Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato erótico: Cuando las palabras sobran

Relato erótico: Cuando las palabras sobran

Siempre he sido una persona muy curiosa e inquieto, por lo que un pueblo me podía ofrecer a mis 19 años no era suficiente para satisfacer mis deseos de conocer “nuevos horizontes”, esto en más de un ámbito porque para ese entonces me consideraba 100 hetero; así que en mi primera expedición fuera de mi pueblo decidí tomar el camión hacia Guadalajara (algo muy intrépido para alguien de mi edad en aquellos ayeres) y llegué a plaza del Sol.

Hola a todos esta es mi primera vez que escribo, espero les guste. comenzaré describiéndome, mido 176, soy delgado-atletico, piel trigueña, ojos negros, grandes, me gusta el estilo de barbita de 3 dias, varonil y me gusta la discreción, en cuanto a mi rol me considero bisexual.

Naci en un pueblo vecino de la Cd. de Guadalajara Jalisco, ciudad donde nace este mi primer relato hacia ustedes. Lo que a continuación les contaré sucedió hace 10 años, actualmente tengo 29 años.

Siempre he sido una persona muy curiosa e inquieto, por lo que un pueblo me podía ofrecer a mis 19 años no era suficiente para satisfacer mis deseos de conocer “nuevos horizontes”, esto en más de un ámbito porque para ese entonces me consideraba 100 hetero; así que en mi primera expedición fuera de mi pueblo decidí tomar el camión hacia Guadalajara (algo muy intrépido para alguien de mi edad en aquellos ayeres) y llegué a plaza del Sol.

El dinero que traía en ese momento ya lo tenía muy bien repartido para mi boleto de regreso, y comprar algún libro, ya que la lectura siempre me ha fascinado y más ahora en los relatos sexuales jajaja.

Llegue a la librería, estuve allí una hora viendo que ejemplar me acompañaría en mi regreso a mi pueblo, pues bien lo compre pase por una nieve de yogurt y esta satisfecho por ese día, estaba preparado para tomar el camión que me llevaría a tomar el foráneo para regresar a casa.
Estaba por llegar a la Av Lopez Mateos cuando de pronto antes de salir de plaza del Sol sentí un impulso que me llevo a deterne en seco, y mi corazón se comenzó a acelerar sin encontrarle un claro motivo, así que me dispuse a observar el entorno y al mirar a mi espalda me encontré con una mirada de un chavo muy misterioso de buen ver, de buen cuerpo, 1 o 2 años más grande que yo, mas o menos de mi estatura, cuando nuestras miradas se encontraron mi corazón se comenzó a acelerar aún más y sin darme cuenta ya estaba caminando hacia él, sin poder despegarle la vista, antes de llegar, se puso de pie y comenzó a caminar en sentido contrario al mio, en ese momento me detuve, reaccioné. ¿qué estaba haciendo? él dio unos pasos más, se detuvo, miro hacia atrás me vio, con un leve gesto de su rostro me indicó que lo siguiera. Sin pensarlo obedecí, lo comencé a seguir, mi respiración también se aceleraba y mi pulso iba aumentando pues estaba siguiendo a un total desconocido, cuando me percaté de que mi polla comenzaba a crecer, no sabía en realidad que estaba pasando pero mi cuerpo estaba respondiendo, no sé si a la adrenalina de que fuera un desconocido o fuera algo más que me dictará mi intuición.

En el transcurso nunca nos emparejamos siempre estuvimos a 2 metros de distancia yo detrás, ocasionalmente él volteaba para comprobar si lo seguía cosa que me excitaba cada vez más y más.

Pues mi intuición tenía razón nos dirigimos hacia los sanitarios del segundo piso, el entró se colocó en un mingitorio yo hice lo mismo dejando uno libre entré ese sujeto y yo, mire de reojo y tenia su polla de fuera un hermoso ejemplar de unos 18 cm, cut, morena clara, algo gruesa que fue el detonante para que la mia saliera en su encuentro, gruesa, de 17 cm, uncut, caliente y totalmente empalmada para ese momento.

La respiración, el pulso y mi polla, toda mi persona estaba excitada, ¿que podría pasar? ¿ estábamos en un baño público, acaso no llegaría nadie más para interrumpir el momento? pues así fue en el espacio vació llega un señor y se interpone en el logro de nuestra pre fantasía, sin pensarlo 2 veces metí mi verga la pantalón y con la mirada ahora yo le sugerí seguirme, ahora era yo quien miraba hacía atrás buscando que el dueño de semenjante polla no se quedara atrás, busque otros baños en la planta bajo pero no encontré ninguno, seguiamos con los 2 mts de distancia lo que nos libraba de toda sospecha (a lo menos eso creí yo), la frustración, la desesperación, el morbo, la excitación todo estaba confluyendo en mi persona, de pronto una idea ilumina mi mente, “la solitaria plaza milenium” que se encontraba a escasas 3 o 4 cuadras de donde nos encontrábamos, me arriesgue a salirme de la plaza del sol, pensé que ya no me seguiría pero paso lo contrario después de un momento dubitativo decidió seguirme, nos fuimos por Lopez Mateos esas 4 cuadras me parecían eternas yo seguía con la polla totalmente empalmada y mi fiel seguidor a lo que podía observar por el tamaño de su paquete pude asegurar que la calentura seguía al máximo, finalmente llegamos a dicha plaza que efectivamente se encontraba sola casi en su totalidad, de inmediato busque los baños y él me siguió. yo entre primero y después de un par de minutos él entro no pusimos nuevamente algo alejados en mingitorios ya con las vergas de fuera al 100 de duras ambas ya no pude más así que me acerque y tome su verga como si fuera un trofeo y comencé a masturbarlo como desaforado, pero en un segundo hice una pausa y reaccioné de que eso era demasiado arriesgado en cuanto alguien entrara no tendríamos ni oportunidad de disimular, lo jale hacia un baño y comenzamos a besarnos con una lujuria, que de solo recordarlo me vuelvo a empalmar, nuestras manos se ocupan de lo suyo tocando todo lo que se podía siendo nuestra verga el mayor punto de enfoque.
De pronto se escuchan unas voces, 2 hombres que hablaban de negocios habían entrado me quede petrificado no supe que hacer, él se subió a la tapa del sanitario de inmediato quedó reclinado por obvias razones yo quede debajo pero nunca dejarnos de masturbarnos y tocarnos el uno al otro finalmente, nos dejaron solos de nuevo procedimos con lo jamás detuvimos jaja para acercarnos al culminio de dicha faena.
Nuestros labios se presionaban los unos contra los otros nuestras lenguas se rozaban sin parar y nuestras manos tocaban verga, nalgas, pezones, estábamos casi desnudos en esos sanitarios, cuando unos profundos jadeos se comenzaron a manifestar en él, cosa que me prendió mas aún. Nuestras pollas ya mojadas se comenzaron a derramar chorros y chorros de esperma, mis piernas se doblaron, muy lentamente nuestros lenguas se despidieron. finalmente nos apartamos.

Nos vestimos, salimos del baño cada uno siguió su camino, jamás lo volví a ver, nunca intercambiamos palabras pero este pueblerino había iniciado su camino de regreso a casa con una sonrisa de lado a lado, un libro en la mano y con una mente abierta a una serie de experiencias que lo estaban esperan más adelante.

Para Leer más relatos, visita Relatos Marqueze

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR