Asuntos familiares II

Serie de Relatos, Amor Filial Hetero, Incesto. Sigue la fiesta familiar.

Por la mañana que mi prima Natalia fue a pesar de la gran resaca que se cargaba mi tío Enrique pero con el pretexto de que iban a visitar a los padres de mi tía Carolina para que a solas pudiera hacerla entrar en razón de que era un error que se fuera a vivir con el bueno para nada de su novio que en Short de lycra, camiseta y tenis ; me dirigí hasta su recamara deteniéndome al intentar llamar a su puerta al encontrarme a través de su puerta entre abierta ante el más bello y lúbrico espectáculo de Natalia que luciendo como si se tratara de una colegiala al mismo tiempo que recostada en su cama atendía una llamada telefónica, con sus bellos ojos grises entreabiertos que tornándose de blanco parecían queriéndosele voltear; gimiendo se masturbaba con candente sensualidad, acariciándose con una de sus manos primero un seno y después el otro en tanto que con la otra mano bien metida bajo sus sensuales bragas de hilo dental frotaba su trémula intimidad; buscando encontrar en sus dedos esa satisfacción que su cuerpo le exigía hasta que entre espasmos provocados por un potente vaginismo de por medió acomodándose el auricular en su entrepierna se cimbra descargando como lava hirviente su cadente orgasmo.
¡a-aaaah! ¡m-mmmh! ¡a-aaaaah! ¡a-aaah! ¡o-ooouuuu! ¡aaaaaah!

Lo que aproveche para cerrar sigiloso su puerta y después poder llamar pensando en Natalia que ya se había convertido en una sensual y hermosa jovencita de la misma estampa que en sus tiempos debió haber sido la tía Carolina; con un bello rostro que aun tenia esa belleza de niña bonita con ese aire en sus grises ojos de mucha inocencia e ingenuidad pero con un cuerpo de diosa pecaminosa; sus senos eran suaves y firmes de buen tamaño; con sus finos y abultados pezones rosados; simplemente perfectos para mi gusto; su cintura estrecha; sus largas piernas bien torneadas ascendían generosas a su cálida entrepierna con sus cerrados y abultados labios virginales; suaves, sedosos y sin bello púbico como los de una bebe ; solamente apenas una suave pelusita apenas imperceptible tenia por vello púbico; sus glúteos respingados y firmes; sus caderas divinamente soberbias; su piel sedosa con ese olor semejante al de mama Leticia y sus labios carnosos y sensuales. Por lo que resumiendo podría decir simplemente Natalia era un poema a la lujuria, una de esas chicas que nada más de verla dan ganas de llevar a la cama.
¡Se puede pasar Natalia!

-¡Q-que…yo! Primo….erg…Espérate un momento deja me pongo algo es que ando sólo en bragas- Dijo para volver a decir unos minutos después.
¡Ya puedes pasar! Pero te juro que si no es algo importante te mato.

Me dijo como si hubiera estado estudiando recostada boca abajo en su cama al mismo tiempo que con sus piernas un poco entre abiertas y flexionada una de ellas me permitía apreciarle a la perfección sus trémulas redondeces y que con la intención de poder entrar en confianza aproveche para bromear con ella.
¡Guau…Primita! Pero que linda; estas con razón al baboso ese ya le urge casarse contigo.
¡Ya quisieras! Baboso.
¡Mmmmh! La verdad que sí; pero no peleemos; vamos te invito a dar una vuelta, te invito un helado y no se…Quizás hasta podamos echar una platicadita ¿Qué te parece?
-¿Tu también vas a comenzar? ¿Qué no pueden entender que yo lo amo? Y me voy a casar con él

Me dijo levantándose de la cama y con una lagrima que recorría su bello rostro asomándose con la mirada perdida por la ventana en tanto por mi parte dejándome llevar por el dolor que le causaba el darme esa noticia solamente me acerba a ella tomando con suavidad de su estrecha cintura a Natalia que buscando confort en mis brazos unía sus carnosos labios en un suave beso como saboreando con su lengua el interior de mi boca; esbozando un bello gesto de sensualidad en su rostro al sentir como mis manos abandonando su estrecha cintura, acariciando sobre su falda escolar su redondo trasero se deslizaban bajo su falda, acariciando entre sus bien torneados muslos juveniles conforme iban ascendiendo hasta que al llegar a su aterciopelado trasero lo halaba con suavidad hacía mí, sintiendo como al sentir sus labios vaginales sobre el flácido bulto en mis lycras comenzaba a crecer hasta que al ponerse duro y erecto como una niña ante una travesura empujándome con suavidad en la cama se separaba de mí y dándose la media vuelta volteando a verme con una malévola sonrisa en sus labios me decía.
¡Hay primito que susto! Creo que ya se te metió un gusanote en el short y creo que debe de estar bien enojado porque hasta se puso bien duro; creo que será mejor que nos vayamos por helado que me dijiste.

Sonriendo un tanto divertida por su ocurrencia yo no le dije nada; no era necesario que lo dijera y tomándola con delicadeza por su estrecha cintura sentado en su cama de espaldas a mí la senté con suavidad en mis muslos que como buscando mi calor corporal Natalia se acurrucaba con mimo en mí y acariciando su rubia cabellera ; sólo fui descubriendo con tierna suavidad su cuello recorriéndolo apenas y rozándolo con mis labios al mismo tiempo que con lentos movimientos deslizaba mis manos poco a poco hacia sus firmes senos; sobándolos sobre su blusa con suavidad susurrándole lo bella y hermosa que estaba con palabras tiernas y caricias suaves pero al mismo tiempo con ardiente pasión; como solamente Natalia que estremecía ante mis sabias caricias merecía ser tratada.
– ¿Te gusta Primita?
– ¡Mucho! ¡mmmh! ¡Me encanta como lo haces; es delicioso! ¡mmmh! ¡Y-ya hasta estoy bien mojada; continúa así manito!, dijo Natalia pasando su brazo alrededor de mi cuello; recorriendo de manera desquiciante con su boca y su lengua, apasionadamente mi cuello; ascendiendo lentamente pero con mucha pasión hasta apoderarse de manera lujuriosa de mis labios por completo, transmitiéndome largamente con su candente respirar toda la arrolladora pasión de que era capaz; mientras que una de mis manos desabotonando su blusa descendía con lentitud hasta llegar a sus apetecibles muslos disfrutando entre suaves caricias la tersa sedosidad de su piel e internándola con lentitud bajo su falda; abriéndole con mis piernas conforme mi mano iba avanzando sus apetecibles y bien torneados muslos hasta que deslizándose entre caricias mi mano llegaba al cálido centro de su entrepierna el cual suavemente comencé a masajear sobre su mojada braga en tanto que Natalia abandonando mis labios lenta y ardientemente llegaba a mi cuello haciéndome sentir una desquiciante sensación que me enardecía y sus labios susurrantes entonces me dijeron:
¡Mmmmh! E-esto es delicioso primito; me encanta como me acaricias manito, es… esto es delicioso! ¡mmmh! ¡aaah! ¡hermanitooooh! ¡a-aaah! ¡Continua así manito como lo estas haciendo!
Al mismo tiempo que con la sangre que parecía huirle del rostro su delicada mano acariciando todo lo que encontraba a su paso con lentitud iba descendiendo hacia el hacia el bulto en mi pijama sobándolo con ardiente pasión por algunos segundos y penetrando su delicada mano bajo mi lycra se apodero directamente de mi duro miembro recorriéndolo por completo con suaves caricias; al mismo tiempo que mi mano en sus senos penetraba bajo su sujetador sintiendo la aterciopelada calidez de sus senos hermosos que se endurecían como piedras y sus deliciosos pezones abultaditos rosados se hinchaban hasta que apretando su pelvis Natalia me entregaba desde lo mas profundo de su ser un delicioso y prolongado orgasmo.
¡a-aaah! ¡mmmh! ¡a-aaah! ¡aaaah!
¡Que lindos son tus senos! ¿Qué rica estas primita?
¡Tú cosota también esta preciosa manito!
En tanto que mi mano sobre sus aterciopelados senos con gran habilidad los liberaban de su apretujado lugar y mi boca sin perder el tiempo desde su cuello entre tiernos besos y ardientes lamidas descendía con lentitud hasta llegar a la punta de su rosado y abultado pezón recorriendo cada centímetro de este enroscando mi lengua en su hinchado pezón al mismo tiempo que mi mano en su entre pierna que ya se había internado bajo sus bragas de las suaves y tiernas caricias pasaba a otras con mayor intensidad masajeando con ardiente fervor su perlita de amor, con intensa pasión que la estremecía descargando nuevamente otro rico orgasmo.
¡a-aaah! ¡a-aaah! ¡Manitooooh! ¡aaaah! ¡mmmmh! ¡Me-me vengo otra vez! ¡aaaah! ¡Ooouuuh! ¡Aaaah! P-por dios ya metemela; no le hace que me duela.
¿Por qué te va a doler?
¡Es que yo aun soy virgen! Y dicen que la primera vez duele.
¡Eso solamente les pasa a los estúpidos que no saben como tratar a una princesa como tú! Te lo juro así como que me llamo Ángel.

Contrariado un poco porque a pesar de sus palabras de que aun era virgen mi linda primita; podía darme cuenta porque por esa manera tan desquiciante con que acariciaba mi duro miembro que ya tenía sus kilómetros recorridos que sabiendo que si la dejaba continuar de esa manera muy pronto iba hacerme venir fue por lo que en un rápido movimiento que al mismo tiempo que la recostaba con suavidad la cama la despojaba de sus bragas hundiendo de inmediato mi rostro en su trémula intimidad y poder beber de su bello cáliz la dulce miel de su elixir de amor de mi linda hermanita que respondiendo a tan generoso placer pasando sus juveniles y apetecibles piernas sobre mis hombros con una de sus manos hundía mas mi rostro a su jugosa intimidad permitiendo que mi lengua y mi boca paladearan mejor el interior de su vulva rosada haciéndole sentir a mi linda hermanita un intenso placer que la estremecía por completo
¡mmmmh! ¡A-así,..Así papito! Chupa todos los juguitos de tu primita ¡a-aaah! ¡mmmmh! ¡aaaah!
Gozosa disfrutando de mi boca en sus abultados labios vaginales y mi legua que lamía hasta lo mas profundo de su ser; Natalia empujando mas mi rostro hacia ella girando sus despampanantes caderas comenzó a frotar su ardiente intimidad en mi rostro intensificándolo cuando entre espasmos se estremecía rociando mi rostro delicioso orgasmo y al sentir como desde lo mas profundo se su erótica comisura se le escapara todo su ser fue el justo momento en que colocando mi palpitante cabeza en su conducto vaginal la comencé a penetrar con firme suavidad haciendo gemir de ardiente pasión a Natalia que estremeciéndose de pies a cabeza al sentir mi duro miembro taladrar sus entrañas con lascivos movimientos comenzó a girar sus caderas de adelante hacia atrás al mismo tiempo que sujetándose por mi nuca con sus manos sus temblorosos labios me hacían sentir la calidez de su aliento susurrándome con ardiente excitación
¡a-aaagh! ¡u-uumffgh! ¡E-estoy ardiendo papito y ahora tú vas a tener que ayudarme! ¡me-te-me-lo! ¡Todooouuuh! ¡a-aaah! ¡a-aaah!
Al mismo tiempo que con rítmico vaivén comencé a entrar y salir con suavidad pero con profundidad de mi querida primita quien con forme entraba y salía de ella sus pliegues vaginales se tensaban apretando y soltando mi duro miembro
¡mmfgh! ¡agaaamfgh! ¡o-oooh! ¡D-dios mío…Papito, Angelito lo tienes bien sabroso! ¡a-así cógete a tu primita¡ ¡m-mas, vidita, mas, mas, mas duro! ¡A-así papacito, así que rico me coges papitooooh! ¡a-aaah; a-aaah! ¡a-asi, asi! ¡ooouuuh! ¡aaaah!
¡Dime una cosa! ¿Te gusta como te follo primita? ¿Verdad que eres mi putita?
¡Oouuh; Si; me encanta, sí papito; así sigue cogiéndote tu putita!
¡Así putita mía; goza como la zorrita caliente que eres!
¡Si; oouuh; Me encanta, si; así síguele; que rico se siente; estoy tan mojada; muévelo mas, estoy tan caliente! ¡aaaah! mmmmh! ¡a-aaah! ¡aahh! ¡Hay, mi panochita; que rico siento mi panochita! ¡ a-aaah: ooooh; hay, si, que rico me follas mi panochita; a-aaah; muévelo mas rápido; estoy por venirme y tu conmigo! ¡a-aaah; oouuggrfh; aaaah! ¡a.aaah!
Ante el incesante mete y saca de nuestros sexos y el frenético roce de nuestros cuerpos ya no tardamos en explotar en un intenso orgasmo.
¡a-aaah! ¡P-papito, Pa-pasito! ¡aaaaah! Mi amor esto lo tenemos que volver a repetir.
¡Cuando quieras! Pero ahora entiendes porque mis tíos no quieren que te cases con ese inútil.
!Hay primito! Creo que ya te ganaste que te cuente un pequeño secretito; lo que pasa que en realidad quien me gusta es su hermana Erika por eso quería casarme con él para poder estar cerca de ella; es que tu no sabes parece una muñequita de porcelana que nada mas de verla hasta los calzones se me caen; Por cierto primito ¿Tú sabes algo masajes?
¡Un poco; si! ¿Por qué la pregunta? ¿En que locura estas pensando meterme?
¡Solo que me hagas un pequeño favorcito!

Continuara

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Hola Ángel, y como dices Karen continua con tu relato están muy buenos aver q mas sorpresas te esperaron bye

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *