Últimas historias

  • a escondidas

    A escondidas (Otros mundos III)

    Haber suspendido cuatro asignaturas había convertido aquel verano en un auténtico martirio. Mis padres se tomaron muy en serio las recomendaciones de mi tutor y, aunque por las mañanas los acompañaba a la playa, por las tardes me tenía que quedar en casa, estudiando y haciendo ejercicios de matemáticas y física sin parar. Después de […] Ver más

  • Comida para compartir (Otros Mundos II)

    El viernes tocaba cena en mi casa y Emilia y yo compramos los ingredientes en un centro comercial cerca de casa. Todos los últimos viernes de mes cenábamos con un par de compañeros de trabajo y cada vez lo organizaba uno. El anterior fue en casa de Paolo y su mujer, Roberta, una morena napolitana […] Ver más

  • Socorro mutuo (Otros Mundos)

      El verano llegaba a su fin pero decidió extinguirse con una fuerte ola de calor. La temperatura durante todo el día era realmente extrema y el viento de poniente aumentaba la sensación de sequedad. En las playas, al menos, los chapuzones en el mar ayudaban a pasar la canícula. A las ocho de la […] Ver más

  • Verano de sorpresas XIX (Un nuevo verano)

    Aunque aún quedaban unos días para el verano, aquel sábado de junio fue realmente caluroso. Pero, siguiendo con nuestras aficiones, Jovi, Ana y yo nos acercamos a un pueblo a unos veinticinco kilómetros de casa porque teníamos que participar en una media maratón popular, una de las actividades programadas como prólogo de sus fiestas patronales. […] Ver más

  • Verano de sorpresas XVIII (Confesiones de Primavera V)

    –          ¡Qué pena! Nosotros hemos vivido ya unas cuantas y no me puedo quejar pero siempre me joderá no ser yo el protagonista de vuestras aventuras- el sábado siguiente tomábamos café con Jovi y le contamos el episodio con Nacho. –          ¡Hombre, tu primera vez fue de película, no te quejarás!- Ana le dio un […] Ver más

  • Verano de sorpresas XVII (Confesiones de primavera IV)

    Después de nuestro último encuentro con mi familia política, mi mujer y yo convenimos en que nuestra vida se estaba convirtiendo en una película porno. Los dos teníamos claro que queríamos disfrutar de la vida sin problemas, no hacíamos daño a nadie y los dos nos sentíamos cada vez más unidos, más cómplices. Nos propusimos, […] Ver más

  • Verano de sorpresas XVI (Confesiones en primavera III)

    La fiesta del Primero de mayo la pasamos Ana y yo en casa de sus padres. Su hermano vino también pero desgraciadamente su novia no lo pudo acompañar porque preparaba exámenes finales y estaba muy agobiada. Todos coincidimos en expresarle nuestra decepción: teníamos muchas ganas de conocerla.   –       ¿Os creeis que yo no? Me […] Ver más

  • Verano de sorpresas XV (Confesiones en primavera II)

    No todo fue de color de rosa en nuestro paraíso particular. También tuvimos nuestras broncas. Las personas no estamos siempre del mismo humor y, a veces, nuestros juegos sexuales provocaron algún episodio de celos, resquemores o discusiones. Ana y yo peleamos alguna vez pero las peores fueron con su madre. Pero, afortunadamente, pudimos reconducir las […] Ver más

  • Verano de sorpresas XI (Calentando el invierno)

    Los días seguían su curso inexorable. El sexo se convirtió en un elemento básico en nuestras vidas, disfrutando de ellas como si el fin del mundo estuviera cerca. Tanto mi cuñado como mi suegro siguieron disfrutando del sexo con nosotros y hasta que empezó el invierno tuvimos algunas aventuras. Volvimos a follar con mi amigo […] Ver más

  • Verano de sorpresas X (Regreso al otoño IV)

    El mes de noviembre nos pasó volando, con más pena que gloria, y recibimos diciembre de la misma manera. Sólo la visita de Tino y las comidas del domingo nos dieron alguna satisfacción. Hasta que llamó a la puerta Flavio, el dueño del club de alterne. –       ¡Buenos días, amigos míos! ¿Cómo estáis? ¿Seguís igual […] Ver más

  • Verano de sorpresas IX (Regreso al otoño III)

    Mientras estuvimos tomando copas en el pub con el novio y los invitados a la despedida no dejé de pensar en qué estaría haciendo Ana. Si estaría bien, si tenía algún problema o miedo o cualquier duda. Tino se dio cuenta enseguida. –       ¡Tranquilo, hombre! Mi hermana es una mujer inteligente, muy segura de sí […] Ver más

  • Verano de sorpresas VIII (Regreso al otoño II)

    La historia más extraña que tuvimos aquel otoño empezó el día de Todos los Santos. Como era festivo, Tino vino a casa porque no tenía clase. Su novia se quedó en su ciudad con su familia. –       Pero vendrá el próximo domingo a comer a casa de mamá. Ya sabéis que el sábado anterior venimos […] Ver más

  • Verano de sorpresas VII (Regreso al otoño)

    Acabado el verano nuestras vidas volvieron bruscamente a la realidad. Nuestro trabajo, los estudios, la casa… Nos sentíamos raros sin tener sexo cada día. Nosotros lo hacíamos a menudo, mucho más que antes de empezar este verano de sorpresas, pero no era la misma excitación hacerlo a solas con tu pareja que rodeados de gente […] Ver más

  • Verano de sorpresas (VI)

    El último sábado de agosto nos pusimos todos manos a la obra. Teníamos que conseguir que Marigele, mi suegra, entrara en nuestros juegos de sexo. Pero durante la mañana no supimos qué hacer. Aparte de meternos mano entre nosotros, no supimos cómo empezar a entrarle el tema a mi suegra, ajena a todo lo que […] Ver más

  • Verano de sorpresas (V)

    Mi mujer quiso hacerlo bien desde el principio. Cuando se fue mi suegra al trabajo, los tres nos abalanzamos sobre mi mujer para manosearla, ansiosos por meterle nuestras pollas por todos sus agujeritos. Pero ella se zafó y nos ordenó seguir sus indicaciones. Primero desayunaríamos tranquilamente y después nos sentaríamos en el salón; teníamos tiempo […] Ver más

  • Verano de sorpresas (IV)

    El día que mi cuñado llamó para avisar que pasaría unos días con nosotros en el apartamento, mi mujer estuvo especialmente nerviosa y atareada. Dedicó todo el día a ir a la peluquería, depilarse en la estética y comprarse ropa nueva. No nos dedicó ni una triste paja. –       Mañana viene Tino y quiero estar […] Ver más

  • Verano de sorpresas (III)

    Con mi suegro hicimos como hice yo con Ana. La mejor manera de solucionar un problema es hablándolo. Aunque con mi suegro partíamos con la ventaja de saber que era tan cachondo o más que nosotros, no quisimos arriesgarnos y ensayamos una cierta estrategia. Una mañana, cuando Ana cabalgaba lentamente ensartada por mi suegro, sentada […] Ver más