AVENTURAS DE MI MUJER

¡Comparte!

Mi mujer me es infiel, con mi consentimiento. Todo comenzó cuando se apuntó a un curso sabatino para maestros, en donde hizo amistad con otro maestro. Trabajaron en equipo con muy buenos resultados. El trato continuó y el roce involuntario de sus cuerpos poco a poco les fue dando tanta confianza, que cuando iban caminando, él la abrazaba con su mano izquierda, en forma natural. Sin saberlo comenzaron a gustarse…. y a desearse.

Conforme corría el tiempo, su contacto corporal era más intenso. Ella sentía cada vez más tierno el beso que se daban al saludarse y comenzó a imaginarse que por accidente la besaría muy cerca de sus labios, tocándolos levemente… pero era solamente imaginación. Noté que cada vez se esmeraba más en su arreglo para ir a su curso. Una de tantas ocasiones se arregló tan bien, que se veía muy bonita, pero… él también lo notó. Al verla, le dio su beso en la mejilla, la tomó de ambas manos y separándose un poco le dijo: te ves, te ves…., ¿cómo? -le preguntó mi esposa-, entonces la atrajo hacia él, se acercó y le dijo al oído: te ves muy bonita, sin soltarse ella se separó y le dijo: "y eso que no vengo a todo lo que doy", él se sonrió, la atrajo hacia él, la tomó de sus cachetes y le dijo: "eres una presuntuosa", los dos estaban riendo, sus caras muy juntas y de pronto se estaban besando en la boca. Cuando terminaron ella le hizo ver que la clase estaba por iniciar y se fueron. Al terminar las clases se quedaron platicando hasta que no hubo nadie. Se levantaron y tomados de la mano se fueron a su auto, allí se besaron nuevamente y la llevó cerca de nuestra casa. No comentaron nada de lo sucedido, les parecía normal.

El siguiente sábado ella se esmeró en su arreglo, se puso una falda arriba de las rodillas, una blusa algo escotada semitransparente y un brassier de media copa. El la recogió en una estación del metro; al entrar se besaron en la boca de forma muy natural. Eran novios sin habérselo dicho. En el descanso del curso se fueron a una parte arbolada de la escuela. Se sentaron a platicar. La besó y la recostó en el pasto, le desabrochó dos botones de su blusa y le bajó el brassier, comenzando a acariciarle los pezones, luego se los besó, ella estaba ya muy excitada y le pidió que parara. Se pusieron de pie y el siguió besándola. Ella seguía con sus pechos de fuera, él se había dado cuenta que la excitaba succionándole los pezones, por eso lo hizo, al tiempo que con ambas manos le acariciaba sus nalgas.

Como pudo le quitó los calzones, se sacó su pene, sumamente erecto y mojado, le levantó una pierna, ella no oponía resistencia, entonces la penetró, se quedaron un momento inmóviles, ella sentía en sus entrañas esa cosa grande, gruesa, caliente y húmeda, de repente lo empujó y le dijo: "nos van a ver, mejor al rato me llevas a algún lugar, ¿si?". El se guardó su pene, ella se bajó la falda y puso su calzón en su bolso. Regresaron a clase, pero ella no puso atención, tenía en su mente el pene de él dentro de ella, sentía un agradable calor en todo su cuerpo. Cuando iban de regreso en su auto, ella le dijo que iba a tener que explicarle la clase porque no puso atención, ¿porqué? -Preguntó él- "¿no adivinas porqué pillín?", le contestó ella. ¿Quieres ir a mi casa para explicarte? Le preguntó, ella como en susurro solo dijo, "si"… sabía lo que iba a pasar en su casa. Iban en silencio, de pronto ella se volteó hacia él, le acarició el pene sobre el pantalón y le dijo: "es muy travieso, ¿verdad?", él solo se sonrió, durante todo el trayecto ella no dejó de acariciárselo.

Entraron y lo primero que él hizo fue mostrarle la casa. Cuando le mostró su recámara, elle le dijo que seguramente allí había pasado gratos momentos con algunas de sus conquistas. El le dijo que

no, que no había metido a ninguna, que solo deseaba que entrara una, ¿quién?, le preguntó ella, él se acercó y le dijo al oído: "tú". Se besaron apasionadamente y poco a poco la llevó hacia la cama. La desnudó y parados le acarició todo su cuerpo. Mientras él se quitaba la playera ella le desabrochó el pantalón, tomó su pene, sin soltarlo se sentó en la cama y sin más preámbulo se lo llevó a la boca. Se lo estuvo chupando un rato hasta que él la paró, la besó y tiernamente la acostó. Se acomodó a un lado de ella y la besó por todo el cuello, luego se prendió de uno de sus pezones, ella mientras tanto no soltaba el pene de su mano.

Ella arqueó el cuerpo, había tenido un orgasmo, siempre lo tiene cuando le succionan los pezones. Después de eso él se acomodó sobre ella, quien abrió sus piernas, mientras la besaba con su pene jugaba con los labios de su vagina, seguramente duró mucho haciendo eso, porque ella tomó el pene y se arqueó, buscando con ansias la penetración, misma que vino enseguida… fue una sola posición, mientras la penetraba lenta, pero rítmicamente, ambos se miraban a los ojos, ella estaba roja por la excitación, a punto de terminar, se le acercó al oído y le preguntó: ¿me vengo dentro de ti?, "si mi amor", le contestó ella, de pronto sus entrañas estaban siendo bañadas por el semen de él, lo atrajo hacia ella y lo besó apasionadamente y le acarició el pelo. Un rato se quedaron abrazados, luego él le preguntó si no iba a quedar embarazada, no mi amor, le dijo ella, estoy operada y ya no puedo embarazarme, puedes venirte dentro de mi las veces que quieras, ¿y en tu boca? Preguntó él, ¿quieres hacer eso?, le dijo ella al tiempo que le acariciaba la cara, eso será en otra ocasión, porque ya debo irme.

Cuando llegó a casa me dijo que habían salido tarde y que el tráfico estaba muy pesado. El siguiente sábado asistiríamos a una fiesta, así que no hicieron el amor, solo le cumplió su fantasía. Al terminar la clase se fueron a la parte arbolada, le estuvo chupando su pene hasta que lo sintió demasiado grande y caliente, luego le dijo: ahora usa mi boca como si fuera mi vagina, él la tomó del pelo y comenzó a bombearla, de inmediato explotó, llenando de semen la boca de mi mujer.

Escupió lo primero que le dejó su pene, lo demás se lo comió, finalmente con sus labios y lengua le limpió ese enorme pene que ahora le estaba dando placer.

Desde entonces son amantes. Yo lo se y estoy de acuerdo, siempre que me cuente todo lo que hacen. Seguido salen a bailar (y al terminar hacen el amor). Mientras escribo esto ellos están en Cuernavaca (México), me pidió permiso para estar el fin de semana con el. Seguramente en este preciso momento están haciendo el amor, pues son las 11 de la noche.

Autor: Rodrigo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.