Un hombre guapo hasta decir basta: solo hay que verlo en películas como “La gata en el tejado de zinc”. Increíbles sus ojos, facciones y cara de niño bueno/chico malote/pero no tan malote. No solo era guapo: un actor que ha marcado una época del cine.

Su belleza es del tipo que no pasa de moda: masculino con un punto vulnerable.

[image image=”http://www.marqueze.net/wp-content/uploads/2015/08/paul_newman.jpg”]