombres entre 20 y 50 años que se masturban 5 veces a la semana como mínimo son menos propensos al cáncer de próstata.

Que yo lo estoy viendo: Paco, ¿que haces? pues ya ves, con mi tratamiento de prevención del cáncer de próstata…

En las mujeres, la masturbación provoca la apertura del cuello uterino y la liberación de la mucosidad y fluidos cervicales.

Esperad, que voy a ver si libero algo de mucosidad y vuelvo.

Masturbarse libera endorfinas, también conocidas como “hormonas de la felicidad”. Por tanto, esta práctica mejora el humor y el bienestar general. Asimismo, en las mujeres, ayuda a disminuir los riesgos de depresión.

Razones para masturbarse, razones que justifican un acto tan natural en el humano como comer, beber o dormir.

¿De verdad necesitamos más razones que simplemente la de que nos apetece, nos sienta bien y nos gusta? ¿Más razones que la de que conocernos a nosotr@s mism@s nos ayuda a que nuestras relaciones sean más satisfactorias, con menos frustraciones y nos hace más segur@s de nosotr@s?.

Foto Licencia CC: Delventhal