Atado y bien atado.

¡Comparte!

Con Marina, mi amiga, estuvimos conversando toda la semana sobre el mismo tema: hacerte enloquecer de tal manera que no puedas controlarte y que jamás te olvides de la noche del sábado…

Salimos los tres juntos para festejar, mientras estábamos terminando de tomar la tercer botella de cerveza, saco las esposas del bolsillo del bolso, se las doy a Marina ordenándole que te las ponga, te miro y te guiño el ojo. Salimos del bar y tomamos un taxi, decis la dirección del hotel mientras empiezo a tocarte la pija sobre el pantalón. Marina mira sin decir nada, se sonríe y pregunta si tenemos todo preparado…

Apenas podes contestar, se nota que estás excitado, ni te imaginás lo que te espera…

Cuando llegamos, bajamos del coche y te guío hasta adentro, tirando de las esposas, Marina pide la llave de la habitación y subimos.

Te saco las esposas para poder sacarte la camisa, le digo a Marina que te las vuelva a poner, mientras yo te vendo los ojos. Con señas le digo a Marina que empiece a bajarte el pantalón y el slip, mientras yo te ato de las esposas a un gancho en la pared para que quedes con los brazos arriba…

Marina te desnuda, me encanta su cara de guacha cuando te saca el calzoncillo… lo disfruta mucho! Le digo… HACELE LO QUE QUIERAS… ES TUYO… mientras te ato los tobillos juntos…

Ella empieza a recorrer tu pecho con la lengua, yo hago lo mismo en tus axilas y tus costillas, te hago cosquillas…

Las dos empezamos a bajar, yo estoy detrás de ti, te acaricio la espalda mientras ella empieza a dar pequeñas lamidas en tu pija, soltás un gemido cuando sentís su lengua…

Le ordeno que te chupe la pija, que te haga enloquecer, te quiero bien caliente…

Empieza a chuparte con suavidad, pero enseguida se le va la timidez, empieza a subir el ritmo y vos te ponés muy durito… gemis… te saco la venda de los ojos para que mires por un ratito.

Me arrodillo al lado de ella y entre las dos te chupamos la pija, ella chupa la cabecita y yo te chupo los huevos, mientras te miro a los ojos…

Estas muy caliente… me encanta verte así… Hago que Marina me deje sola con tu pija y le digo… ESTÁ MUY CALIENTE… MARINA, QUÉ HACEMOS? Y mientras yo sigo chupándote, ella te hace cosquillas en las costillas, te retorces, gritas, gemis, todo junto! Dejo de chuparte, tu pija está a punto de explotar y todavía no quiero… Para enfriarte, tomo una cucharada de helado y te la pongo en la pija y en los huevos…

Más gritas!!! La sensación del frío te hace poner la piel de gallina… me encanta!! Cuando veo que te tranquilizás y se está derritiendo el helado, le digo a Marina que se lo tome…

Mientras, te desato los tobillos y te separo las piernas…

Marina está delante de ti, lamiéndote la pija, vos gemis… y yo, me deleito pasandote la lengua por tu culito… Me pedís que pare, pero lo hago… Pedís que te dejemos acabar… y tampoco te hacemos caso…

Solamente paramos cada vez que tu pija está por explotar, y volvemos a retomar nuestro juego con más intensidad, hasta que le ordeno a Marina que me deje a mí.

Empiezo a chuparte como a vos te gusta… mientras te pajeo y te miro a los ojos con mirada de guachita.

Sigo chupándote bien fuerte, sin parar, siento que tu pija se hincha y late… MMMMMMMMMMMMMMM qué rica está tu leche!!!!

Te desato…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.