AMIGAS DE MI ESPOSA

Hola mi nombre es "sergio"bueno esto no es muy importante, les quiero contar a cerca de unas amigas que tiene mi esposa…

Mi esposa trabajaba hasta hace dos años en una fabrica de artesanías, allí conoció a Claudia a Olivia a Lorena y a Karla, se hicieron muy amigas a pesar de la diferencia de edades : Mi mujer tiene 48 años y Claudia tiene unos 22 años y Olivia más o menos 28. Lorena solo 21 y Karlita 24.

Claudia se casó hace como seis meses, pero quiero platicarles de Olivia, primeramente Olivia es una chica morenita, de pelo largo, no es bonita, pero sí muy simpática, no muy alta, tiene unas piernas muy bien formadas y un culito redondo y grande, muy apetecible, sus senos no son grandes pero sí duros y bien formados, con unos pezones obscuros y una aureola grande, dicen que esto denota lo caliente que son esas mujeres. Creo que si es cierto.

Cuando las conocí, pensé en buscar la manera de acercarme a Olivia, pero era difícil ya que mi mujer es celosa y como que tiene un sexto sentido que le avisaba que yo quería algo con Olivia.

Así que dejé pasar el tiempo y creando más confianza entre esta niña y yo, y también con las demás. Como a ella le gusta bailar y yo soy buen bailarín, decidí buscar por ahí la manera de acercarme, cosa que empezó a funcionar. A las fiestas que coincidíamos bailábamos ambos era una delicia pegármela a mi cuerpo y cuando se podía le bajaba la mano tratando de tocarle su precioso culito.

Así pasó algún tiempo, mi esposa enfermó y dejó de trabajar alejándose de ellas, bueno solo un poco ya que quieren mucho a mi esposa y constantemente la visitan en la casa.

Las fiestas continúan, y como mi mujer, por su enfermedad ya no puede bailar, Olivia me pide que baile con ella y mi esposa no me riñe. Ah que calentadas cada que la abrazo y bailamos pegadito, empecé a darme cuenta que a ella le agradaba también ya que en una ocasión estaba yo tan caliente porque tenia ya buen tiempo de no coger con mi esposa por lo de la enfermedad, que solo de verla, se me paró la verga, y para colmo se dirigió hacia nosotros, besó a mi esposa y me besó también a mi, y me pidió que bailara con ella, mi esposa me dijo: -anda baila con ella- yo le dije, bueno mejor la otra pieza, esta ya va a terminar, esperando yo que se me bajara lo parado que tenia la verga.

-Olivia me contestó : bueno bailamos la que sigue sea la que sea eh.

-Sí claro, no importa.

La canción que siguió era una melodía calmada especial para bailarla pegadito. Y así lo hice, naturalmente la verga nuevamente se me puso dura como garrote.

Cuando Olivia la sintió, se separó un poquito y me miró a los ojos.

-¿Pasa algo Oli?, le pregunté -No, nada, todo bien, Y pegándose más a mi cuerpo, continuamos bailando, cuando terminó la pieza, estaba yo todo mojado de una gran venida que tuve en ese momento. Como estábamos en el centro del salón, mi esposa no alcanzaba a vernos bien,así que yo no solté a Olivia hasta que acabé de venirme.

-¿le pasa algo don Sergio?, me dijo -No nada en absoluto -que bueno, espero que podamos seguir bailando más adelante -desde luego Oli, seguiremos bailando.

Debo decirles que fue una noche de las mas caliente que se puedan imaginar. Pero, bueno lo mejor de esa noche vendría más adelante, a la mañana siguiente…

Desayunaba en compañía de mi esposa y platicábamos a cerca de la fiesta de la noche anterior, por un momento pensé que había visto los "arrimones" de verga que le puse a Olivia.

-fíjate que platiqué con Olivia.

-si? Y que te dijo -que se ha sentido un poco mal -un poco o un mucho -bueno yo creo que mucho, fíjate que tiene un dolor muy fuerte en un pecho, que se le ponen muy duros los pezones.(cabe aclarar que siempre hemos tenido una confianza muy grande ente mi esposa y yo, así que podemos platicar de cualquier cosa)

-le dije que si no había visto al m&eacute

;dico.

-Si, fue a ver a una Doctora por el rumbo de su casa, pero que crees que le dijo.

-Ni idea -Que si era virgen -Oye y si es? -Oh no te pases, si no ya no te platico.

-bueno ok.

-Y sí si es virgen a pesar de su edad -bueno y luego -como ella le contestó que si era virgen le dijo la doctora que lo que necesitaba era masturbarse -Que??? -Si como lo oyes, le dijo que debía masturbarse -Y que dijo Olivia, o que hizo -Pues le dijo que como era eso, que ella no sabía como -qué le contestó la doctora? -pues que debía empezar por tocarse, agarrarse los pechos las piernas y sobre todo, tocarse su "peluchito" que como era virgen podía no meterse los dedos, pero si tocarse por afuera.

