Estás Aquí
Home > Artículos > Relatos Eróticos > Relato Erótico: Vacaciones sin marido

Relato Erótico: Vacaciones sin marido

Ana una mujer casada tuvo que coger la vacaciones de verano sin su marido que por motivos de trabajo no podía acompañarla.

Esta es la historia de lo bien que se lo pasó


Ana se despidió de su marido y tomo con sus hijos un avión hacia Tenerife.
Durante el vuelo coincidió con un matrimonio también con dos niños y que curiosamente se alojarían en el mismo hotel del sur de Tenerife.
El hotel estaba situado en primera línea de playa y con acceso directo desde la piscina, el hotel se componía de espaciosos apartamentos con cocina americana, salón comedor, un espacioso dormitorio y baño.
Se alojaron Ana y el matrimonio en dos apartamentos se parados por otro apartamento ocupado por una pareja, los tres tenían una terraza con acceso desde la piscina. Pronto todos se hicieron amigos Luisa y Jesús que era la pareja que estaba en medio y les encantaban los niños, Mari y Teo estaban en cantados de que sus hijos tuvieran amigos para jugar y se llevaban muy bien con los hijos de Ana.
El primer día quedaron para ir a la playa del hotel todos juntos. Los niños comenzaron a jugar todos juntos con las olas y un balón, Juntaron todas las toallas poniendo las cuatro de los niños juntas y un poco más atrás las de los adultos. Los chicos llevaban bañadores tipo pantaloneta y las chicas lucían unos ajustados biquinis, Jesús y Teo dieron a sus mujeres crema por la espalda y Ana les pidió que también le ayudasen a darse el protector solar. Teo se coloco a su lado y Ana se tumbo vaca abajo y para facilitar la operación se soltó la parte de arriba del biquini, Teo repartió la crema con cuidado de no tocar los costados de los pechos de Ana. Ana se abrocho el biquini y se acerco a la orilla para controlar a los niños, al rato vino Jesús y le dijo que podía ir a la toalla que el vigilaría a los niños, Ana fue a la toalla y vio a Luisa y Mari que estaban en toples las dos lucían unos pechos bronceados por lo que pensó que ella tomaban el sol así habitualmente.
Recordó que su marido le dijo que quería que volviese con los pechos bronceados, se sentó en la toalla y se quito la parte de arriba del biquini, lo guardo en el bolso y comenzó a darse crema en los pechos, Teo le dijo que si quería le podía dar crema el y los cuatro se rieron.
Por la noche cenaron todos juntos en el hotel, para la cena exigían pantalón largo a los hombres y vestido a las mujeres. Ana llevaba un vestido con un largo escote trasero casi hasta el culo de mostrando que no llevaba sostén, Mari vestía un conjunto semitransparente que dejaba entrever un diminuto tanga rojo, Luisa llevaba una minifalda mini mini y una camisa súper escotada. Después de la cena los niños fueron con la animadora a la minidisco y Ana y sus amigos fueron a tomar una copa en el salón donde hacían la minidisco. Los niños terminados agotados y querían ir ala cama, Mari los metió en la cama y Ana también los acostó, se durmieron en seguida y llamo a su marido, Ana le conto las amistades que había echo y lo bien que se lo pasaban los niños con los hijos de Mari y Teo, a el marido le pareció bien y le recomendó que fomentase la amistad con sus nuevos amigos, Ana se despidió y salió a la terraza. Al lado estaban Luisa y Jesús acompañados de Mari y Teo, invitaron a Ana a pasar esta paso y estaban los cuatro jugando a las cartas y bebiendo ron con hielo, sirvieron uno a Ana, estaba fresquito y el calor de la noche hizo que se lo tomara de dos tragos, le sirvieron otro y les pregunto a que juego estaban jugando. Jesús dijo que al mus pero que siquiera jugar podían jugar a otro juego en el que pudieran jugar los cinco. María propuso jugar a la sota arrastrada que consistía en quitar una sota de la baraja repartir todas las cartas y descartar las parejas que le tocasen a cada uno, robando cada jugador al de su derecha una carta hasta que solo quedase la sota impar perdiendo el jugador que la tuviese. Todos aceptaron el juego y jugaron unas manos, Luisa propuso hacer el juego mas interesante apostando algo, Teo propuso que el perdedor se quitase una prenda y cuando alguien lo pidiese pararían el juego, el alcohol o las ganas de diversión hicieron aceptar a todos. En la primera mano perdió Jesús y se quito la camisa, después perdió Mari y tomando de un trago su ron se quito el tanga rojo que llevaba bajo su transparente vestido y lo arrojo en la mesa, Jesús lo cogió y Mari dijo mirando a su marido, solo me queda el vestido.
En las siguientes manos perdieron Jesús y Teo quedándose en calzoncillos y pantalones. Perdió Luisa y se quito la minifalda quedando con la camisa y un tanga negro, Jesús les dijo que seria mejor continuar la partida dentro por que en la terraza los veía la gente que paseaba por los jardines de la piscina de los que solo los separaban unas pequeñas escaleras.
Todos aceptaron y entraron al salón, Mari y Ana primero pasaron por sus apartamentos para ver si los niños seguían dormidos. Ya todos juntos en el salón Jesús sirvió otra ronda de ron a todos ya iban por la segunda botella, el panorama era el siguiente: Luisa en tanga y camisa muy escotada, Teo en pantalones, Mari solo con un vestido semitransparente, Jesús en calzoncillos que marcaban un creciente bulto y Ana con su vestido de largo escote trasero.
En la siguiente mano perdió Ana levantándose desabrocho su vestido dejándolo caer y mostrando un diminuto tanga blanco, inmediatamente los ojos de Teo y Jesús se clavaron en el humedad que mostraba el tanga y la transparencia que provocaba dejando claro que estaba totalmente depilado, Ana se sentó de nuevo les miro a los ojos y comento, no estáis viendo nada que no halláis visto en la paya esta mañana Teo y Jesús se miraron y sonrieron. Teo comento mañana podríamos ir a la playa de la Tejita es una playa naturista, y los niños comento Luisa, se quedaran en el hotel tienen preparada en animación una excursión pirata por la costa en animación se encargaran de ellos hasta la cena. La partida continuo y perdió Luisa se quito el tanga quedándose con la camisa los miro a todos y dijo si queréis ver mas mañana en la Tejita por mi parte el juego termina aquí quiero desahogarme a solas con mi marido. Todos aceptaron recogieron sus ropas y fueron cada una a su apartamento. Ana entro en el apartamento y envidio a las otras parejas ella no tenia quien le bajase la excitación, se dio una ducha fría y pensó en la propuesta de Teo nunca había estado en una paya naturista.
El día amaneció despejado y feliz comento a los niños la excursión pirata del hotel, querían ir a toda costa y le dijeron que se fuese con sus nuevos amigos. Subieron a recepción y allí estaban Mari y Teo con sus hijos los niños se juntaron y casi sin despedirse fueron con los demás niños a una guagua que los llevaría al puerto con los de animación para embarcar en el barco pirata que estaba esperándoles. Mari le dijo a Ana que seguía en pie la excursión a la Playa naturista de la Tejita, Ana dijo que iría encantada, Quedaron en una hora en la entrada del hotel, Ana fue a su apartamento metió en una bolsa de playa una toalla y las cremas solares, se puso un biquini y un vestido playero semitransparente.
Ana salió a la entrada del hotel montaron en un coche que Jesús había alquilado cogieron la autovía y en poco tiempo estaban en el parking de la playa. Caminaron por un camino hasta la playa y buscaron un lugar a resguardo del fuerte aire que soplaba, tendieron las toallas y el paisaje que tenían era una larguísima playa con dos zonas de hamacas y un chiringuito resguardado por la montaña roja. La gente que estaba en la playa la mayoría estaba desnuda pero también los había en bañador tanga biquini, se veían grupos de amigos parejas y hombres solos estos estaban todos desnudos. Teo y Jesús se desnudaron, Mari y Luisa se quedaron con unos minúsculos tangas y Ana dudaba que hacer en principio se quedo solo con la parte de abajo del biquini. Contemplo de reojo como Teo y Jesús esparcían crema por su cuerpo sobre todo cuando lo hicieron en sus poyas, Teo estaba circuncidado y la tenia de un tamaño normalito, en cambio Jesús estaba totalmente depilado y tenia en reposo una poya larga y gruesa mas que la de su marido. Teo y Jesús dieron crema solar a sus mujeres y la extendieron a conciencia sobretodo por los pechos y el culo, Teo soltó los lazos del tanga de su mujer este cayo a la arena y también le dio crema por toda la zona introduciendo un poco los dedos en so coño.
Jesús introdujo la mano en el tanga de su mujer y comenzó a acariciar su vulva, Luisa termino quitándose también su tanga. Ana las miro y dijo yo no me quedo así y también se quito su biquini, Teo y Jesús sonrieron ofreciéndose para darle crema donde necesitase, Ana se tumbo boca abajo en la toalla y todos se acercaron a esparcirle la crema solar. Teo y Jesús de entretuvieron sobretodo en dársela por la zona mas próxima a su coño.
El día pasó entre baños y juegos Teo y Jesús no perdían la ocasión de arrimarse en el agua a Ana la cual sintió como las poyas de sus amigos se frotaban con su culo a la menor oportunidad y las erecciones de sus poyas que el oleaje dejaba a veces fuera del agua. Ana llamo a su marido y le dijo que estaba en una playa nudista, este no la creyó y ella le mandó una foto de todos juntos que hizo Mari tapándose todos uno a otros con las manos, el marido le dijo que sentía envidia por no estar allí y que disfrutara al máximo. Por la tarde recogieron y fueron al hotel para aguardar la llegada de la excursión de sus hijos. Estos llegaron agotados cenaron todos juntos y se fueron agotados a la cama.
Se juntaron todos en la habitación de Luisa y Jesús, prepararon unos combinados, comentaron lo bien que lo habían pasado en la playa, después del tercer combinado Mari propuso jugar a lar cartas como la noche anterior y Luisa dijo que por que no empezaban todos desnudos y el que perdiese obedecería el mandato que estableciese el ganador. Todos aceptaron entusiasmados a animados por el alcohol y el echo de que habían estado desnudos juntos todo el día en la playa. Comenzó el juego y la ganadora fue Luisa y Teo perdió el mandato fue que debía taparse con una toalla de lavabo y salir a la terraza a recoger algo y cuando pasase una mujer debía descuidadamente agacharse para que se le cállese la toalla. Teo esperaba en la terraza y los demás lo observaban detrás de la cortina paso una inglesa Teo se agacho y al levantarse la inglesa le saludo entre risas, Teo entra y la partida continuo. Ana perdió y Teo gano su mandato fue que Ana frotase su coño con una botella y se la introducirse un poco en su coño. Ana se coloco una especie de jarrón de cuello estrecho que había en la habitación lo froto en sus labios vaginales y poyándolo en el suelo comenzó a introducírselo con las piernas bien abiertas y ala vista de todos sus amigos la cara de placer que puso encendió mas el ambiente en la habitación. Ana se saco el jarrón y mirándolos dijo que continuamos.
La siguiente partida volvió a perder Ana y gano Luisa, su mandato fue el siguiente Ana estaría de pie en la habitación con los ojos vendados y los demás la acariciarían tocarían y le harían lo que deseasen durante cinco minutos. Luisa y Mari comenzaron a chuparle cada una uno de sus pechos, Ana se estremeció no sabia quien el hacia que y su coño comenzó a demostrar una mas que visible humedad y excitación. Teo se coloco detrás y comenzó a frotarse la poya en el culo de Ana y Jesús masturbaba el clítoris de Ana comenzando a meterle los dedos en su húmedo coño, Ana comenzó a gemir, echo su cintura hacia atrás y hacia delante introduciéndole mas los dedos a Jesús o restregándose la poya de Teo.
Busco con la mano y encontró la poya de Jesús la agarro y empezó a masturbarla lentamente. Luisa le quito la venda de los ojos a Ana cogió a Jesús y apartando la mano de Ana comenzó a comerle la poya Ana se volvió tumbo a Teo en el suelo se sentó en su cintura dirigió su dura poya a su húmedo coño y comenzó a cabalgarlo lenta y profundamente, Mari los miro y dijo aquí faltan poyas, se puso un vestido playero y salió a la terraza, no había prácticamente ningún turista en la zona ajardinada solo dos empleados de mantenimiento que limpiaban la piscina, Mari los llamo discretamente y cuando se acercaron les dijo que tenia un problemilla en su apartamento y necesitaba que le tapasen unos agujeros. Los dos hombres no salían de su asombro una mujer vestida con un transparente vestido que ponía bien a las claras que no llevaba nada mas encima les estaba invitando a entrar en su apartamento, los dos hombres la acompañaron por la terraza hasta el interior, una vez dentro la escena de Ana cabalgando a Teo mientras Luisa arrodillada devoraba la poya de Jesús los dejo boquiabiertos. Mari se puso delante de ellos dejo caer su transparente vestido les miro a los ojos y dijo estos son los agujeros que necesito que tapéis. Mari se acerco a los chicos y comenzó a desnudarlos estos no perdieron ocasión de sobarle por todos los sitios. Mari después de desnudarlos los cogió de las manos y los coloco delante de Ana que continuaba cabalgando frenéticamente a Teo. Estos colocaron sus poyas cerca de la cara de Ana, esta las cogió con las manos y mientras comía una masturbaba la otra. La agarraron por los brazos y la levantaron de la poya de Teo, la colocaron de manera que mientras comía una polla el otro chico la penetraba desde atrás Ana no dijo nada solo se dejaba hacer y por la cara que ponía estaba disfrutando mucho. Mari se tumbo en el suelo y Teo comenzó a penetrarla fuertemente.
El ambiente de la habitación comenzó a cargarse de olor a sudor y sexo.
Ana cambio de lugar las poyas que la penetraban los chicos no aguantaban mas y la colocaron de rodillas ante ellos y la rociaron con su semen que comenzó a correr por sus senos asta el suelo. Los chicos de vistieron y se marcharon. Teo y Jesús terminaron corriéndose también cada una con su esposa, todos estaban rendidos y se durmieron. Entraba el sol por la ventana del apartamento cuando Ana se despertó cogió su ropa paso a su departamento se ducho y despertó a sus hijos como si nada. Salió a desayunar y saludo a los chicos que limpiaban la piscina y estos le devolvieron una sonrisa cómplice de lo que había pasado esa noche.

Para leer más relatos, visita Relatos Marqueze

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR