A una fiesta con una gran sorpresa.

¡Comparte!

Nos preparábamos para ir a una fiesta, una boda de un amigo de mi marido. Hacia tiempo que no estábamos en una fiesta así que estaba entusiasmada por divertirme un rato y salir de la rutina del trabajo

Nos preparábamos para ir a una fiesta, una boda de un amigo de mi marido. Hacia tiempo que no estábamos en una fiesta así que estaba entusiasmada por divertirme un rato y salir de la rutina del trabajo. Se trataba además de ir muy elegantes pues ambas familias que se casaban son de dinero. Mi marido llevaba un traje negro muy fino y elegante, yo un vestido corto negro y cuello blanco sin hombros, el vestido se abrochaba por mi cuello, además era corto y con zapatillas altas negras. Ambos estábamos listos. Al llegar al hotel, nos dirigimos al salón, el cual ya estaba lleno de gente, nos acomodamos en una mesa donde había mas amigos de mi marido.

Todos con sus esposas, menos Arturo. Yo conocía a la esposa de Arturo, es buena amiga mía. Según nos comento Arturo, ella había tenido que salir fuera de la ciudad, acompañando a su mama. Y él por motivos de trabajo no pudo acompañarlas, así que tuvo que venir solo. Desde que era soltera siempre me había gustado el novio de mi amiga. De hecho algunas veces soñé con él teniendo buenas sesiones de sexo.

Arturo nos comento que ya tenia 3 meses de estar sin su mujer, y en tono de broma, que andaba desesperado. Que aun faltaban 15 días mas para que volviera. Había tenido que salir para arreglar la herencia de su Papa.

A mi marido casi no le gusta bailar, ha si que le pedí permiso para bailar con Arturo. — Claro, no hay problema. Baila con él. Me dijo. — Entonces con tu permiso me llevo a tu mujer. le respondió Arturo. Me llevo a la pista y bailamos de todo. Cada regreso a la mesa, tomaba mi bebida que con el baile creo que tome mas de la cuenta. Después el grupo musical hizo una pausa para descansar, así que regresamos a la mesa.

— Puedo sentarme junto a ti?. Me pregunto Arturo. — Si, ven con nosotros, así podemos platicar mas de cercas. A mi izquierda estaba mi marido, y a mi derecha Arturo. Mientras platicábamos acerca de la familia me fui poniendo un poco cachonda. Sin querer la rodilla de Arturo rozo mi pierna, a lo cual el me pidió perdón. — no hay cuidado, no te preocupes. Le dije. En ese momento baje mi mano por debajo de la mesa y le acaricie su rodilla. Esto dio hincapié a que el juntara su pierna con la mía.

En ese momento, el puso su mano sobre la mía, que había dejado sobre su rodilla. Era cálida, y suave… Sin pensarlo saque mi mano debajo de la de el y la tome, colocándola sobre mi rodilla desnuda. El se sobresaltó un poco. Pudo continuar con la charla que tenia con mi marido.

Yo puse mis manos sobre la mesa. Él comenzó a acariciarme un poco. Se fue aventurando por mi pierna… me estaba excitando. El como si nada seguía platicando de autos con mi marido, tema que siempre tenían. Al ver que yo no oponía resistencia, su mano se fue aventurando por debajo de mi vestido, en este momento abrí un poco mis piernas para que pudiera seguir por el camino que mas quisiera. El lo noto, y esbozo una sonrisa.

Continuo mas, hasta llegar a mi bragas y por en medio de mis piernas, me dio un ligero masaje a mis labios ya hinchados de la excitación, el seguramente también noto que ya estaban un poco húmedos.

El grupo musical por fin regreso a su lugar para comenzar otra tanda de temas bailables. Arturo con amabilidad se dirigió a mi marido. — Me prestas a tu esposa?. Dijo. Si hombre llévatela. Respondió mi marido. — Que te diviertas querida. Me dijo a mí. Gracias. Le dije con una sonrisa coqueta.

Salimos a la pista, y antes de comenzar a bailar Arturo se acerco para decirme al oído. — No te gustaría ir a un lugar mas privado?. Como?. Le dije. Que si te gustaría ir a un lugar mas privado para divertirnos?. Me dijo. Pero y mi marido?. Le dije.

Seguro que el no se dará cuenta, vamos… me dijo Arturo, no lo pensé dos veces. además ya estaba caliente. Nos perdimos entre la gente que bailaba y salido por una puerta del salón. Aquí espérame. Me dijo Arturo. Espere unos minutos, regreso con una llave de un cuarto que rento. Me tomo de la mano y me dijo, Ven. Al entrar al cuarto, me abrazo y me beso con mucha pasión. Sus manos recorrieron mis espalda desnuda hasta mis nalgas. Nos separamos. Te deseo mucho… siempre me has gu

stado Graciela. Me dijo quitándose el saco, y desabrochándose la camisa. Me volvió a abrazar. Ahora sus manos fuero hacia mi cuello, para desabrochar mi vestido.

Mmmm, Arturo. Le decía toda extasiada. Al desabrocharlo de cuello cayo mi vestido dejando mis pechos descubiertos. Arturo comenzó a besarme el cuello, después mis hombros dirigiéndose a mis pechos. Con sus manos bajo mi brassier dejando ver mi pezón. El cual chupo y mordió, mientras sus manos masajeaban mi busto.

Después jalo el vestido para que cayera al suelo. Ya sus manos había desabrochado mis brassier, cayendo también al suelo. El comenzó a quitarse el pantalón, yo aproveche para quitarme las pantimedias, Ahora me tenia únicamente en bragas. El se desnudo por completo. Me tomo en los brazos y me acostó en la cama. El se subió encima de mi para comenzar nuevamente a besarme, cuello y pechos. Luego se levanto y comenzó a quitarme mi ultima prenda. El tenia ya su grueso pene ya en todo su esplendor. Al quitarme mi bragas abrió con sus manos mis piernas a todo lo alto. Para dejar expuesta mi vagina, sin tardanzas apunto su pene hacia mi y comenzó a penetrarme poco a poco.

Mis fluidos no fueron suficientes para facilitar la entrada, así que fue introduciéndolo poco a poco, sin prisas, hasta que mi vagina adopto el tamaño requerido. Arturo comenzó sus embestidas. En cada una de ellas sentía que entraba cada vez mas adentro de mi. Con sus manos sujetaba mis piernas para mantenerlas bien abiertas. Quería cojerme hasta adentro. Yo solo me limitaba a decirle: — mas, mas, ohh.

Al llegar al punto de mayor excitación descargo una gran cantidad de semen dentro de mi. Se notaba que tenia buen tiempo sin tener sexo. — Ohhh. decía Arturo. Al mismo tiempo yo también tuve un orgasmos que me hizo retorcerme en los brazos de Arturo. El termino de descargar todo su fluido y se recostó a un lado mío, sin fuerzas.

— Tenemos que regresar. Le apure. — Nos van a estar buscando. –Si. Dijo él. Nunca olvidare esto, siempre fuiste mi fantasía. Me dijo. — Yo tampoco lo olvidare, y espero que de esto nunca se entere tu esposa. Le dije. — Claro. Por mi parte nadie se enterara. Nos Vestimos y tratamos de arreglarnos para hacer parecer que nada había pasado, antes de salir, nos volvimos a besar. Regresamos al salón, y nos confundimos entre la gente.

Regresamos a la mesa, Ahí estaba mi marido cotorreando con sus amigos, al verme llegar me dijo: — Te divertistes?. — Si mucho. Le dijo cerrándole un ojo. Arturo se sentó en su lugar, y continuo con la charla. Unas horas después nosotros nos marchamos. Nos despedimos de todos nuestros amigos y nos retiramos del lugar. Mis braguitas estaban mojadas por mis fluidos y de esperma.

Autor: graciela_cg_mx

graciela_cg_mx ( arroba ) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.