Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato Erótico: De Lunes a Jueves

Relato Erótico: De Lunes a Jueves

Begoña me cuenta las cosas que le pasan (por e-mail), y yo os las cuento a vosotros con un poquito de imaginación.

El verano puede ser muy aburrido en un bloque de apartamentos, más si su marido tiene que trabajar de lunes a viernes y la deja sola. Cada uno tiene sus hobbies para matar el tiempo, el de Begoña es el sexo, así ella se masturba como el que se fuma un cigarrillo, con tanta frecuencia que a veces se le puede olvidar bajar las persianas. Este descuido al parecer sin importancia, si que la tiene, recibió un correo electrónico con unas bonitas fotos de no mucha calidad en las que aparecía completamente desnuda, muy abierta de piernas y con su mano derecha hundida en su coño. “Puede ser cualquier rubia de grandes y duros pechos, y poderoso culo como yo” pensó. Pero la última foto se mostraba completamente arqueada, en pleno éxtasis. Y más abajo una ampliación de su cara gritando de placer.

Al final unas frases decían “Tenemos una imponente hembra en el bloque C, puerta 51, que todavía no nos ha enseñado sus tetas a los bañistas, pero esta tarde seguro que nos las va a mostrar a todos los que vayamos a la playa, nos vas ha hacer un generoso topless desde que pises la arena hasta que te marches, sabemos el tiempo que sueles tomar el sol, así que puedes estar más pero no menos. Si no hay topless o no estas el suficiente tiempo estas fotos se expondrán en una página Web haremos un panfleto publicitario que colocaremos en todas las farolas de la playa como el que ves abajo”. En el panfleto se mostraba una foto en la que nadie podría negar que se estuviera corriendo. Abajo en letra grande ponía “Me llamo Begoña vivo en el Bloque c Puerta 51, podéis venir a follarme de lunes a jueves que es cuando no me folla mi marido, puedes mirarme en esta página Web…”

Esa tarde los pechos de Begoña tomaban el sol aplicándose abundante crema media hora más de lo habitual por si acaso. Miró a su alrededor constantemente pero no descubrió a nadie en especial. A la mañana siguiente un correo decía detrás de una foto de ella tomando el sol en topless, esta si que era de buena calidad. “Somos un matrimonio francés del bloque de enfrente, bloque D, puerta 48, ven sola te esperamos”. Nerviosa acudió de inmediato, le abrió la puerta la mujer que no se le quitaba la sonrisa de la boca, el estaba sentado en el salón y miraba a Begoña descaradamente, tenía una buena cámara digital, sin mediar palabra la mujer que era morena le dijo: ” No abras la boca, quédate aquí de pie (en frente de ellos), te voy a resumir en que va a consistir esto, eres nuestra puta privada de lunes a jueves, los otros días cuando este tu marido eres libre, te hemos visto masturbarte varias veces con nuestro equipo (le señaló un objetivo de fotografía que debía valer una pasta), si vas a ser nuestra puta de lunes a jueves ábrete la blusa, sácate las tetas del sujetador, súbete la falda, bajate las bragas hasta las rodillas, abre las piernas hasta que las bragas no den más, mi marido quiere hacerte unas buenas fotos, te prometemos que no publicaremos nada en la Web si cumples, que será para nuestro álbum de fotos particular (dijo con ironía esto último), sino no estas dispuesta o no crees en nuestra palabra márchate y que todo el barrio sepa que eres una guarra”. Aún no había acabado la morena de hablar y Begoña ya tenía la blusa abierta, sacó sus tetas y expuso su coño como le habían dicho, el hombre empezó a fotografiarla, Begoña no sabía donde mirar, la mujer continuó hablando, “muy bien esta tarde a las 16:10 en punto iremos a tu casa, quiero la puerta abierta y una copia de las llaves de tu casa en la mesa del salón para nosotros, estarás completamente desnuda y con las piernas abiertas esperándonos ya puedes marcharte” se tapó Begoña y se disponía a marcharse cuando la mujer tocándole el culo le dijo “y no te masturbes hasta entonces guarra”.

A las 16:10 el matrimonio entró y cogió las copias de las llaves de la mesa, Begoña estaba de pie desnuda, con las piernas abiertas, avergonzada porque estaba tan mojada que creía

que antes o después la pareja se daría cuenta. La mujer con autoridad dijo: “Estupendo, que tienes en este cajón que tiene llave, (en el cajón habían unos manteles, sacó el cajón y lo esparció por el suelo), ya lo recogerás, bien en este cajón vamos a ponerte la ropa de servir, la que vas a usar de lunes a jueves, estas desnuda por que te vas a probar tu ropa si nos parece sexy te la pondrás si no, no.

Fue una tarde larga en la que Begoña se probó una y otra vez su ropa, al final la cosa quedó más o menos así. Para la playa utilizaría tangas o la parte de debajo de algún bikini de esos de tiras en los lados siempre y cuando se ajustara bien la parte de detrás al culo, no podía irse a otra playa donde no la conociera la gente y si lo hacía solo llevaría unas bragas que no trasparentaban pero que le marcaban bien los labios del coño, se depilaría el coño de inmediato, de ropa interior tangas de todos los colores, los sujetadores de encaje, todos transparentaban sus pezones, aunque en general no llevaría sujetador, blusas transparentes, las que no lo eran se le quitaron unos botones de forma que quedaban muy escotadas, minifaldas o faldas con una tremenda raja para enseñar bien las piernas, le dejaron algún pantalón corto muy ajustado que marcaba su coño, vestidos de los que se abren por delante le habían quitado botones por abajo y por arriba, si no cumplía las expectativas y no levantaba las pollas adecuadamente, le prepararon dos trajes especiales en los que no llevaría ropa interior el primero era un traje abotonado por delante negro que se le habían sustraído el botón de la altura de las tetas y el del coño con lo que quedarían expuestas sus partes íntimas en un momento dado, el segundo un traje de fiesta muy bonito que la tapaba de arriba a bajo pero que era totalmente transparente (“es para presentarte en sociedad”), y sobre todo la actitud que debía tomar, las rodillas no se juntan nunca, la espalda esta arqueada para sacar el culo hacia tras y las tetas hacia delante y camina moviendo las caderas.

La mujer habló de nuevo “recuerda que eres nuestra puta y te has de comportar como tal. Solo tendrás orgasmos delante de nosotros y ahora quiero que tengas uno así que ya puedes empezar a masturbarte, si te corres antes de siete minutos mi marido no te hará fotos” “siete minutos es poco tiempo” (Begoña) “Bueno siete con treinta segundos, pero quiero oírte gritar (la mujer echó una carcajada histérica) y para ver que no me engañas voy a meterte de dedo en el culo, los siete minutos 30 empiezan ahora”

Begoña se masturba con fuerza, gime chilla, apenas a pasado la mitad del tiempo, el hombre coge su cámara, Begoña grita “No espera, espera, ya me corro ya” acelera todavía más su ritmo, abre bien las piernas, arquea el cuerpo, el dedo de la mujer se clava en su culo, Begoña empieza a temblar diciendo entre sollozos inconexos, “Gracias, gracias a los dos, soy vuestra puta”

Aún no había dejado de correrse cuando se le ordena que apoye las manos en la mesa, separe las piernas y saque el culo.

(Begoña) “dejadme que cierre las persianas nos pueden ver”

(La mujer) ” Si cerramos las persianas mi marido te enculará en vez de follarte y yo te pellizcaré los pezones”

(Begoña) “La vaselina está en el armario del baño”

(La mujer) “Si te duele puedes gritar”

Begoña es enculada durante largo tiempo, está otra vez muy excitada pero no se le permite separar las manos de la mesa y acariciarse el sexo, le suplica a la mujer que le friccione el clítoris.

(Mujer) “bien pero a cambio mañana desnuda me arreglarás la casa y luego me comerás el coño”

Antes de que contestara, ya estaba friccionando su clítoris enérgicamente. Begoña mientras la masturban y la enculan responde

(Begoña) ” Como te puedo llamar”

(Mujer) “María”

(Begoña) ” A su… Ohhh a su….. (Mira a María a los ojos)”

(María) “Si Begoña”

(Begoña) “Me voy a correr María”

(María) “Eso me da igual respondeme ahora o no dejaré que te corras”

(Begoña) “A su…”

El culo de Begoña se llena de leche, esa sensación le produce un orgasmo eléctrico que la paraliza de cintura hacia abajo. María al darse cuenta aprieta con fuerza el clítoris y le pellizca un pezón, lo que hace que los ojos de Begoña miren hacia arriba tanto que acaban poniéndose en blanco, a&u

acute;n así y mientras Begoña se muere de placer, chilla, gime y goza. Consigue articular.

(Begoña) ” A su servicio”

Si eres mujer y has tenido alguna experiencia que te gustaría que yo convirtiera en relato con un poco de mi imaginación escríbeme

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR