CÓMO CONOCÍ A LOLI EN EL CINE

loli cine

¡Comparte!

Mi amigo Juan quiere contar cómonos conocimos. Este es su relato: ¿Has tenido alguna vez un orgasmoen el cine? Esto me ocurrió una vez que fui al cine con mi parejahace algún tiempo. Pues nos sentamos como a mitad de sala, y ellase puso a mi izquierda. Es morena, con 1,63 de altura y de hombros anchos.No esta gorda ni tampoco esmirriada, o sea, una constitución fuertepero no demasiado. Es bastante atractiva, sobre todo con ropitas sugerentes.Yo soy moreno también, un poco más alto que ella 1,72 y tambiénun poco más ancho que ella, ya sabes, complexión fuerte ycon un poquito de tripa (pero poquita). Ella iba vestida con una camisetaajustada y una falda por las rodillas de esas que se abrochan delante yque resultan muy prácticas en estos casos, ya que es fácilabrirlas por delante sin desabrocharlas. Nada más sentarnos empezamosa besarnos ardientemente y, antes de apagar las luces, ella decidióir al aseo, así que aproveché para pedirle que allíse quitara la braguita y la guardara en el bolso. En su ausencia empezaronlos trailer con lo que bajaron las luces y, al apoyar el brazo en el reposabrazosde la butaca, me di cuenta de que a mi derecha había una mujer maduritade buen ver, con curvas y atractiva, a la que le desplacé el brazoque ella había ya apoyado. Le pedí perdón y me dijoque podíamos compartir ese lugar aunque nuestras manos se tocaran.Estuve de acuerdo pero retiré el brazo. Entonces llegó michica y empezó la película, ya con las luces apagadas deltodo, y ella me llevó la mano entre sus muslos para que comprobaraque me había hecho caso y ya no tenía braguitas. Yo empecéa acariciarla suavemente y, después de un ratito así e inconscientemente,volví a desplazar el brazo de mi vecina de la derecha, a lo quevolví a retirar el brazo. Ante mi asombro ella me lo cogióy lo puso en el reposabrazos cogiéndome la mano. A todo esto yoseguía a lo mío y mi pareja estaba ya muy excitada, inclusose le escapaba algún gemido que quedaba anulado por el volumen dela película. Tenía el coño con poco vello, depiladopero no del todo. Lo suficiente para disfrutar a tope de las caricias queyo le estaba haciendo pero con el toque erótico que le da un vellocortito y bien cuidado. La mujer de mi derecha se había dado cuentade lo que estábamos haciendo y empezó a acariciarme la manoque me tenía cogida y, cual fue mi sorpresa cuando me di cuentade que con la otra mano se estaba masturbando suavemente. Se habíadesabotonado el pantalón y tenía la mano por debajo de susbragas. Yo paré inconscientemente de masturbar a mi novia y ellame cogió la mano para reanudar el movimiento que yo habíadejado de hacer, y así lo hice, seguí masturbando a mi noviamientras la otra mujer me llevó mi mano derecha debajo de sus braguitaspara que siguiera lo que ella había iniciado. Y así lo hice.De repente me encontré con un coño en cada mano y a puntode estallar, pues yo deseaba una mano caritativa que masajease mi pene,duro como una piedra. Así llegaron las dos a un orgasmo casi simultáneoque a mí me supo a gloria. Acto seguido me llevé a la bocalos dedos que habían estado haciendo la faena para saborear lo jugosde esos dos coños que por unos minutos pude tener entre mis manos.Proseguía la película y yo estaba muy acalorado. Mi noviapor un momento estaba más tranquila, pero solo unos minutos. Mivecina de la derecha, quería continuar la guerra, seguíacon mi mano cogida y se la acercó al cuerpo, se había desabrochadola camisa y se podía palpar, que no ver por la oscuridad, sus enormespechos en un sujetador que me pareció de encaje u que creo era negroy muy trasparente, como sedoso. Con mi mano derecha estuve un rato acariciandosu teta derecha pues la izquierda me quedaba muy cerca y no podíamaniobrar, y soltó algunos gemidos de placer. Pude notar como suspezones crecían, al principio apenas se le notaban pero al minutoseran enormes, yo le daba pellizquitos y ella se movía de modo claroen la butaca, daba como saltitos y movía las piernas. Menos malque la peli era de suspense y de vez en cuando salían escenas desorpresa que cautivaban el interés de los asistentes, yo estabamuy atento a dar placer a esta hembra y a mi novia. Saqué el pechodel sujetador y ella hizo un movimien

to que los liberó completamente,se desabrocho y sus dos pechos saltaron libres y felices, eran enormesy muy duros y suaves, veía como babeaba de satisfacción yse mordía el labio inferior. Con su mano izquierda me acariciabala polla que yo tenía a reventar dentro de mis pantalones. Me bajóla cremallera e introdujo un dedito por mi slip, que hizo a un lado y sacóla verga que saltó a todo lo largo de 22 cm, como una bandera. Estabamuy mojado y expulsé líquido preseminal que mojó sumano y se lo llevó a la boca. Empezó a hacerme una paja,arriba y abajo. Mi novia ya echaba de menos mis caricias y notaba que meponía nervioso y movía pero aunque la película eraentretenida no parecía ser la razón, me miró y vioque estaba gozando y se me caía la baba y movía mis piernasdando saltitos. Llevó su mano a mi entre pierna y se encontrócon otra mano que me tenía agarrado por mis mismas partes. Se asustóun poco y alejó la mano, pero luego pensó que no importabalo que sucedía y que podíamos gozar los tres. Se fijóque a mi lado había una mujer sola y acarició su mano. Yoestaba teniendo un orgasmo muy bestia, ya se me notaban los gemidos, casigritos, pero la peli hacía más ruido que yo en ese momento,menos mal. Me di cuenta de que las dos se acariciaban las manos lo quequería decir que estaban de acuerdo con la orgía. Puse misdos manos en cada una de sus rodillas y fui acariciando acompasadamentesus chochitos, el de mi vecina más peludo y negro como luego vería,con un clítoris prominente, era una mujer de bandera, mayor, 36años, me enteré de que era profesora de ESO de Cultura clásica,y que también escribe relatos eróticos contando que lo hacecon alumnos, alumnas y profesoras, aunque no está cerrada a hacerlocon todo hombre y especialmente mujer, que es su actual fantasía.Está muy bien, tiene una curvas muy apetecibles y una ropa eróticaintima que solo verla te pone a 100, no me extraña que sus alumnoshagan cola para follar con ella porque viste muy provocativa, con minifaldasy medias negras con costuras, zapatos altos de tacón fino y blusasmuy escotadas que dejan ver parcialmente sus sujetadores de encaje negrosemi transparentes. Bueno, este suceso en el cine está suponiendoque lo hagamos algunas veces los tres juntos, mi novia, Loli y yo. Peroestoy un poco asustado porque Loli es muy posesiva y dice que me quierepor completo y no me quiere compartir, se excita mucho con mi novia y hacenunos 69 que me ponen con toda mi verga erecta, pero dice que tengo quedejar a Carmen. Tengo un verdadero problema porque ella no piensa dejarde hacerlo con sus alumnos, profesores y demás gente que le apetezca.Pero yo estoy enganchado a su sexo y su forma erótica de vestiry desvestirse. Bueno está bien, Juan, no es necesario que cuentestodo, el caso es que Juan y yo nos conocimos en este cine, fue una sesiónmuy bien aprovechada y desde entonces nos vemos los tres, pero no sési esto va a durar porque yo tengo mucha gente que quiere follar conmigoen el Instituto y ya casi tengo que anotar en mi agenda con quien tengoque follar cada día. Es cierto que tengo una enorme fantasíapor escribirme con mujeres y probablemente poder hacer mis sueñosrealidad. Por favor si eres mujer y puedes entender que yo sea una apasionadapor la lencería, sexo completo y en todas sus versiones, si ademásme puedes contar tus fantasías y relatos más eróticose íntimos escríbeme a doloresxxx (arroba) hotmail.com.Un besito cariñoso.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.