ANTES DE LA CENA

¡Comparte!

Cuando nos dimos el primer beso nos dimos cuenta que esa noche iba a ser especial.

Ahí, en el sillón, empezaron las caricias. Mis manos jugando a enredar los dedos en su cabellera. Sus manos acariciando mis brazos.

Las lenguas de ambos se enredan en una lucha en la que no puede haber perdedores.

Ella se levanta y se pone encima de mí cabalgándome; ¡esa es la señal!. Tomo sus nalgas y las acaricio suavemente mientras ella mueve sus caderas sobre mi pene, ella lleva el ritmo y ambos recibimos placer.

Poco a poco levanta su cabeza retándome a que bese su cuello. Empiezo suavemente pero pronto la presión de sus manos en mi cabeza me hace recordar que le gusta más fuerte y húmedo. Ya no son besos, son lamidas fuertes y húmedas las que doy a su cuello.

Su cadera se mueve más fuerte como queriendo atravesar la ropa que nos separa. Pronto cambia la posición y es ahora mi cuello el que recibe fuerte besos mientras que a mi oído llegan ecos de su excitación.

Cuando deja de lamer mi cuello me da un beso húmedo y levanta orgulloso su pecho. ¡Sé lo que quiere! Poco a poco desabotono su blusa y dejo a la vista ese par de pechos que me fascinan. Paso mi lengua entre ellos y sus manos me acarician el cuello con fuerza. Sin más saco sus pechos del sostén y chupo sus pezones con desesperación, como a ella le gusta.

Luego de un rato se baja de mi y se acuesta en la alfombra. Aún con sus pantalones vaqueros puestos abre las piernas como para recibirme y se mueve de manera obscena, mientras con sus manos estruja sus pechos.

Me acuesto a su lado y sigo chupando sus pezones mientras mis manos van desabrochando el pantalón.

Cuando lo tengo desabrochado meto mi mano entre el pantalón y su ropa interior y empiezo a acariciar su vagina.

La suave tela que separa mi mano de su sexo está húmeda en clara señal de deseo. Sigo en este trabajo hasta que ella me pide que le meta un dedo en la vagina. Cuando lo hago suspira profundamente y empieza a mover sus caderas cadenciosamente.

Sin sacar mi mano de su entrepierna me quito la camisa y es ella quien lame mis pezones y les da pequeños mordiscos. Yo sigo metiendo y sacando suavemente mi dedo hasta que ella me pide que nos desnudemos.

La ayudo a quitarse su pantalón y su pequeña tanga y lego me levanto para quitarme mi pantalón.

Como me quito el pantalón y el calzoncillo a la vez, ella aprovecha y se acerca a chupar mis huevos. La dejo hacer hasta que se vuelve a acostar en la alfombre para que yo continúe mi trabajo.

Esta empiezo en sus pies y voy pasando mi lengua por todo su cuerpo. Sus rodillas, sus muslos, sus caderas, su abdomen, sus pechos, su cuello, su cara.

Como su vagina es lo único que no he chupado recibo una tierna mirada de reclamo que pronto se convierte en una sonrisa maliciosa.

Me pide que acueste en la alfombra y me monta rápidamente, poniendo su vagina sobre mi cara. Empiezo a lamer suavemente. Mi lengua recorre desde su ano hasta su clítoris una y otra vez. Nunca me apresuro pues sé que cuando quiere sentir más, ella sola suelta más peso sobre mi cara para aumentar la fricción. Sus caderas se mueven hacia delante y hacia atrás, y al final yo sólo permanezco acostado con la lengua afuera y ella hace el trabajo a su gusto.

Sus jugos empiezan a embarrar mi cara y, cuando ya se acerca el orgasmo, levanto la barbilla hasta que sea esta la que roza con su clítoris.

Luego de este orgasmo ella se acuesta sobre mi pecho mientras retorna la calma y con un beso y una caricia en mis huevos, sé que esta lista para continuar.

Nuevamente se acuesta en la alfombra y yo dirijo mi mano izquierda a su vagina mientras me arrodillo al lado de su cara. Ella toma un cojín, le coloca tras su cabeza y empieza a chupar mi pene. Pasa la lengua desde mis huevos hasta la punta, le da un chupetón a mi glande y vuelve a mis huevos.

Yo con mi mano acaricio su vagina suavemente, pues después del orgasmo queda muy sensible.

Cuando ella no sólo chupa mi glande, sino que se introduce parte de mi pene en la boca meto dos dedos en su vagina.

Sé que su fantasía es ser cogida por dos hombres, así que con tres dedos en su vagina y mi pene en su boca le empiezo a narrar su fantasía. Ella cierra los ojos y se deja llevar. Le gusta que le diga como su amante imaginar

io y yo, ambos llenos de sudor nos restregamos a su cuerpo. Le encanta cuando le digo que la estoy viendo mamarle la verga al otro tipo mientras le meto mi picha en su vagina, y se lo digo de forma sucia y grosera pues en sus fantasías se esta permitido esto.

Cuando la velocidad y profundidad de su mamada, y el veloz movimiento de caderas me lo indican la masturbo con fuerza para que alcance el orgasmo.

Yo también acabo en su boca y ella traga mi semen con gula.

Pasado el éxtasis me acuesto a su lado y le doy pequeños besos en su boca, en su frente, en sus ojos.

Cuando ella reacciona se sienta, aún en la alfombra, y yo me siento frente a ella. Abre sus piernas y se empieza a masturbar buscando que mi pene reaccione para la segunda parte del acto sexual de hoy.

Yo también abro mis piernas frente a ella y empiezo a acariciar mis huevos y mi pene esperando que reaccionen pronto pues estoy deseando continuar.

Esta vez es ella quien habla. Me cuenta mi fantasía: ella y una amiga de trabajo haciendo el amor y cuando yo as descubro me invitan a participar.

La cuenta como sabe que a mi gusta y poco a poco mi pene va reaccionando.

Cuando ya lo tengo duro ella se acerca y lo mete en su vagina. Yo, aún sentado en la alfombra la abrazo con fuerza y hundo mi cara entre sus pechos. Siento su larga cabellera sobre mi y sus manos se agarran con fuerza a mi cabeza. Ella frota su clítoris contra mi vientre de manera desenfrenada y alcanza rápido el orgasmo. Sus movimientos de cadera me hacen correrme y caigo de espaldas en la alfombre. Ella se acuesta sobre mí y descansamos hasta que estamos listos para levantarnos y cenar.

perez_andre (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.