Últimas historias

  • El olor de su culo

    Esta es la historia de mi amiga Natalia. La conocí en un trabajo del cual no me quiero acordar. Nos empezamos a hablar un sábado, cuando recién comenzaba a trabajar ahí. Natalia, una mujer ni delgada ni robusta, piel morena, cabello negro y largo, caderas con excelente forma… y culo de en sueños. Aunque la […]

  • Mi querida Frida III

    Llegamos al campus de la escuela al mediodía. Frida me miraba y se mordía los labios, yo sólo la miraba con su diminuta falda y su camisa negra. Sus piernas se veían increíbles con esa ropa y sus pezones se remarcaban en su camisa negra. Nos abrazamos, con tal de que en nuestros cuerpos se […]

  • querida frida

    Mi querida Frida II

    “¿Has visto mujeres desnudas? “, me preguntó Frida. “No cuentan las de los vídeos porno”, agregó. Yo le negué, teniendo los ojos bien puestos en sus pechos y los nervioso en punta, porque alguien de intendencia podía entrar y ver lo que Frida estaba haciendo. Le dije que se pusiera su camisa; no me hizo […]

  • travesuras casa

    Más travesuras en la casa

    Había pasado aproximadamente una hora desde que me había cogido a la señora de la casa dentro de la bañera. No dejaba de pensar con preocupación en la que me metería si quedaba embarazada de mí. ¡Carajo! Yo, siendo un joven de 20 años, ¿cómo podría mantener a esa rubia tan excitante con lo que […]

  • Mi querida Frida I

    En la universidad nunca destaqué por ser un tipo especialmente llamativo. Le caía bien a mis compañeros, a los profesores pero eso nunca me ayudó mucho como para conseguir una chica. En esos tiempos era alguien que pasaba fácilmente desapercibido ante cualquier actividad en equipo. Nunca fui callado o tímido, sólo que alejarme de los […]

  • fin rubia

    Un fin de semana con la rubia

    Al día siguiente todo fue diferente. El señor X se había ido y no regresaría hasta muy tarde por cuestiones de negocios. Por teléfono también me dijo que la paga no era de $4,000 semanales sino quincenales; a las alturas en las que estaba, la verdad la paga me daba igual. La niña pasaba los […]

  • rubia banera

    La rubia lujuriosa en la bañera

    Era mi segundo día trabajando en aquella casa lujosa. El señor, como siempre, se había ido y la niña apenas la conocía debido a que sus clases empezaban a las 7:00 de la mañana y mi hora de entrada era media hora después. Aún no podía creer lo que me había pasado. Era casi igual […]

  • senora rubia

    La señora rubia y sus secretos

    Y ahí estaba otra vez, caminando por las calles con la cabeza baja y desanimado por la situación. Nuevamente me habían rechazado en un empleo con el clásico : “nosotros te llamamos”, llamada que, por cierto, no he recibido hasta el momento. Por donde me encontraba era una zona de casas adineradas, zona llena con […]