asi empezo a ser mujer

¡Comparte!

Esta historia no es mía algún día alguien me la contó e intentare reproducirla lo más fielmente posible
– buenas tardes ay alguien, Don Benito vecino quiero comprar leche y tortillas. Don ay alguien don Benito y en el cuartito de las tras tienda no se escuchaba nada. Le habrá pasado algo pensé, pero si es un hombre grande y fuerte si un poco maduro como de 50, a mis 18 lo veía mas grande, será
– Don Benito, volví a gritar
Pues total al fin que somos vecinos me preocupaba me asome al cuartito y ahí lo vi estaba parado viendo la tele con unos audífonos, por eso no escuchaba, pero que viejo tan cochino pensé está viendo una película porno. Llena de vergüenza ajena, me acerque un poco y cambiando mi perspectiva pude ver que se estaba masturbando, tenía esa verga bien grande no le cabía en la mano, me paralice por un instante y como no si era la primera vez que veía una en vivo y a todo color el solo volteo a verme creo que avergonzado pero la verdad es que no sabía ni que decía no podía levantar la vista de ese garrote de carne que tenía frente a mí. En eso reaccione
– perdón que pena lo siento es que yo solo quería comprar unas cosas
– no te apures pero por favor no se lo cuentes a nadie mira toma lo que ibas a comprar y vete
De ahí ya nada fue igual soñaba con ese tronco todas las noches, por primera vez me atreví a tocarme mi conchita y la sentía diferente tibia, muy mojada y no podía dejar de acariciarme si cerraba los ojos solo venía a mi mente la cara de Don Benito con sus ojos fijos en la tele y masturbándose, se convirtió en una fijación ya no quería ir a su tienda porque me daba pena.
Y al fin paso lo que tenía que pasar tuve que ir de nuevo a comprar queso, bendito queso canasta, él era el único que manejaba esa marca
-buenas tardes Don Benito
-Buenas tardes chiquilla, así me decía desde siempre, que te puedo servir
– mi Mama quiere queso canasta para unas enchiladas como un medio
– Ha que chiquilla claro que sí, pero me voy a tardar porque está en el refrigerador del cuartito y al fondo
– no importa no tengo prisa mi Mama llega en 1 hora
-chiquilla ayúdame no alcanzo hasta allá -grito-
Yo solamente di vuelta al mostrador dispuesta a todo, ya sabía sus intenciones, pero también eran las mías ya eran muchas noches sin dormir bien por su culpa.
-yo lo ayudo Don Benito
Estaba subido en un banco y su bragueta quedaba a la altura de mi cara, no podía quitarle la vista de encima y sin más me atreví a agarrar el toro por los cuernos, bueno por la …, estaba como de piedra no sabía que más hacer pero se sentía bien y le acerque mi mejilla.
– chiquilla que bien te has puesto este último año, te voy a enseñar a ser mujercita, tu solo hazme caso y te va a gustar mucho esto.
Aun puedo recordar sus palabras como si hubiera sido ayer
Bajo del banco cerro la tienda y regreso. Acaricio mi cabello y soltó mi coleta. Sus manos me empezaron a recorrer el cuerpo, pero con calma como si no tuviera prisa de nada, yo me sentía como en las nubes sabía que era un viejo cochino que veía películas porno y se masturbaba y eso me excitaba mas, con mucha maestría me quito la blusa de la prepa, y me empezó a comer loas tetas, mi conchita estaba totalmente mojada, con su mano me separo mi calzón y me empezó a acariciar mi clítoris en circulitos cortos
Le empecé a acariciar su garrote intentando sacar del pantalón
-quieres mi verga chiquilla.
– solo asentí
Quito las cosas de la mesa de la tele y me re-costo, se sacó su pene del pantalón y lo acerco a mi cara
– tómalo acarícialo
Seguí su orden al pie de la letra pero se sentía extraño era como un pedazo de piel que se estiraba sobre un tronco duro.
– así no mira acarícialo de arriba abajo así
Solo sentía como mi corazón palpitaba más rápido cada vez que respiraba su aroma fuerte, como macho caliente.
-es tu primera vez chiquilla
– solo asentí
sonrió se alejó de mi cara e hizo que soltara ese premio, acerco el banco y se sentó entre mis piernas, me empezó a besar mi conchita jugaba con mi clítoris de una manera deliciosa metía su lengua un poco y luego la sacaba, con sus labios aprisionaba mi clítoris y lo succionaba, cuanto placer, me estaba mojando toda mi cuerpo estaba totalmente electrificado y mi mente se nublada por el éxtasis del placer, si hubiera sabido que así se sentía estar con un hombre hubiera empezado antes, en eso como un relámpago mis ojos se cerraron y no podía dejar de gritar y de moverme ahora sé que eso fue mi primer orgasmo en la tras tienda de mi calle
-calla, que van a escuchar
Quizás estaba gritando fuerte porque me tapo la boca con la mano pero no podía contenerme quede quieta sobre la mesa intentando retomar mi respiración normal pero me encantaba extasiada, que buen queso, ya había pasado más de 40 minutos y ni me había dado cuenta
– mañana puedes venir por tu leche a esta misma hora te la voy a guardar -dijo Don Benito
– solo asentí
Al salir de la tienda iba feliz, me sentía radiante, puedo asegurar que hasta brincaba por la calle de regalo se había quedado con mi calzoncitos el viejo cochino y estaba segura de regresar al día siguiente…por mi lechita
Esa tarde ella empezó a sentir cosas de mujer.
Bueno esto me lo conto la chica, a Don Benito también lo conozco y si es verdad o una simple fantasía de juventud solo ella lo sabe, la verdad es que nunca se me ha olvidado la calentada que me puso graciaspor tu primera vez, ahora eres parte de la web

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.