BUSCANDO OTRAS FORMAS DE PLACER

Hola amigos la historia que les contaré me pasó apenas unos días atrás aunque desde hace tiempo que la he venido planeando.

Los protagonistas somos mi primo, mi hermana y yo. Los nombres no los daré por obvias razones.

Mi primo es alto blanco bien parecido con un pene grande para sus 23 años, mi hermana es morena de unas tetas firmes y muy buen tamaño su trasero es antojable con solo verlo despierta pasiones y tiene 26 años y yo soy blanco alto bien parecido y un pene de buen tamaño tengo 22 años.

Mi primo y yo desde que teníamos 18 años nos pajeamos juntos de hecho cuando me quedaba a dormir en su casa nos bañábamos juntos y eran momentos de verdadera calentura ya que él me agarraba mi mástil y yo el de él para hacernos una paja, después esto se fue poniendo más caliente porque mi casa es de dos plantas, pero en la superior no vivía nadie ya que solo somos 4 de familia y no se ocupa, un día nos fuimos a la parte de arriba de mi casa pero aún teníamos cosas guardadas y entre esas cosas estaba ropa interior de mi hermana, mi hermana tiene 26 años y es morena, de unos pechos realmente lindos y unas nalgas que se antojan solo al verlas.

Resulta que como vimos esa ropa interior, que realmente era muy pequeña, eran unas tanguitas medias transparentes que al imaginarme como se le verían a mi hermana se me ponía dura de inmediato, mi primo es un año mayor que yo pero es igual de calenton, yo me puse una de esas tangas para excitarme más y me puse el bulto para atrás entre mis piernas como se lo ponen los transexuales para parecer que no tienen nada, al verme mi primo me dijo que realmente se excitaba al verme en esas tangas y me pidió que le prestara unas.

Le presté unas más pequeñas que las mías y se puso el bulto de igual manera que yo, lo cual me excitó y me puso a mil, le dije que porqué no hacíamos algo más atrevido, como vernos el culito y manosearnos, él estuvo de acuerdo, en eso él me empezó a agarrar las nalgas yo no opuse resistencia, me bajó la tanga y me empezó a pasar su bulto por mi culito, yo le dije que no, porque no era ningún maricón, y me dijo que él tampoco pero que era para bajarnos la calentura, me convenció y sentí como me lo paseó por todo mi culito.

Eso era realmente rico, mientras que con la otra mano me agarró mi mástil me empezó a pajear y era realmente rico, me dijo que si podía meterlo solo un poco pero no lo dejé ya que de tan caliente que estaba yo no quería que solo lo metiera en mi culo, sino que quería sentirlo en mi boca, al comentarle eso me dijo que eso si era de gay, pero no me importó, la calentura ya me había borrado cualquier pensamiento incorrecto, me bajé a la altura de su pene y de un solo jalón lo metí hasta el fondo de mi garganta, se sentía muy rico, de antemano les quiero decir que a mi me encantan las mujeres, pero mi primo y yo manteníamos una relación muy unida, regresando al tema, se la empecé a chupar desde la punta hasta sus testículos los cuales son muy grandes, y su pene de mediano tamaño, de repente él me dijo que me quitara ya que no se quería venir en ese momento.

Cuando lo escuché decir ahora sigo, yo pensé que me iba a penetrar, pero no, él me empezó a dar tremenda mamada que casi se la traga toda, realmente era excitante lo que en ese momento sentía, yo no aguanté tanto como él y sin decirle nada me vine en su boca, cuando pasó eso yo pensé que se enojaría pero al contrario, me dijo que le echara todo lo que tenía y se lo tragó todo sin dejar escapar una sola gota, como venganza él me hizo que me volteara para terminar en mi culito.

Cuando sentí su mástil en mi orificio yo pensé que entraría sin ningún problema, pero al tratar de meterlo me dolía un poco, en eso yo le dije que lo lubricara y dejó caer saliva en su pene y sin avisarme de un solo jalón la metió hasta el fondo, sentí un gran dolor dentro de mí pero

a los pocos segundos se convirtió en un gran placer así duró algunos minutos metiendo y sacando yo me sentía como una puta pero para que negarlo realmente me gustó.

A partir de ese día y hasta hace un año lo hacíamos cada vez que teníamos oportunidad, ahora ya tengo 22 y es cuando comienza la nueva historia de mi hermana.

Cuando mi primo se casó yo empecé a buscar otras formas de placer y en esa búsqueda me encontré con que un día arreglando una fuga de agua que salía de la tubería que se encuentra en la parte trasera de mi casa la misma parte en donde se encuentra la ventana del baño se escucho la puerta que se cerró al fijarme sin querer vi a mi hermana con un cambio de ropa en mano y una toalla, me quedé viendo por un rato y se empezó a quitar la ropa seria mi excitación pero se noto como que se acariciaba cuando se deslizó su tanguita, desde ese día no se me borró la imagen de mi hermana desnuda era realmente hermosa su figura esa mata de pelos que tenia por el frente y sus grandes nalgas desde ese día me propuse llegar a algo más.

Toda la vida hemos dormido en el mismo cuarto, pero cada quien en su cama, pero nos dormíamos en la cama de mis padres cuando ellos salían fuera de la ciudad por la comodidad de su cuarto, pero nunca pasó nada hasta que un día, cuando salieron de la ciudad, nos dormimos juntos pero yo ya iba dispuesto a hacer algo, cuando ella ya estaba dormida deslicé mi mano poco a poco por su pierna para que no se diera cuenta hasta que ya estuviera en su conchita, pero de pronto se mueve y se aleja un poco de mi, me acordé que al acostarse traía un short muy flojo de las piernas pero algo apretado de sus caderas, de nuevo deslicé mi mano en dirección a su conchita cuando en eso de un solo movimiento da media vuelta y me deja la mano aprisionada en sus piernas boca abajo, y al querer sacar yo la mano noto como su short se había levantado dejándome ver entre los cobertores mi mano en medio de sus piernas.

Me excitó a mil, poniendo mi mástil tan duro como nunca lo había visto, acerqué todo mi cuerpo hacia ella y coloqué mi pene sobre su mano, que y para eso yo ya me había abierto camino por entre su short y su tanga, para depositarme en su vagina que la tenia exageradamente caliente, no se si ella se había dado cuenta de todo lo que estaba pasando o era calentura normal, no pude resistir más y me dio miedo de hacerle algo más fuerte y que al despertar se diera tremendo enojón.

Esto se repetía cada vez que nos quedábamos solos, hasta que un día ella llegó y yo me encontraba en mi cuarto solo en bóxer y medio dormido pero tenia un sueño medio calentón, así es que tenía mi pene excitado, cuando prendió la luz abrí los ojos y noté como se le quedó viendo a mi bulto que está de muy buen tamaño, bueno así lo veo yo, apagó la luz y se acostó en su cama que esta solo a medio metro de distancia de la mía, yo emití algunos sonidos como queriendo que viera que aún seguía dormido, cuando de pronto veo que se tapa solo con una manta delgada y abre las piernas.

No lo podía creer mi hermana se pajeaba pensando en mi pene, eso para mi fue excitante y antes de que terminara yo dejé que viera mi pene, al hacer un movimiento para que saliera de mi bóxer y de inmediato noté su reacción ya que empezó a frotar con más rapidez su clítoris, yo ya no podía más se la quería meter en su vagina, en su ano, por todos lados, me la empecé a frotar y ella notó que me desperté pero me dio un espectáculo de lo más excitante ya que se destapó y solo traía puesta una mini tanga de color blanco que al ponerse de espaldas hacia mi dejaba ver sus nalgas y su bultito entre sus piernas.

Ya era por demás, ya no podía más me levanté y de un solo movimiento me deposité suavemente en su cama, ella estaba despierta pero se hizo la dormida para que yo pudiera entrar en acción, en ese momento le acerqué mi pene a sus nalgas pasándolo despacio en medio de sus grandes cachetes, de pronto emitió un suspiro muy despacio y me dijo…hazme todo lo que quieras.

Poco a poco se fue presionando ella sola contra mi pene, con esos suspiros me excitaba más y más, al tocarle uno de sus pechos me di cuenta que lo tenia tan duro que parecía reventar, se lo amasé por un rato cuando voltea y me da un gran beso

en la boca y con su lengua me lo dijo todo, ella quería que la penetrara, poco a poco fui bajando su tanguita, que ya estaba mojada de la excitación, no perdí el tiempo en caricias ya que tenia miedo que mis padres llegaran de su reunión semanal, metí uno de mis dedos en su vagina mientras que mi pene hurgaba por entre sus nalguitas, poco a poco fui bajando mi pene hasta que sentí lo húmedo de su sexo en mi pene, de una sola estocada lo metí hasta el fondo como mi primo lo hizo conmigo y comencé a bombear poco a poco.

Ella me decía que quería todo lo que yo tenia dentro de ella, era hermoso, su vagina es un poco estrecha así es que me hacia gozar de manera impresionante, sus gemidos me demostraban que de igual forma la complacía yo a ella, me dijo que no me viniera dentro por temor al embarazo así es que la saqué y se asustó porque creía que ya no le iba a dar placer, pero le dije que ahora venia lo mejor.

Me levanté y fui al tocador para traer un poco de crema humectarte, cuando me vio hacer eso me dijo que para que la quería y me agarró mi pene para ponérselo en su boca…Ahhhhhhh…era realmente una mamada, parecía que ya tenia experiencia en mamadas ya que con su lengua recorría todo mi glande hasta llegar a mis testículos, parecía que se los quería comer, esa tremenda mamada duró algunos minutos y le dije que era suficiente que ahora me tocaba darle placer a ella.

La puse dándome la espalda y le froté con la crema su culito, se asustó y me dijo que le iba a hacer, le dije que se esperara, también yo me unté crema en mi pene y poco a poco se la acerqué a su culito, ella me dijo que no, porque tenia miedo, pero un solo frotar de nuevo su clítoris accedió de inmediato, pero respeté un poco su inexperiencia metiéndosela poco a poco, ella dio un brinco para delante y se me salió, le pregunté que porque hizo eso y me dijo que le dolió, le metí uno de mis dedos y noté la razón por la cual le dolía.

Nos fuimos al baño y le metí un dedo después otro y hasta que le metí tres de mis dedos hasta donde pude, le dije que eso le serviría para desechar todo lo que traía dentro, ya con el ano limpio, de nuevo le unté crema y se la metí poco a poco, ella se comportó como una puta y me decía que la quería toda dentro, y que cuando yo quisiera ella estaría dispuesta a que yo me la cogiera, cuando de pronto se funde en un tremendo orgasmo que la hace dar un grito impresionante excitándome más y yo sin querer le dejé ir toda la leche dentro de ella.

Cuando la saqué de su ano escurría mi leche por sus muslos combinado con sus fluidos vaginales, pero en ese momento ella me pedía más, sinceramente yo ya estaba agotado y le pedí que se recostara, bajé poco a poco por entre sus tetas con mi lengua hasta llegar a su conchita que tenia un gran ramal de pelos …..Ahhhhhh…..que ricos sabían sus fluidos, le di tremenda mamada y sentía como chorreaba cada vez más hasta que de pronto otro orgasmo la invadió, pero este fue especial ya que mi lengua no dejó de lamer su clítoris y se arqueaba de placer, ella me agarró de mi cabeza y me dio un gran beso que duró como mínimo 5 minutos.

Cada quien se puso su ropa y yo me fui a mi cama, nos quedamos platicando unos minutos de cama a cama y en esa plática me dijo que cualquier día que nos encontráramos solos le podía pedir con toda confianza que fuera mía y así lo hice, desde ese día no descansamos cuando mis padres no están.

Un día mi primo fue a mi casa y se quedó a dormir y mi hermana le platicó, pero eso se los cuento en otra historia

Para cualquier comentario o algún relato que me quieran mandar lo pueden hacer al siguiente correo

Autor: fordjaa fordjaa (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *