Compensando a Anita

¡Comparte!

Parejas Liberales, Infidelidad Consentida, Dominación, Trío. Mi nombre es Analia, tengo 41 años, y el cornudo me llama Anita.


Soy Rubia, no poseo una gran belleza facial, pero me consideran linda, un cuerpo delgado (soy profesora de aerobic) pechos pequeños y mi mayor atributo es un culo prominente y redondo, elogiado por muchos hombres.
Hace 4 años nació mi ultimo hijo y hace 4 años y medio deje de ser muy puta.
Me case a los 23 años y por una cuestión religiosa tanto mi marido como yo, nos casamos vírgenes.
Al año parí a mi primera hija y a mis veinticinco años ya tenía mi segundo hijo.
La vida sexual con mi marido decayó velozmente y 2 años después cogíamos poco y nada. Coincidió con una época en la cual él tenia problemas laborales y andaba muy deprimido y yo me sentía descuidada y extremadamente caliente.
Era tal mi deseo que me llegue a dejar apoyar en reiterados momentos por mi propio sobrino, haciéndome la desentendida cuando me rozaba el culo.
Se avecinaba el cumpleaños de, por el momento, mi respetado marido y fui a una tienda deportiva en el conurbano del gran Bs.As. a comprarle una camiseta futbolística.

Llegue cuando el negocio estaba cerrando para la hora del almuerzo y un empleado ante mi insistencia y mi sonrisa, me dejo ingresar a comprar. Sus compañeros ya habían salido y el encargado dijo “hacerme el favor” de atenderme. Estaba eligiendo la prenda de un perchero levemente agachada y sacando mi culo de forma bastante provocativa, pidiendo inconscientemente que él tratase de aprovechar la situación. Vi reflejado en un espejo su cara mirándome de atrás y seguí sacando culo, hasta que me rozó levemente con la excusa de mostrarme otra prenda. Lo mire, sonreí y seguí eligiendo. Creo que esto le genero confianza y tras apoyadas y manoseos termine con el jean y la tanga por las rodillas apoyada en el mostrador mientras un completo desconocido me cogía agarrándome del pelo y llenándome de leche en menos de 10 minutos.

Salí del local, luego de pagar en efectivo el regalo de mi marido sintiéndome muy mal. No solo nunca había sido infiel, nunca había estado con otro hombre, y ademas me acabaron adentro sin protección.
Estuve muy mal y con mucho cargo de conciencia durante meses, pero mi marido ni siquiera lo noto.

Comencé a masturbarme a menudo recordando mi infidelidad, y comenzó a darme morbo haber corneado a mi esposo.

Pasado un tiempo su situación laborar mejoro y con ello nuestra vida sexual; pero no me conformaba teniendo sexo 2 o 3 veces por semana. Le sugerí a mi esposo que comprara vídeos porno y algún juguete sexual. Con los meses note que mi maridito recurría siempre a vídeos en los cuales varios hombres se cogían a una chica por todos sus orificios y acababa como un toro cuando yo le preguntaba si le gustaría verme así tan puta. Una tarde al volver de trabajar me dejo una revista de relatos eróticos bajo la almohada y se fue a jugar al fútbol. Me quede leyéndola, sin imaginar que unos relatos podrían calentarme tanto. La revista tenia la temática de la infidelidad consentida y uno de los relatos hablaba de una cuota sexual que exigía una mujer a su marido, y si éste no la satisfacía ella le ponía un castigo semanal.

Cuando volvio de jugar al futbol me prendí a su pija y mientras lo pajeaba y con una increíble calentura le dije :”ya me di cuenta lo que quieres, y estoy decidida a dártelo”, él me miro y jadeando me pregunto de que hablaba, le dije que me había convertido en una mujer muy caliente y que necesitaba coger al menos 5 veces por semana, que esa era la cuota sexual que debería darme si no quería que cogiera con otros. Apenas termine de decir eso acabó como un caballo, salpicándome cara, escote y pelo.

Ya tranquilizándose me dijo: “no se mi amor si llego a cogerte 5 veces por semana, ¿no pueden ser menos?”, a lo que yo conteste: ” esto es simple, si cuando llega el sábado a la noche y no cumpliste la cuota sexual, salimos a buscar la cantidad de machos que necesite para cumplir mi necesidad, y vamos a un telo y miras lo que me hacen por no cumplir”.

Su pija se endureció de golpe y me dijo que era un juego muy sexy; pajeandolo suavemente le aclare que no era un juego, yo quiero coger 5 veces, y 5 veces voy a coger, con o sin él.
Luego de varias semanas cogiendo y hablando le hice firmar una especie de contrato en el cual se comprometía a las multas (machos para su esposa) sino cumplía mis deseos; lo hizo y por 5 semanas no fallo ni una vez.

A la sexta semana me cogió 3 veces solamente. Llego el sábado, deje a mis hijos con mi suegra y cuando llego de trabajar le dije que teníamos que salir a buscarme un macho, que por esta vez solo seria uno. Luego de tomárselo en broma, y al ver mi seriedad en el asunto, se enojó y comenzó a insultarme, hasta llamarme puta, entonces acercándome provocativamente le dije”Dale papí teneme feliz, ¿que preferís, que te cornee a tus espaldas? Te morís de ganas de verme desnuda con otro hombre, me di cuenta cuanto te calienta la idea de verme con otra pija adentro, y te aclaro, lo voy a hacer igual ¿no preferís ser vos el que me cuide mientras me cogen?”; la pija no le cabía en el pantalón se la acaricie y me dijo: “me baño y salimos amor”. Ya estaba aclarado y decidido… mis años de puta comenzaban.

Nos subimos al auto y decidimos ir a capital para no encontrarnos a ningún conocido. Elegimos un bar al azar en el cual se veía mucha gente y decidimos entrar separados. Mientras avanzaba sentía alguna que otra apoyada, lamentablemente común en los lugares concurridos de argentina, pero me calentaba saber que en un rato mi marido seria oficialmente cornudo. Quería irme con él primero que me encaro, pero decidí juguetear un rato con varios hasta que elegí a uno un par de años menor que yo. Hable un rato con él y le pedí que me esperara en la puerta. Fui en busca de mi amor, que me esperaba mirando todo desde una barra y le pedí que saliéramos y fuese él quien me ofreciera, y que dijera la verdad.
Cuando salimos con mi marido, Gabriel (así se llamaba el futuro corneador) miro extrañado, y yo le presente a mi marido, y luego de un apretón de manos y mientras refregaba mi culo contra el bulto de mi esposo, se decidió a hablar:” Anita es muy caliente, y esta semana le falle, quiero que seas el macho que se coja a mi mujer esta noche, por no poder cumplirle como hombre” y ante mi asombro agrego ” haceme cornudo flaco, cógete a mi Anita”
Le metí un beso de lengua increíble a Gabriel para darle confianza y en 20 minutos estábamos entrando a un telo los tres.

Cuando metí la pija de Gabriel en mi boca mi Marido acabo por primera vez repitiendo “Chupate esa pija mi amor, chupate esa pija…”

Hubo un instante después de su acabada en la que la expresión de su rostro cambio, y antes que se arrepintiera le dije “Todavía falta que me veas abierta para Gaby,¿viste que linda pija tiene?”
Poniéndose duro de nuevo me contesto:”sii, tiene una buena pija, metetela adentro putita, no lo hagas esperar”

Después de varias cabalgadas sobre el corneador, acabe 2 veces mientras él no dejaba de manosearme y elogiarme el culo que tenia, La imagen era mas que caliente, mi marido semidesnudo pajeandose frenéticamente, y yo montada sobre otro tipo. Mi marido acababa de nuevo gritando ” Es tu puta ahora Gaby,… llenala a mi Anitaaaa”.

Y Gaby contesto ” Acaba cornudo, mira como me cojo a Ani, mira puto”. Mi Marido quedo casi desmayado sobre el sillon, y Gaby mas caliente y con más confianza en su papel de macho y corneador, me puso en 4 con mi manos en los apoya brazos del sillón donde estaba el cornudo, y comenzó a chuparme el culo, sin parar de decir lo lindo que era. Le manotee la pija a mi esposo y se le empezó a parar de nuevo, nunca se había recuperado tan rápido. Gaby, metiendome un dedo en el culo dijo: “este culo hay que hacerlo seguido, mira lo que tenes en casa, esta bien que lo entregues a un macho en serio cuando vos no podes”.. “¿te gusta la pija que le calzo a tu Anita?”. “sii”contesto mi marido muy caliente, “hacele el culo, por favor, haceselo bien”… Gaby, tomando aún más las riendas de la situación y excitándome de manera increíble le dijo “Si tenes tantas ganas que me la culee, vas a tener que hacer algo antes”… Mi marido, tremendamente caliente le pregunto “¿que?”, Gaby: “hace un rato dijiste que tenia buena pija, mostrale a Anita que agradecido que sos, chupándomela un rato, y de premio me culeo a tu esposa y te la dejo tranquila toda la semana”. Yo con la concha chorreando como nunca le dije “Por favor amor, quiero ver esa pijota en tu boca, por favor”.

Acabé como una cerda viendo a mi marido comerle la pija a Gaby, mientras se pajeaba sin parar. Se la saco de la boca y le pidió que por favor me hiciese el culo, y así lo hizo, me estuvo culeando un buen rato hasta llenarme por completo. Cuando me la saco, le hizo una seña a mi marido que seguía tocándose, y sin pensarlo se metió esa pija en la boca nuevamente mirándome de reojo y acabó de nuevo.

Le dejo la pija limpia al corneador, se levanto y me planto un beso interminable diciéndome lo mucho que me amaba.

Le dio las gracias a Gabriel, y yo le recordé que me debía 2 polvos y solo había pasado uno. Lo mande a ducharse mientras cogía a solas con Gabriel de nuevo. Cuando salio del baño Gaby se estaba vistiendo para irse y yo estaba despatarrada sobre la cama con su leche chorreando entre mis piernas. Gaby se despidió dándome su teléfono, el cual tire a la basura inmediatamente. Mi cornudo me limpio la concha con su boca, y no le permití cogerme esa noche.

Tenia que guardar energías para no fallarme la próxima semana, aunque tal como se fueron dando los acontecimientos, creo que comenzó a fallar intencionalmente.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Algo similar estoy viviendo con mi marido,él no alcanza a complacerme y después de haberlo charlado mucho, decidimos en conjunto que yo necesito mucho más sexo del que él puede ofrecerme, ya que soy muy cachonda y multiorgásmica.
    Algunas veces el me acompaña a telos, con el compromiso de no intervenir, solo ver como su dulce mujercita se traga por todos sus agujeros tremendas pollas. Eso si, por precaución siempre lo hago con profilácticos. Me dejan el esfínter muy abierto, me encantaría que me llenen de lefa, pero es peligroso. Siempre estoy dispuesta a gozar y mi fantasía más grande es conocer a algún macho que cumpla mis expectativas, que se haga un examen de HIV, que me de garantías de su salud y comérmelo piel a piel, que me llenen de lechita los tres agujeros que utilizo cuando tengo sexo y tragarme todo el semen sin miedo a enfermedad alguna.
    Charlado con mi marido, al que quiero muchísimo y estoy sumamente agradecida por contemplar mis necesidades, estás totalmente de acuerdo. Falta que yo termine de elegir al que será mi proveedor de leche y solicitarle el examen-
    Debe ser alguien muy bien dotado y que la sepa usar, que me guste y sientas “algo” por él, ya que lo adoptaré para que me satisfaga sexualmente y de forma periódica. En otras palabras, que se convierta en mi fiel amante.
    Se que en ese caso deberé cuidarme, bien con un Diu o pastillas, pero es mi mayor anhelo.
    He pensado y mi esposo está de acuerdo, en que llegue a pasar la noche en otra casa o en un hotel, gozando toda la noche, ya hicimos planes para dejar a los pequeños en casa de mis padres, que mi marido vaya sólo a casa y me permita estar fifando y gozando toda la noche con el que será mi amante.
    Estamos considerando, como hacer de tomarme una o un par de se,manas de vacaciones, que mi marido se quede con los peques y yo desfogar mi calentura en un lugar que me asegure tranquilidad y felicidad

  2. hola ana muy bien relatado, y si algun dia vienen a montevideo me encantaria mostrarles todo…besos para ti y ese culito hermoso que dices tener

  3. anita me encanto tu relato… lastima que estamos tan lejos porque sino yo pudiera ser el corniador y a tu marido le gustaria mi pijaa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.