Quizás debería de empezar a jugar al billar en lugares como él de este vídeo. No creo que mejore mi estilo, pero las vistas serían im-presionantes.
Lo mejor de este vídeo es que nunca me hubiera imaginado uno de los múltiples usos de un tanga.