Carta a Claudia

¡Comparte!

Me acerco y extiendo mi mano y te aprieto tus tetas, tus pezones están paraditos con mi otra mano debajo del agua te toco y sobo tu entrepierna, allí corres tu tanguita a un lado y me dejas palpar y tocar tu conchita saladita.

Hola mi amor diría tu marido…

Lo que pasó en estas vacaciones fue algo tan caliente que te lo recordaré, recuerdas como movías tus pompis y tu culito…

Recuerdo tu hermoso cuerpo con una tanguita bien apretadita entre tu rajita húmeda y caliente… Mmmmm que sabroso era verte en la playa, al atardecer ver a tu marido y niños jugando en la arena… cuando tú me ves en el mar…

Le haces seña a tu esposo que te vas a nadar un poco más a lo profundo y te vas a zambullir en el agua y comienzas a entrar despacio…las olas golpeando tus tetas, tus pezones se paran con la brisa del mar…

Estás hermosa y bronceada… como una sirena ardiente… allí vienes a mí y a una distancia de la orilla nos ponemos a saludar y conversar… siento tu rico perfume en la brisa del mar…

Tu cabello suelto vuela en el aire… Me acerco y extiendo mi mano y te aprieto tus tetas, tus pezones están paraditos con mi otra mano debajo del agua te toco y sobo tu entrepierna… allí corres tu tanguita a un lado y me dejas palpar y tocar tu conchita saladita…

Mmmm que jugosa se siente… te meto un dedo y con el pulgar te masajeo el clítoris…

Uff que paradito y desprotegido está y que caliente se siente Sra. Claudia… abres más tus piernas y allí debajo del agua te masturbo y palpo tu conchita rasuradita… mmmm que rica está… luego me acerco y bajando mi traje de baño te dejo tocar mi verga…

Te gustaría darme unos jugosos lamidos y besos sobre mi cabeza  putita… si está roja, enorme y pulsando… paradita y durita como te gusta a ti… allí debajo del agua me acerco a tu cuevita y te toco tu culo, mmmm tu sabroso ano, tus pompis… que rica estás zorrita mía…

Luego te clavo mi verga debajo del agua en tu agujero exquisito… tu marido y niños jugando al horizonte y tú los saludas de lejos mientras te enchufo, te cojo, te violo con mi verga pulsando dentro de tu cálida cueva y sus paredes húmedas…

Allí cierras tus ojos y te vuelcas en un orgasmo caliente, si putilla te siento dentro pulsando y comiendo mi verga tu gran concha, aún debajo del agua… que divino Sra. Claudia…

Después que te bombeo hasta dejarte bizca, me vengo yo y me corro, mi lechita hirviendo y espesa en tu rajita… mmmm. Ahí comienzas a jalármela otra vez sin darme descanso y a medio pararse.

Ya vuelta loca por la calentura te pones de espalda a mí, haces nuevamente tu tanguita a un lado, pero ahora me regalas tu rico culito, yo sólo te la ensarto poco a poco y luego de un jalón, aún no entiendo por qué, si sería lo riesgoso de la situación.

Me sentí más caliente que nunca y volví a inundarte Claudia, pero ahora en tu rico culito que tanto me gusta, ahí nos desprendemos y seguimos nuestros viajes disimulados como si nada hubiera pasado…

Lo recuerdas…

Besos húmedos y largos ¡mi putita! Y gracias por todos tus besos y mamaditas en mi tronco Claudia… Cuando te vea te lo clavo a donde más a ti te guste.

Autor: Armando de México

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.