Advertencia: no juegues con tu novia a la XBox si no sabe perder. O dejalá ganar. Al final, eres el que perderá… y acabarás durmiendo en el sofá.