Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato erótico: tipos de polvos

Relato erótico: tipos de polvos

¡Un polvo siempre es un polvo! Y la verdad es que no se debe desperdiciar nada, pero no siempre las circunstancias son las mismas, ni los lugares, ni las posiciones, ni las ganas ¡para qué nos vamos a engañar!

Hoy les voy a describir como son esos distintos tipos de polvos, para que ustedes, siempre saquen el mayor provecho, o beneficio propio. Y por otra parte sabiendo como son estos polvos adecuen su forma de actuación más apropiada. O sea que se lo pasen bomba y que gocen…

Describiremos solo los polvos a dos, o entre dos. No porque tres sean multitud sino porque aquí solo describiremos los dúos. Otro día nos ocuparemos de los polvos multitudinarios y de como actuar en esas ocasiones.

Así que les propongo un rato de cine, estimulen su imaginación, póngase tranquilos en ese sillón que tienen delante del ordenador, vea su pantalla como si fuese con sensurrround y viajen por las distintas situaciones que les describiré… Y al final a ver que pasa. El aquí te cojo aquí te mato… Recuerdan como estimulaban sus feromonas, cuando se daban cuenta que el partenaire ya estaba” listo de papeles”, bien mujeres en edad de merecer, ese el polvo aquí te cojo aquí te mato, en cualquier sitio, en cualquier posición, en cualquier ocasión. ¡Aprovéchela ¡ No se coman las neuronas ni se hagan pajas mentales, cuando viene, viene y si su urgencia es tal como la de su compañero, ¡disfrútela!

Que conocen alguien en un avión los lavabos son los adecuados, pequeñitos y coquetones, en un tren, el compartimiento de un tren siempre tiene cortina y puertas para cerrar, en un paseo, sobre un banco o en la hierba, o en un bar… Que notan que su excitación va subiendo tonos de forma exponencial, que les apetece, eso sobre todo, pues ¡fóllenlo! Nunca se sabe donde podrá encontrar la sexta maravilla del sexo, quizás en uno de esas, abra la caja de Pandora del sexo… Que también debería estar. Se lo aseguro. Que usted está cansada de misionero, llega su marido y entre saludos y besos se enzarzan. Llévelo directamente encima de la lavadora, y entre el centrifugado y el aclarado, ¡hágalo!

El de obligado cumplimiento; el semanal… Dícese de aquel polvo, que estructurado en la vida de pareja, hace que por otra parte la pareja siga junta. Este polvo es como fichar en la empresa, para que sepan que estás contratado y que además cumples. Normalmente es un polvo de sábado o domingo, día del descanso semanal y aprovechado para estimularse sexualmente. Normalmente son polvos conocidos, previsibles, se sabe al milímetro cual será su actuación desde el principio al final, son polvos añejos, sin emoción más que la premura por tenerlos, es como si los penes tuviesen que pasar revista en la vagina conocida. Si usted lo sabe, si usted le espera, si usted debe cumplir así, pues cumpla, pero disfrute, la imaginación es libre ¡estimúlela!

El preparado… Es usted de las mujeres que gustan controlar todo, eficientes secretarias, abnegadas madres, o dependientas a las que siempre les cuadra la caja…

Es usted de las que no les van las sorpresas, que no soportan que un pelo esté en un lugar que no le corresponde. Que sus informes han de estar siempre en un grado de pulcritud inmaculada, al que no le faltan comas ni puntos. Es usted abogada, jueza, o maestra que siempre ha de tener preparadas sus clases, sus juicios o sus sentencias sin menosprecio de cualquier artículo. Si es de ese tipo de mujeres, este es el tipo de polvo que les va al dedillo.

El que se prepara con antelación, con intención y alevosía. El que esta cuidado al detalle, las velitas en la cena, la música, la ropa interior sexy… Recuerden nada de bragas bufanda, ni colores en tono pastel… depilación, baño de espuma con aceites aromáticos, sesión de peluquería intensiva tanto de la cabeza como del coño, manicura, pedicura, mucha cremita hidratante… aunque tengan en cuenta solo una salvedad…

La preparación del polvo calculada al milímetro tiene que dejar, algo para la improvisación, aunque ya sé que este tipo de mujeres no dejan nada al aire. Si un polvo está maquinado, preparado, y pensado, tiene muchas posibilidades de salir bien, y que quiere que le diga usted es así y no se

puede hacer más, ¡Pues aguante!

El desprevenido… Que resulta que usted ni siquiera ha pensado en el sexo ese día, que las preocupaciones del quehacer diario le abruma, pero resulta que aquel día en la fotocopiadora que encima está en una salita aparte, el compañero de oficina que esta como un yogurt, se le acerca y le mete mano, que a usted le gusta y se deja. Que le dice voy a hacer una fotocopia de tu culito, que la sienta en la fotocopiadora, y encima allí mismo la folla, eso es un polvo desprevenido. ¡No lo deje pasar! Que resulta que esta en casa agachada cogiendo papeles, que llega su compañero y así mismo le sube la falda, y cuando se ha dado cuenta tiene el pene en su vagina moviéndose como las angulas del norte, eso es el desprevenido.

El provocado… Se ha comprado el sujetador más sexy y más caro de a tienda. Se ha puesto aquella blusa dejando desabrochado aquel botón, justo aquel en el que despistadamente se le ve el pechito. Se ha comprado a propósito aquellas medias negras a media pierna y encima se ha decidido por aquella falda mini, que tan bien le queda, o quizás por la larga, pero con una raja en el lado. Se ha comprado aquella colonia carísima, pero solo se ha puesto unas gotas. Y él le pone, como le pone.

Que despistadamente, como quien no quiere la cosa, hoy al llegar a casa se ha puesto aquel camisón de raso, que mira tú hacía tiempo que no se lo ponía y ha desterrado para siempre aquella horrible bata que se pone en invierno, y con la excusa del calor, pues lo ha sacado del baúl, se ha duchado y colocado aquel tanga que nunca se atrevió… mira tú por donde… Que usted ha utilizado todas aquellas armas de mujer, para que él caiga rendido, y ha hecho muy bien si le apetece, a todas las mujeres les gusta sentirse sexy y maravillosas y además que se lo digan.

Usted esta en el camino de llegar a un polvo con provocación, con alevosía y con premeditación: Así de clarito, para que vayamos a llamar las cosas por otro nombre.

El sofisticado… El chic Que hoy ha ido a la compra y resulta que ha visto las fresas, con aquel colorcito, ha pensado que las fresas se pueden comer en algún recipiente más que en uno de cristal… Que encima ha comprado nata. Que quizás con sus ahorrillos se ha dado el gusto de ir a la suite de un hotel de no sé cuantas estrellas, de aquellos con camas de agua y espejos en el techo. Que le encanta ir a un restaurante carísimo donde va la gente bien de su ciudad. Que es usted una pija de la muerte. ¡Te lo juro por snoopy! , Pues mira, no tiene la culpa de ser rica y que su papá juegue al golf y tenga una limusina, y si se lo puede permitir, y alquilar un jet privado, y hacer como el anuncio del Martini, pues hágalo. Que encima tiene un yate de 43 metros de eslora, con camarotes de camas especiales, que su fin es ir a comer a Montecarlo y lo puede hacer, pues hágalo. Que no es rica, ni tiene papá con pasta, pero es una mujer con Swing, con toque y clase, a pesar de lo que se ponga… pues hágalo. Haga de su polvo, uno con clase. Sofisticado, de cinco estrellas, con cinco tenedores, y disfrute de los placeres más exquisitos

El salvaje… Que se siente como una fiera, que él ha logrado sacar esa leona que existe en ti, mujer en edad de merecer. Que te sientes segura de ti misma, y dispuesta a todo. Déjate llevar, vive una historia de película, ya sabes allí enseguida la gente se orgasmea, no te lo creas que en la realidad no es tan rápido. Vuélvete Jenny y el tarzán, y dejarse colgar por las lianas, Atrévete con el juego del candelabro, con el de la gallinita ciega, o con el salto del tigre. Afila tus zarpas y aráñalo, pégale chupetones en el cuello, que dejen marca, pellízcale el culo, cabálgalo con fiereza. Esto es un polvo salvaje.

No más de uno por semana que después están las agujetas… Tomando agua con azúcar se pasan. Consejillo gratuito.

El desconocido… Que le has conocido por Internet, que lo único que tienes es una foto y encima borroso, que no sabes si es alto o bajo, que vas a una cita a ciegas, y que a pesar de hablar hablado con él, por el chat, por teléfono, hayáis practicado ciber, pero nunca le has tocado. Ese es el desconocido Tómatelo como una caja de sorpresas, como aquel regalo que está envuelto con un gran lazo, y descúbrelo. Yo ya te he ido dado pistas a lo largo de mi relato, ejecuta el organigrama, observa, siente, palpa, compara, recuerda, y también mira como te sientes tú. Este polvo será el desconocido, a lo mejor te encuen

tras un mega plus, o un mini pene, quizás sus testículos sean de los flemáticos, o de los coléricos. Tú ya sabes mucho, y además de maravillosa… eres lista como el hambre. Sabrás salir airosa si la cosa se pone fea y complacida si tiene un buen polvo.

El rápido… Es aquel que no te enteras… Pero mujeres de Dios, a estas alturas, ¿no te vas a enterar? Vamos a entendernos, si su partenaire es de los que tiene algún problemilla de ese tipo, hay algunas soluciones. Y las explicaremos ampliamente. Tranquilas todo tiene solución, hasta eso…

Así que los prolegómenos, o sea aquellas cosas que se hacen antes de, han de ser pausados, ya saben su excitación no es en pico del Himalaya, sino en meseta, empezando con la subida lentamente, manteniendo el pulso y después del orgasmo la bajada, aunque esto puede durar más que las pilas Duracel. Recuerden ustedes pueden ser multi orgásmicas y aún no lo saben. No se lleven esa incógnita al otro lado. ¿Bueno que tal el viajecito? Si a ustedes después de leer todo esto les entró ganas de un polvo… Misión cumplida… Que ya sé que algunas no llegaron a la tercera clase de polvo…

Vamos por buen camino Ale… que lo disfruten.

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR