Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato Erótico: Más que dos carretas

Relato Erótico: Más que dos carretas

Hace casi dos años que acabé la carrera en Ingeniería, pero a la fecha no he podido hacer el servicio social el cual es requisito en México para poder titularse, el problema principal es el no tener un conocido o palanca como se le dice ya que cuando solicito una oportunidad me lo impiden poniendo mil pretextos y ninguna solución, una de esas era el renunciar a mi trabajo, hacer el servicio y luego irme. Como es bien sabido desde hace unos años es poco menos que imposible conseguir trabajo en México por eso no acepté ya que si no, cómo salía adelante.

En base a esto pensé en cambiar de trabajo y buscar algo acorde a mi carrera. Me dirigí a varias empresas para dejar mis papeles, y siempre me pretextaban que no tenía experiencia, pero tampoco me dejaban adquirirla aunque no cobrara, me di por vencido y empecé a buscar alternativas para no ser uno más de los que terminan la carrera, pero nunca se titulan al salir de la última agencia de empleos vi varios anuncios de una de las empresas que había visitado y me habían negado la oportunidad donde paradójicamente pedían experiencia en varios campos para poder hacer servicio social sin pagar y sin embargo solicitaban edecanes sin experiencia, hasta preparatoria, medio tiempo y con un buen sueldo. Como profesionista que se tuvo que pagar una carrera y salir adelante fue una desilusión y pensé si no me aceptan como Ingeniero que tal como Ingeniera y decidí postularme para el puesto de edecán.

Al llegar a casa preparé un portafolios fotográfico con varias fotografías que me había tomado desde trajes sastre hasta tipo demostradora y había juntado durante mi vida ya que desde siempre me ha gustado el travestismo y esta era una oportunidad de poner a prueba los resultados; así que hice la presentación en power point y la envié a la dirección electrónica que decía donde puse que acababa de terminar la carrera y no tenía ninguna experiencia y adivinen que, a los pocos días recibí un correo avisándome que habían visto mi archivo y que estaban interesados en entrevistarme que no había problema que ya estando en la empresa adquiriría la experiencia que necesitara, al ver el resultado me di cuenta que obtendría mejores resultados como ella que como él, conteste el correo agradeciendo y disculpándome argumentando que había conseguido otro trabajo, pero continuamente me llegaban correos pidiéndome conocerme hasta que un día contesté el correo accediendo con el fin de confesar la verdad y porque había decidió enviar el correo y la presentación.

Quedamos de entrevistarnos en un restaurante de Insurgentes cerca del metro a las 11:00 horas al llegar se encontraba el gerente de la compañía y su novia era un señor de alrededor de 50 años, nos saludamos, ordenamos unos cafés y empezamos la plática empecé disculpándome y diciéndoles que les había mandado el archivo para probar que sí existen diferencias, a lo que me comentaron que a pesar de eso ese no era el camino, pero que no todo estaba perdido que ya sabían que no era mujer ya que al final de la presentación había anexado una foto mía como hombre y que ese era uno de los factores que les había interesado les había gustado mi físico me comentaron que les habían gustado mis piernas y mi trasero y que con las caderas que tengo y mis ojos claros prácticamente podía pasar como una mujer con un poco de ayuda, que de eso se encargaría su amiga y que ambos tenían interés, él por tener dos mujeres y ella por tener una amiga más y para otras ocasiones dos hombres; seguimos la plática hablando sobre varios temas hasta que les comenté que cerca de ahí compraba varios de mis trajes y disfraces así que fuimos para ver los trajes y escoger unos, empezamos a ver los trajes y seleccionamos dos ella un mini traje de secretaría y yo de escolar con suéter, minifalda a cuadros rojos y calcetas.

Pasamos por los accesorios y zapatos que faltaban, nos dirigimos a un hotel para cambiarnos, nos depilamos todo el cuerpo y nos bañamos, salimos y empezamos a vestirnos pr

imero la ropa interior, ella un coordinado en rojo con encaje que era una tanga de hilo, un sostén de media copa y un ligero blanco, yo escogí un conjunto de tanga en azul cielo y sostén negro mientras ella se ponía las medias yo me colocaba las calcetas del uniforme escolar continuamos con las camisas blancas y casi transparentes por último lo que más deseaba, las faldas, la de ella en color negro y con abertura que dejaba al descubierto media pierna cada vez que caminaba y yo la minifalda escolar que apenas llegaba un poco debajo de mi trasero y cada vez que me agachaba dejaba totalmente descubierto mi trasero.

Seguimos con el maquillaje del cual ella era experta a pesar de yo haberlo intentado nunca habría podido obtener el resultado que con ella obtuve, nos pusimos las pelucas ella una negra corta y yo una lacia de color rubio oscuro como cenizo cuando nos vimos al espejo no podíamos dejar de vernos y en lo particular yo no podía creer el resultado deseaba ser en realidad una mujer y presentarme así vestida al colegio y ser una zorrita con mis compañeros, maestros y con la gente, pero tenía que volver a la realidad y saber que nací hombre y solo podía fantasear.

En esa ocasión estaba decidido a vivir esa experiencia, para entonces ya eran casi las 7 de la noche el sol se estaba terminando de ocultar por lo que la luz no era intensa, pero si había suficiente para caminar con tranquilidad así que decidimos salir a caminar, ella se puso su saco y yo mi suéter escolar salimos a caminar por Insurgentes recibimos varios piropos, estoy seguro que aunque casi podía pasar inadvertida muchas personas si se daban cuenta que no era mujer, no me importaba estaba tan excitada y nerviosa que eso me impulsaba a seguir, llegamos hasta un pequeño parque y nos sentamos a platicar y ver la reacción de la gente al vernos la verdad fue muy divertido, unos eran comentarios de desprecio y otros de deseo quizás no los oímos, pero las expresiones de sus caras nos lo hacían saber.

Cerca de las 9 de la noche decidimos terminar esta fantasía no planeada, pero que la verdad fue de las mejores porque solo nos dejamos llevar sin planear tantos detalles, por eso cada situación fue nueva e inesperada, quedamos de vernos en un mes para ir a un evento en provincia y que les faltaba una edecán que me apartarían un uniforme escogiendo la falda más corta que tuvieran que con mi cuerpo sería la sensación del evento, luego les contaré lo que sucedió.

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR