Últimas historias

  • a escondidas

    A escondidas (Otros mundos III)

    Haber suspendido cuatro asignaturas había convertido aquel verano en un auténtico martirio. Mis padres se tomaron muy en serio las recomendaciones de mi tutor y, aunque por las mañanas los acompañaba a la playa, por las tardes me tenía que quedar en casa, estudiando y haciendo ejercicios de matemáticas y física sin parar. Después de […]

  • Comida para compartir (Otros Mundos II)

    El viernes tocaba cena en mi casa y Emilia y yo compramos los ingredientes en un centro comercial cerca de casa. Todos los últimos viernes de mes cenábamos con un par de compañeros de trabajo y cada vez lo organizaba uno. El anterior fue en casa de Paolo y su mujer, Roberta, una morena napolitana […]

  • Socorro mutuo (Otros Mundos)

      El verano llegaba a su fin pero decidió extinguirse con una fuerte ola de calor. La temperatura durante todo el día era realmente extrema y el viento de poniente aumentaba la sensación de sequedad. En las playas, al menos, los chapuzones en el mar ayudaban a pasar la canícula. A las ocho de la […]

  • Verano de sorpresas XIX (Un nuevo verano)

    Aunque aún quedaban unos días para el verano, aquel sábado de junio fue realmente caluroso. Pero, siguiendo con nuestras aficiones, Jovi, Ana y yo nos acercamos a un pueblo a unos veinticinco kilómetros de casa porque teníamos que participar en una media maratón popular, una de las actividades programadas como prólogo de sus fiestas patronales. […]

  • Verano de sorpresas XVIII (Confesiones de Primavera V)

    –          ¡Qué pena! Nosotros hemos vivido ya unas cuantas y no me puedo quejar pero siempre me joderá no ser yo el protagonista de vuestras aventuras- el sábado siguiente tomábamos café con Jovi y le contamos el episodio con Nacho. –          ¡Hombre, tu primera vez fue de película, no te quejarás!- Ana le dio un […]

  • Verano de sorpresas XVII (Confesiones de primavera IV)

    Después de nuestro último encuentro con mi familia política, mi mujer y yo convenimos en que nuestra vida se estaba convirtiendo en una película porno. Los dos teníamos claro que queríamos disfrutar de la vida sin problemas, no hacíamos daño a nadie y los dos nos sentíamos cada vez más unidos, más cómplices. Nos propusimos, […]

  • Verano de sorpresas XVI (Confesiones en primavera III)

    La fiesta del Primero de mayo la pasamos Ana y yo en casa de sus padres. Su hermano vino también pero desgraciadamente su novia no lo pudo acompañar porque preparaba exámenes finales y estaba muy agobiada. Todos coincidimos en expresarle nuestra decepción: teníamos muchas ganas de conocerla.   –       ¿Os creeis que yo no? Me […]

  • Verano de sorpresas XV (Confesiones en primavera II)

    No todo fue de color de rosa en nuestro paraíso particular. También tuvimos nuestras broncas. Las personas no estamos siempre del mismo humor y, a veces, nuestros juegos sexuales provocaron algún episodio de celos, resquemores o discusiones. Ana y yo peleamos alguna vez pero las peores fueron con su madre. Pero, afortunadamente, pudimos reconducir las […]

  • Verano de sorpresas XIV (Confesiones en primavera I)

    Todo siguió más o menos en la misma tónica durante aquellos meses. El sexo llenaba nuestras vidas de emoción, placer y amor. De vez en cuando llamábamos a Jovi, mi compañero de running y pasábamos un buen rato. El día anterior habíamos quedado y no se presentó. Le llamé, un tanto preocupado, me contestó con […]

  • Verano de sorpresas XIII (Calentando el invierno III)

    Las sorpresas aquel año no dejaban de sucederse. Empezaba a pensar que el fin del mundo estaba cerca. O que quizás ya hubiese sucedido sin yo enterarme y estaba gozando en el paraíso. O en una realidad alternativa donde yo era el sujeto de algún  experimento en el que el laboratorio estaba pendiente hasta del […]

  • Verano de sorpresas XII (Calentando el invierno II)

    Ana y yo éramos afortunados. Los dos éramos los hijos mayores de un matrimonio que se había casado muy pronto y que nos había tenido muy pronto. Mi suegra tuvo a Ana a los 20 y mi madre a mí a los 22 el mismo año. Ahora eran unas guapas mujeres de 45 y 47 […]

  • Verano de sorpresas XI (Calentando el invierno)

    Los días seguían su curso inexorable. El sexo se convirtió en un elemento básico en nuestras vidas, disfrutando de ellas como si el fin del mundo estuviera cerca. Tanto mi cuñado como mi suegro siguieron disfrutando del sexo con nosotros y hasta que empezó el invierno tuvimos algunas aventuras. Volvimos a follar con mi amigo […]