Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato Erótico: La biblioteca pública

Relato Erótico: La biblioteca pública

“Voy caminando por los pasillos de la biblioteca pública… y la verdad siento la mirada de los chicos… llevo una pequeñísima minifalda, sin medias… zapatos cómodos eso sí y una blusa que solo va sostenida con un botón justo en mis pechos… voy vestida así pues después me iré de fiesta y debo pasar a la biblioteca a fuerza… ufffff en fin… entro y solo veo al chico encargado de la misma… que se queda con la boca abierta de verme… siempre he ido vestida conservadoramente, así que se impacta al verme así…

Le pido que me diga dónde puedo conseguir unos libros y me lo indica… pero al llegar veo que tendré que subirme a la escalerita y le llamo… es un chico como de unos 18 años, pero muy guapo y se le nota que hace mucho ejercicio pues tiene un cuerpo muy bien formado… así que llega a mi lado y le digo mi problema… y que me da pánico subirme a las escaleras si no me las sostienen… así que le pido que me sostenga las escaleras… yo se que, al subirme yo le voy a enseñar lo que tapa mi minifalda… una tanguita de hilo dental de encaje negro transparente que deja ver casi todo… así que con todo el morbo de saber que verá lo que escondo, me subo a la escalera y de hecho más de lo que debería, para dejarme ver bien…

Siento cómo se pone nervioso y yo me tardo más de la cuenta para buscar el libro y me bajo… pero cuando el se mueve para apartarse le pido que no, porque eso es lo que mas pánico me da… el bajarme… así que se queda, sudando y espera… yo pego mi cuerpo al suyo lo más que puedo y al hacerlo siento en mis nalgas la dureza de su pene ya bien duro en sus pantalones y, simulando sorpresa me volteo a verlo y le digo con cara de inocente: “oye… pero ¿¿¿qué es eso tan duro y grueso que sentí al bajar de la escalera???” él tragando grueso no atina a decirme nada pensando que yo me puedo enojar… y sonriendo simplemente dejo el libro en un estante y bajo mi mano sin que él lo note hasta ponerla a la altura de su tronco y sorprendiéndolo se lo toco sobre el pantalón diciéndole: “¡Aaaahhhhh! pero si esto es la cosa dura que sentí entre mis nalguitas… ¡¡¡uuuuuuummmm!!!” y comienzo a sobárselo hasta oírle gemir… y sonriéndole le pregunto si, a esa hora, llega gente, él solo atina a mover la cabeza negándolo… por lo que decido que ese chico me va a hacer que valga la pena la ida a la biblioteca… así que entre sobada y sobada mi mano abre el cierre del pantalón y suavemente meto mi mano, aunque no hay mucho espacio…y siento sus calzones apretando ese trozo de carne… así que me arrodillo y le abro el botón del pantalón y ahí mismo, sin quitarle los pantalones, me bajo el calzón hasta dejárselo bajo los huevos… y admiro en todo su esplendor esa verga dura y parada…

Suave empiezo a tocársela… y viéndole a la boca… y me digo que me la coma… que esta mojadita esperando su boca… y abro las piernas y yo misma aparto el trocito de tela que es mi tanga… y le digo: “ven… come…” y se acerca presuroso y empieza, un poco torpe, a lamerme… se nota que eso nunca lo ha hecho… así que empiezo a susurrarle cómo hacerle… y resulta un alumno aventajado que aprende rápidamente… por lo que en poco tiempo me tiene mas caliente que nada y gimiendo salvajemente… le digo que meta un dedo en mi huequito y lo mueva como si con el dedo me estuviera cogiendo… Él presuroso me complace y me da lo que pido…

Y empieza ese mete y saca de su dedo mientras con la lengua lame todo lo que de mi chocho sale… y entre gemidos le ordeno meter otro dedo… pero no es suficiente y le pido uno más… y aún así necesito algo más…. así que le digo que mueva esos dedos más y más y que no pare con la lengua…. y él sigue y sigue hasta que me corro violentamente… y me muevo haciendo que se haga para atrás un poco y comienzo a bajar hasta sentarme en uno de los escalones de nuevo… y le digo… “ahora si… dame ese tronco… que mi cosita pide algo grueso y largo dentro… acércate….” y se acerca y me dice, todo nervioso que esa es su primera vez… que ha tenido acercamientos y ha logrado que dos o tres chicas se la mamen… pero que nunca ha cogido… lo que me pone más caliente y le digo que entonces con mas razón debe dármela… que a diferencia de las mujer

es, a los hombres no les duele la primera vez… y que yo lo guiare para que no se corra demasiado pronto…

Así se acerca y le coloco la cabeza de su tronco en la entrada de mi rajita y le digo que de un empellón hasta el fondo y la meta… a lo que obedece y me la mete hasta el fondo lo que a los dos nos arranca un gemido… y le digo que empiece a moverse suave, muy suave…. y así le hace… y empezamos a gozar deliciosamente… En mi cabeza pasan imágenes eróticas deliciosas… imágenes mías enseñando a ese chico a coger como debe ser…. y me digo que ese será el próximo proyecto que comience… así sintiéndolo entrar y salir una y otra vez, le digo que acelere un poco, pero sólo un poco… y él acelera la cogida… dándome un placer infinito a pesar de su inexperiencia…

Y nos movemos más y más… y lo siento deliciosamente dentro de mí… pero quiero enseñarle dos o tres cosas más antes de que se corra… así que le pido que pare y me bajo de la escalera y dándole la espalda le digo que me coja por detrás…. y se acerca y me la mete y le pido que ahora sí bombee como si de su vida dependiera de ello… pero que antes de correrse, se detenga… y así lo hace y ¡¡¡cómo se mueve!!! ummmmmmmmm lo único un poco incomodo es la tanguita que solo esta a un lado… pero ni eso me importa… así que le digo y lo estimulo diciéndole que me coja más… que es muy rico lo que me hace y que no pare… que me lo de todo y que es muy bueno… y siento como se desboca salvajemente porque empieza a moverse más y más y más… y me hace gemir una y otra vez mientras se van siguiendo una serie de corridas que solo mojan más y más su verga y sus huevos… y cuando esta por correrse, se detiene bruscamente dentro de mí… por lo que le digo que suave se salga… muy suave que no quiero que se corra aún…

Así lo hace y me volteo y para darle tiempo a recuperarse, le beso y abrazo y le digo que, si el quiere, yo puedo visitar la biblioteca varias veces a la semana para instruirlo en esa materia… a lo que me responde entusiasmado que sí… cuando lo noto más tranquilo me volteo de nuevo y le digo que ahora me lo meta en el chiquito… y él se acerca y torpemente mismo tiempo que yo…

Los dos, al terminar, nos acomodamos la ropa… yo tomo el libro y hablando de lo más normal me dirijo al mostrador… él detrás mío hace lo mismo y estamos en esa cuando llega una señora mayor… el chico y yo nos vemos a los ojos de manera cómplice y nos reímos… y le digo que en dos días regresaré el libro… él sonríe y me dice: ” la estaré esperando el lunes entonces… disfrute mucho el libro…” y salgo sonriente… deseando que sea lunes… y darle la segunda lección a mi alumno nuevo…”

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR