Cogiendo en la isla

¡Comparte!

Comenzó el mete y saca rico, ambos gemíamos y gritábamos de placer. Me agarraba mi verga y me masturbaba mientras me lo metía, hasta que me vine sobre las sábanas… él seguía su mete y saca hasta que comenzó a acelerar de tal manera que sentía sus bolas chocar con las mías a cada segundo… yo gemía y me quejaba del dolor pero placer también. Acabó dentro de mi.

Bueno aquí estoy otra vez contando una de las últimas experiencias que quiero compartir con ustedes… espero les guste. Vivo en la Isla de Margarita, tengo 25 años, ahora estamos en temporada alta, por lo que las rumbas, playas y centros comerciales están a reventar… llenos de gente y de turistas…El 12 de agosto me fui a rumbear con un grupo de amigos, estábamos en Señor Frog’s (discoteca) rumbeando y jodiendo, la discoteca estaba a full de turistas y habitantes de la isla… todo full rumba. En medio de la rumba divisé a un chico que se veía demasiado bueno. Estaba vestido de short de playa y camiseta. Bronceado del sol de la playa, bien parecido, buen cuerpo de gym (no muy exagerado, pero si definido) buenas piernas y buen culo.

Empezamos a echarnos miradas él y yo, pero yo no me podía salir del grupo con el que andaba porque levantaría sospechas (soy de closet, serio y reservado)… total que miradas iban y venían, hasta que fui al baño. Subí y había una cola para entrar a orinar. Cuando estoy en la espera siento que me tropiezan y cuando veo es el mangazo. Por fin nos pudimos conocer. Se llama Sergio, es de Maracaibo, estudia ingeniería, tiene 24 años (aparenta más) y estaba de vacaciones, su familia tenia apartamento alquilado aquí en la Isla y el había llegado ese día ya que tenia que recibir las llaves y su familia llegaba el lunes (no tenían cupo en ferry)… según me contó después.

Entramos al baño él por su lado y yo por el mío, cada quien orinó y salió. Pero nos quedamos en el piso de arriba y nos pusimos a bailar, me invitó una cerveza y comenzamos a tomar. De repente se me acerca al oído y me dice “estoy solo y quiero compañía”. Yo le dije: “yo estoy acompañado y quiero darte compañía”. Se rompió el hielo y empezamos hablar el mismo idioma, yo sabia lo que él quería y viceversa. Nos tomamos otra cerveza y me preguntó: “¿como hacemos?”. Yo le pregunté si tenia algún carro, me dijo que no, pero que tenia apartamento (ahí fue cuando me contó lo de la familia que llegaba el lunes aproximadamente). Yo le dije, OK, yo si tengo carro. Voy a bajar a decirles a mis amigos que me cayeron mal las cervezas y que me tengo que ir. Le dije tú baja por tu lado y espérame en la parte de atrás de la discoteca, te paso buscando, tengo el carro en el estacionamiento.

Así hicimos, nos encontramos atrás y nos fuimos al carro junto. Se montó en el carro y me dijo: quiero comerte, yo le dije que nos íbamos a devorar los 2. Le pregunté donde quedaba el apartamento y me dijo que cerca en el Esparta Suite… o sea a 2 cuadras de la discoteca… rumbeé el carro y nos metimos en el estacionamiento… ahí comenzó todo, nos besamos y nos metimos manos un rato.
Subimos al apartamento, una vista al mar preciosa y un apartamento solo para nosotros. Que rico, entrando al apto nos comenzamos a besar y a devorar, no acostamos en el sofá cama y él me empezó a desnudar, a quitarme la franela, los zapatos, etc. etc.… yo hacía lo mismo, hasta que quedamos en interiores él y yo en bóxer. Me quería morir al verlo desnudo en interiores frente a mi, de lo rico que estaba, yo no soy un latín lover, pero tengo lo mío.

Se lanzó sobre mi y me decía cosas al oído: “te voy a comer, me encanta tu culo y vas a hacer mío”… “te voy a chupar hasta que chilles”… yo le decía: que rico, espero no sea mentira (para hacerlo calentar) Sergio me dijo: “¿quieres pelea?”, “te voy a coger tan rico que me vas a pedir más”… Yo estaba en la gloria con ese tipo encima de mi y sintiendo su verga chocar con la mía, apretándome, restregándose y haciendo roces sexuales…

Me besaba, chupaba las orejas y las tetillas me las chupaba y mordía. Demasiado rico… comenzó a bajar hasta quietarme el bóxer, me chupó, me mamó y me lamió el pene… luego me dijo, es tu turno.

Yo me senté y él se quedó parado al frente mío, me metí ese mástil de verga en la boca, poco a poco (no se cuanto medía pero me llegaba a la garganta y de un grosor considerable) hasta arroparlo en mi boca, comencé a mamarle la verga mientras él gemía y me decía cosas ricas y cochinas para excitarme… le mamé las bolas (tenia el todo afeitado, sus bolas lisas y la raja del culo sin un pelo)…

Con una mano le agarraba el culo y con la otra me hacia la paja… mientras él con sus manos las ponía en mi cabeza y me cogía por la boca… así estuvimos un buen rato hasta que me dijo, quiero hacerte mío.

Nos fuimos al cuarto y me puso en 4, se clavó en mi culo y me comenzó a mamar, me lamía y me sacaba gemidos de lo rico que lo hacia… metió un dedo, luego dos y me dijo: estás estrecho… te va a doler un poco. Seguía lamiéndome y metiéndome mano… luego se levantó y fue a buscar en la maleta condones y la crema de broncear (australian gold de mandarina)… me dijo. Vas a ser mío. Se puso el condón y me untó crema de broncear… y comenzó la embestida… me dolía pero estaba demasiado excitado con ese pedazo de hombre… yo le decía que parara y él me decía que no, que me iba a coger duro y rico para que no me quedara duda de la rica cogida que me iba hacer.

Lo terminó de meter (el pene) y se recostó sobre mí y me dijo al oído (mordiéndome la oreja) es todo tuyo, ahora es que vas a disfrutar de una buena cogida… y así fue. Comenzó el mete y saca rico, duro y lento hasta que empezó a acelerar el movimiento… ambos gemíamos y gritábamos de placer. Me agarraba mi verga y me masturbaba mientras me lo metía, hasta que me vine sobre las sábanas… él seguía su mete y saca hasta que comenzó a acelerar de tal manera que sentía sus bolas chocar con las mías a cada segundo… yo gemía y me quejaba del dolor pero placer también… demasiado rico

Acabó dentro de mi… se tumbó sobre mi un rato y luego se volteó y yo me monté sobre él… estábamos llenos de leche los dos pero con una satisfacción increíble!. Nos recostamos, besamos y acariciamos. Eran como las 3 de la madrugada. Apenas comenzaba la noche… me quedé en el apartamento hasta el domingo al mediodía. Tiramos en el baño, en el kitchinet…

El domingo nos despedimos, intercambiamos teléfonos, hasta el 25 de agosto estuvo en la isla, nos veíamos en las noches pero salíamos a pelar pava y 4 veces lo hicimos en un hotel (costa dorada) porque en el apartamento estaba su familia.

Autor: Joropa de Porlamar

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.