-Bueno, pero que hizo Olivia luego, ya en su casa ¿se masturbó? -No como crees, a pesar de su edad, es una muchachita muy penosa y le da vergüenza.

-Bueno y que piensa hacer, ya ves que ni novio tiene.

-Pues no lo sé.

Perfecto esta era la oportunidad que yo estaba esperando. No lo pensé mucho, dos días después me salí del trabajo al medio ida y fui a buscarla a su trabajo.

De su trabajo debía tomar un colectivo así que me hice el aparecido por donde ella lo tomaba.

-Hola Olivia.

-Que tal Don Sergio.

-Como estas Olivia, no te ves muy bien.

-No me he sentido muy bien.

-Vas a tu casa? ¿Quieres que te acompañe? Le pregunté.

-De verdad? No se desvía de donde va? -No Olivia, a decir verdad, vine a buscarte.

-A mí? De verdad? -Si Oli, quiero platicar contigo de algo muy serio.

En eso llegó el colectivo, y nos subimos, como era una hora que no había mucha gente el camión venia muy vacío, así que nos sentamos en los asientos de atrás.

Ya una vez sentados, ella comenzó.

-A ver dígame que quiere hablar conmigo, ya me dejó preocupada -No no tienes de que preocuparte, si bien esto es serio, no debes preocuparte -Pues ya dígame de que se trata

Era tal su impaciencia que se movía mucho en el asiento, levantándose, su de por si corta falda, dejándome ver sus preciosos muslos.

-Está bien, te diré de que se trata, pero antes que nada te voy a pedir que si no llegamos a ningún acuerdo te voy a pedir que continuemos con nuestra amistad como si nada hubiera pasado quiero que me lo prometas.

-Si está bien te prometo que la amistad de nosotros seguirá siempre como hasta ahora, me digas lo que me digas.

Tanta era su ansiedad que se revolvía en su lugar que ahora ya le alcancé a ver sus pantaletitas

-Bueno Olivia, se trata de lo siguiente, no me interrumpas por favor hasta que termine de decirte todo. Mira se trata de que ya sé de que te has sentido malita

Olivia, abrió los ojos y quiso decir algo, pero con mi mano le acaricie el rostro y le dije que esperara. Así que continué

-Mira Olivia, se lo que te pasa, de tu dolor en los pechos y en tus pezones, se también que la doctora te recomendó masturbarte y se también que tú no sabes como hacerlo y que nunca lo has hecho, que eres virgen

Nuevamente, Olivia quiso decir algo, yo bajé mi mano y ahora la puse sobre su muslo, oh que piel tan suave y tan caliente, le volvi a pedir que esperara.

-Mira Oli, no te enojes con mi esposa, de alguna manera sabes que ella no tiene secretos para mi pero eso no importa. Lo que importa es lo que quiero proponerte, y si esperas un poco al fin te lo diré -Esta bien esperaré pero ya no tardes más, por favor

Yo hasta ese momento no me había dado cuenta que ella había empezado a tutearme

-Está bien Oli, lo que quiero proponer es lo siguiente: Tú sabes que de alguna manera lo mal que te sientes es por no haber tenido sexo todavía, que de hecho nunca te has tocado tu misma, pienso que esto te ha preocupado también mucho. Por otro lado tal vez sepas que debido a la enfermedad de mi esposa tenemos ya más de un año sin tener relaciones. Bueno lo que quiero decir es porque no permites que yo te ayude a ti y así tú me ayudas a mi

Olivia abría sus enormes ojos, sin saber que contestar, yo continuaba tocándole el muslo, ella creo que ni cuenta se daba de esto por lo impactante de mis palabras, así que empecé a subir un poco más la mano hasta tocar la orilla de su pantaletita, hasta entonces reaccionó, pero no me dijo nada pero yo por temor de que se molestara quité por completo la mano de su pierna.

-¿Ayudarnos mutuamente? Pero cómo?, es decir ¿cuándo?, no más bien como o que

haríamos?.No pero no podría aceptar, recuerda que tu esposa es mi amiga. No, no podría, no se, no se.

-Calmate Oli, entiendo que es tu amiga y también es mi esposa, pero piensa una cosa, ella ya no puede coger conmigo, y yo como también, necesitamos desahogarnos. No te parece que seria mejor hacerlo con alguien que nos conoce y que nos aprecia que hacerlo con alguna profesional? además tú, como esperas poder calmarte si ni siquiera has podido masturbarte?

Nuevamente llevé mi mano hacia sus piernas y comencé a acariciarlas, me di cuenta que cada vez había menos gente en el camión y faltaba todavía algo de camino por recorrer

-Sergio, es que me da mucha pena, no se como hacerlo -Oli, tú no preocupes yo lo haré todo, aceptas? -Bueno pero, ¿cuando, donde? -Mira el próximo sábado ella tendrá que ir a visitar a su mamá y tu sales a las doce de trabajar, yo pasaré por ti, te parece? -Si, lo que tú digas

Entonces me acerqué más a ella, la tomé con el brazo izquierdo jalándola hacia mi, la besé mientras con la derecha le tocaba su peluchito por encima de su pantaleta.

Enseguida comenzó a jadear…

-Así, así, sigue así. Pero nos acercábamos ya a la parada y además quería saborear ese bocado con calma, con mucha calma. Cuando llegamos a su casa me despedí de ella besándola solamente en la mejilla, pero ella me buscaba la boca.

-No seas así, besame bien, Yo entonces la abracé rodeándole la cintura la besé en la boca, ella devolviéndome apasionadamente el beso en tanto yo le tocaba sus hermosas nalga. Al fin iban a ser para mi.

Por fin llegó el día, pronto seria la hora de salida y tendría a Olivia para mi.

Cuando salió y caminó hacia mi, se veía muy bien traía una faldita corta, muy corta y sobre todo muy pegada al cuerpo no traía medias y vestía unas zapatillas altas y abiertas, como se antojaban sus nalgas con esa falda. Su blusa era de licra, muy pegada y se adivinaba que no llevaba brassier.

Llegó hasta mi y abrazándome, me besó en la boca con una pasión que ya no disimulaba.

-¿Como estás sergio? -muy Oli, ¿estás lista? -como nunca lo había estado papito, no sabes como ardo en deseos de ser tuya, de que me enseñes todo lo que debo aprender.

-si cariño, pero vámonos ya.

Cerca de allí, hay un buen hotel que yo avía frecuentado antes, así que nos dirigimos a éste.

Ya en la habitación, comencé a abrazarla y besarla ella cada vez se calentaba más y más.

-Así, sigue papito, no sabes como he pensado en ti desde la última vez que bailamos.

-Entonces si lo sentiste Olivia? -Claro que la sentí, sentía tu verga dura como garrote, ese día al llegar a casa tenía la pantaleta mojada no sabia que había pasado, hasta anteayer que me buscaste y en el camión me tocaste. Pero ya desnúdate.

-Calmate Oli, tenemos tiempo.

Comencé a desvestirla, le quité la blusa quedando al aire sus pequeños pechos con unos pezones negros y duros como piedras, comencé a mamárselos.

-ah, ah, ah, sigue, sigue, ah, no pares

Y que iba yo a para al contrario, poco a poco le quité la falda mostrándome por completo esas piernas tan hermosas, sus rodillas redondas y sobre todo sus preciosas nalgas redondas grandes morenas. Con calma fui despojándola de su tanguita, por fin le vi también su enorme peluche, sus labios vaginales grandes rosados y jugosos.

La acosté sobre la cama, ella solo jadeaba y se dejaba hacer -así cariño, ah, Aaahh si, si, más, más.

Yo me situé en sus pies comencé a besarla desde allí y seguí hacia arriba, le besaba las rodillas, luego los muslos, más arriba y más arriba, cuando le besaba su conchita ésta ya escurría su preciado néctar.

-Oooohh papi, ¿que me haces?, ooooooh, sigue, me siento mareada, ohaoh, así, sigue, sigue.

Alcanzó pronto su primer orgasmo con la mamada que le di.

-Mi vida no sabes como he disfrutado, cariño, ah, ah, ¿ahora que más sigue?, quiero ver tu verga.

Así que no me hice esperar más, me quité el resto de la ropa y le mostré mi verga, que para ese momento estaba dura larga y gorda, lista para penetrarla.

-mi vida, ¿todo eso es para mi? -claro mi amor, todo esto te vas a comer -¿a comer? -si

a comer, por aquí, y por acá, señalándole su boquita y su tremendo panochon que para ese momento estaba hinchado y supersensible, esperando el ataque de mi verga

-toma mamita siente mi verga tómala con tus manitas, así, así chiquita, bien, bien.

-¿así mi amor? -sigue así cariño, súbelo y bájalo así, sigue.

Comenzó a chaquetearme la verga deliciosamente hasta que le dije -para ya cariño que me vengo.

-si amor, ¿que quieres que haga? -tómalo con tu manita y acércalo a tu boquita, así chiquita bésalo, bien, chúpalo como si fuera una paleta.

-así continua bien, bien, así sigue ahora abre tu boca y metétela hasta donde puedas, chúpala, chúpala, ohhhh cariño que bien lo haces

Realmente me estaba dando una soberana mamada, si no fuera por que me lastimaba ocasionalmente con sus dientes hubiera pensado que ya lo había hecho antes…

-Para ya cariño, que me sacas la lechita y aún no es tiempo -Entonces ya cogeme ya, deseo sentir este pedazote de carne dentro miio.

-Acuéstate amor, así está bien y abre tus piernas, más ábrelas más…

Le tomé sus hermosas piernas con ambos brazos la jale hacia mi, como estaba en la orilla de la cama quedó su concha frente a mi verga deseando ser penetrada. Yo empecé a pasarle mi verga por su rajada, entre sus labios, le ponía la punta en la entrada de su cuevita.

-ooooooh Aaahh, ya papi, ya no me hagas sufrir, metela toda ya metela papito si ohoohohahah.

Era una delicia verla allí, con el culo en la orilla de la cama y levantándole sus hermosas piernas con mis brazos.

-Estás lista cariño.

-Si mi amor por favor ya métela…

Ya no quise hacerla esperar más ,dirigí mi verga a la entrada de su panocha y despacio la fui introduciendo.

-Oooohh, ah así toda ah Aaahh ah, ah, ogh

La metí hasta donde me permitió su himen, no quise rasgarlo todavía, hasta ahí llegué y volví a sacarla y a meterla despacio primero luego cada vez más rápido, hasta que vi a Olivia completamente excitada y entonces sí, la penetré completamente…

-Ahhh Oghhhh Aghhh Ahhh Ohhh -Te dolió amor? -no, no, sigue, lluévete más asiiiiiasiiiii, Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

El solo verla disfrutando y tan caliente que más me excitaba, así después de no se cuantas bombeadas estalló en fuertes gritos.

-Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh

Alcanzó otro orgasmo esta vez con más fuerza que el primero. Continué cogiéndomela por un buen rato dándole toda la verga que ella quería y sobre todo la que necesitaba.

Tuve que para ya me venía, y yo quería más

-¿Por que paras amor?, sígueme cogiendo papittoooo.

-Si mi amor te seguiré cogiendo, pero ahora, voltéate.

-Siiiiiiiiiiii, dime como.

-debes quedar hincada en la orilla de la cama, así eso es párame bien las nalgas. GUUUAU que nalgas, que culo tan lindo tienes Olivia…

-¿De verdad te gusta tanto? -No tienes idea cuanto me gustan tus nalgas, si supieras cuantas veces me he masturbado pensando en ellas.

-¿en serio, nunca lo imaginé, pero ahora son tuyas y el culito también.

-Así te la meteré nuevamente. -Si mi vida ya métela de nuevo, asiiiii, Ohhhhh, Ohhhh, Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh.

Seguí bombeándola con fuerza y a la vez le metía un dedo en el culo, con salivita le metí uno más y luego ya eran tres, así seguí le metía mi verga con fuerza en su conchita y los dedos por el culo; cuando noté que ya se había dilatado un poco esta entrada, le saqué mi verga y comencé a metérsela por su chiquito.

-Ayyy amor, ¿que me haces?, ahhh, ooooooh -No lo aprietes, relájate para que entre toda y no te lastime, Asi, así chiquita, bien ya casi entra toda.

Cuando acabo de entrar toda mi verga y le rozaba con mis pelos sus nalgas, paré allí se lo dejé para que se acostumbrara su culito a mi verga, gorda y caliente que ya lloraba queriéndose venir.

-Ya mi amor, ya la tengo toda adentro siento tus pelos en mis nalgas y ya no me duele, papiii muévete.

-Claro chiquita assiiiii, toma, toma todaaaa…

Metía y sacaba mi verga cada vez más rápido, cuando estuve a punto de venirme, la saqué y de un solo golpe se la dejé ir en su panochita…

-Ayyyyyyyy Siiiiiiiiiiii, mássss, Oooohh, ¿Qué EssssEssssooooo, Aaaaaahhhhhhhhhhhhh.

Era mi leche, que ahora si me derramaba todo dentro de ella, estaba teniendo una venida como en mucho tiempo no había tenido.

Cuando se la saqué Olivia se volteó, quedando frente de mi verga goteante de leche.

-Sergio, mi vida no sabes lo feliz que me has hecho, que contenta estoy, no se como agradecerte que me hayas curado de mis dolores.

Diciendo esto toma mi verga con sus manos y se la lleva a la boca, limpiando con ella todo rastro de leche.

-Olivia que bien lo haces ya, se me está endureciendo nuevamente.

-Eso es lo que quiero. . .

Y no hubo más remedio que cogérmela de nuevo. Y así empezamos una relación padrísima, no me exige nada, solo cuando hay oportunidad nos vemos y le damos gusto al gusto.

En otra ocasión les platicaré de Claudia, Lorena y Karlita.

Autor: Superman

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *