Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato Erótico: Cuando hay hambre no hay pan duro

Relato Erótico: Cuando hay hambre no hay pan duro

Hola, mi nombre es Joaquin y vivo en argentina, desde que comencé a enviar relatos a marqueze, me siento bastante mejor, no se por que, pero disfruto mucho el hecho de saber que alguien disfruta leyendo mis andanzas. En un principio mi idea era contar de a poco todas las vivencias que he tenido en esta vida, pero bueno, los hechos suceden y no puedo evitar contarlos. Mi mujer decidió irse unos días a la ciudad de México, a descansar, se que ella disfruta mucho la libertad que le doy, me gusta que sea libre y que haga lo mas le plazca, se también, que a veces se ha dejado llevar por el deseo y me ha sido infiel, sin embargo, por alguna extraña razón, eso no me molesta, en absoluto, es mas, a veces hasta me excita… pero bueno, ese es otro tema que otro día les contare.

Lo que quería contarles ahora es otra cosa, comencé entonces el 2004 solo, trabajando mucho, entrando a mi oficina a las nueve de la mañana y saliendo de la misma a las ocho o nueve de la noche, con la clara intención de dejar todo listo, si bien tengo un excelente grupo de trabajo, hay cosas que no puedo evitar supervisar yo mismo, con tanto trabajo fui dejando de lado el placer, mi ultima relación sexual había sido por partida doble en los últimos días del 2003 con la deliciosa vendedora del sex-shop y con mi mujer. Sin embargo como les decía, este 2004 venia sin acción, y entre trabajo y mas trabajo se pasaron diez días….

El ultimo fin de semana finalice todo el trabajo que quería dejar listo antes de partir a mis vacaciones, regrese a mi casa de San Isidro con la fiel intención de descansar y prepararme para mis vacaciones que aun no se a donde serán, creo que rumbeare hacia el frío europeo durante enero y en febrero visitare la hermosa costa Argentina.

Era sábado, había llegado a casa, me estaba relajando en una reparadora ducha de inmersión, al finalizar esta tarea, cene y después me fui a dormir, cuando me retiraba hacia mi cama, Isabel, mi mucama me consulto si podía retirarse, accedí y me fui a dormir. Dormí durante tres horas de corrido, desperté cerca de las dos de la mañana, pero no era un despertar normal, desperté con la pija en todo su esplendor, parada a mas no poder… estaba muy excitado, tenia la necesidad de tener una mujer… pense en llamar a alguna de mis amigas, pero la hora no era de lo mas prudente y seguro que estarían “ocupadas”, salir no podía, ya que no podía lograr que se me “durmiera” la pija… entonces recordé a Isabel, mi mucama. Les cuento como es Isabel, cuando la contrate, busque alguien que este fuera del tipo de mujer que me gusta, para evitar problemas con mi mujer, es por eso que Isabel tiene 42 años (uno menos que yo) es algo gordita y bastante alta. Sin embargo la calentura que me invadía podía mas, era tanto la excitado que estaba que al pensar en Isabel sentía que se me ponía mas dura todavía…

Me puse la bata, baje por las escaleras y llegue a la planta baja de la casa, no prendí ninguna luz para que la gente de seguridad no se altere, camine hacia el cuarto de Isabel (que esta pasando la cocina) cuando llegue a la puerta del cuarto, esta estaba abierta (supongo que debido al calor que hace en Enero por estos lados del planeta) me asome muy cuidadosamente (todavía mi pija seguía bien dura) y observe a Isabel tirada sobre la cama, en camisón y viendo televisión, no se que miraba, pero se la notaba muy concentrada y hasta diría que con la respiración entre cortada, decidí salir al patio para observar por la ventana que era lo que la tenia despierta a las dos de la mañana de un sábado, cuando logre observar por la ventana grande fue mi sorpresa, Isabel estaba mirando el canal de cable The Film Zone, observaba una película erótica (no llegaba a ser porno) en la imagen había dos jóvenes y agraciadas mujeres jugando con un hombre de físico envidiable. Mi calentura se agrando aun mas, de pronto, mientras observaba Isabel comenzó a tocarse…era maravilloso observar eso, se tocaba lentamente mientras miraba la tele, su mano derecha se movía lentamente bajo su camisón, note que ya no tenia bombacha, tenia las caderas anchas y los pechos grandes, con los pezones bien notorios, la observe mientras se masturbaba, la situación me estaba gustando demasiado, comencé a tocarme un poco la pija, para aliviar tanta calentura, ella estaba a punto de explotar, lo podía notar por sus gemidos que eran cada v

ez mas seguidos, cuando no pude mas, tome la pieza por asalto, ingrese con mi pija bien parada, fue increíble, Isabel estaba en semejante transe que ni noto mi presencia, ella seguía con los ojos cerrados y con sus dedos hundidos en su concha, me pare al lado suyo, le toque la cara con mi pija, abrió los ojos, primero puso cara de asombro y vergüenza al mismo tiempo, dos segundo después, me estaba chupando la pija, la comía desesperada…

– que rica señor!!!

– Le gusta Isabel???

– Mucho señor!!! Hace tanto que no tengo una…

– Ahhh que bien la chupa Isabel….

Me la chupo un buen rato, después, pido que la coja, se acostó, me subí sobre ella y la cogí… cabalgue sobre mi mucama durante un buen rato, la sentí acabar, la sentir disfrutar mucho de mi pija, antes de acabar la saque, me pajee unos instantes hasta que unos buenos chorros de leche caliente salieron de mi pija y bañaron sus grandes tetas, su cara, su pelo y su boca…trago y después limpio toda mi pija con su lengua…debo decir que diez días sin sexo me pusieron muy caliente y que para mi asombro, Isabel me ayudo mucho a sacarme la gran calentura que llevaba encima, jamas hubiera pensado que mi mucama de 42 años y gordita podría hacerme disfrutar tanto, no es mi tipo, pero bueno…Isabel me hizo gozar mucho mucho….

Espero que les haya gustado, y ya saben, como dice el refrán, cuando hay hambre no hay pan duro, gran verdad!!! Saludos a todos y espero que me escriban

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR