Como disfrutar siendo cornudo (Parte 1)

Hola amigos. Me case hace unos 9 años. pero hace unos 5 empezó a rondarme la idea de hacer un trío o un intercambio de pareja. Les contare que mi esposa es una mujer de cara normal pero tiene unas piernas y unos senos deliciosos. No es gorda ni flaca, pero el conjunto llama mucho la atención en la calle. Al principio hacíamos el amor de manera normal, quiero decir nada raro, ni siquiera sexo anal. Ella en ese entonces era una mujer recatada, que ni siquiera se atrevía a ponerse un hilo dental como ropa interior, pues decía que era incomoda. Luego yo comencé a hablar con ella, le compraba ropa, sobretodo ropa interior, y ella empezó a gustarle, pienso yo porque se dio cuenta que con ese tipo de ropa la hacia mas llamativa en la calle. Además cuando salíamos a moteles yo ponía películas porno y veía como ella se calentaba viéndolas, al  principio no le llamaban la atención, pero luego me di cuenta que le empezaron a gustar donde salían tríos de un hombre y dos mujeres. Al darme cuenta de esto mientras le daba una buena mamada de esas que me gusta dar, le preguntaba si así quería que otra nena la chupara, a lo que ella me decía que si, que si le gustaría, y terminábamos follando de locura.

Luego después en frió le pregunte si de verdad quería que buscara a alguien en Internet para hacer realidad esta fantasía y ella me dijo que no. Que de ser así ella tendría que ser alguien conocida y muy bonita. Así paso el tiempo, dejamos el tema así, pero de vez en cuando fantaseábamos con el tema, hasta que un día también viendo una película aparecía un tipo culeando, pero cuando estaban en plena faena aparecía el esposo de la chica en la escena y se quedaba tras la puerta viendo como su esposa culeaba con el otro. Luego de pajearse tras la puerta entraba y en lugar de armar lío cogía a la esposa y le daba por el culo mientras la ponía a chupar la verga del otro tipo. Esta escena nos puso a los dos a mil, y yo le decía si quería que otro tipo se la tirara, y ella me decía que si, que si le gustaría. Como se imaginaran  esa noche culeamos  súper, de la calentura que nos dio el tema.

Luego de solo pensar en la idea me excitaba y me pajeaba imaginando a mi esposa mamando otra verga, o imaginándola en cuatro clavada por otro tipo. De ahí empecé a “trabajarla” para que accediera a estar con otro hombre, pues si estaba ella con otro hombre luego podríamos hacer tríos, o incluir alguna mujer que le gustara, bueno las posibilidades se abrían muchísimo, pero el primer paso era que ella accediera a estar con alguien mas. Cuando le preguntaba en frío, ella me decía que no, que conmigo era suficiente, que no necesitaba a nadie mas. Pero mi idea era clara, quería que estuviera con otro hombre. Para ello entonces en las noches cuando ella estaba como con ganas de hacer cosas ricas. Empezaba a calentarla, la chupaba mucho tiempo,  la calentaba, y cuando estaba bien caliente, le empezaba a preguntar por la ropa que se había puesto durante el día, que si otros hombres la habían mirado, que si le habían dicho cosas en la calle, a lo que ella me respondía que si, y yo le empezaba a preguntar como la habían mirado, que si le habían visto el escote, o que si habían fijado que debajo de la ropa llevaba hilo dental, a lo que ella iba respondiendo poco a poco y me iba calentando mas y mas. En ese punto le preguntaba si había visto alguien con quien quisiera estar, las primeras veces me decía que no, que no había visto a nadie, pero sin embargo le preguntaba que si quería que otro hombre se la culeara y ella me respondía que si, para probar. Allí era el punto donde yo aprovechaba y empezaba a preguntarle que quería que le hiciera el otro hombre, entonces le preguntaba:

– Te gustaría que te chupe la chochita así?…y se la chupaba como a ella mas le gustaba. ¿Y que te meta un par de dedos mientras te chupa el clítoris? ¿Y luego que te chupe las tetas así? ¿Suave o duro?

Y ella iba respondiendo imaginando que estaba con el otro.

Luego la clavaba y le decía… ¿Así quieres que te clave? Y ella gritaba… SI ESO, QUE ME CLAVE ASÍ DURO…

Y llegábamos al tiempo de una manera…excepcional

Un noche me contó que un amigo le estaba echando los perros y que estaba segura que el tenia intenciones de llevarla a la cama si ella lo permitía. Instantáneamente se me puso la verga como un palo, y le dije, mira como me has puesto, y al sentir eso, me dijo, veo que te gusta la idea. Y yo le dije, por supuesto, Cómetelo y me cuentas, y me dijo:
– ¿Seguro? Después no me vengas con reclamos ni nada.

Yo le dije que le hiciera, que era lo que mas deseaba.

Ella esa noche estaba muy caliente, y le dije todo lo que debía hacer, le dije que se lo mamara, que se dejara conquistar, inclusive le dije que ropa se llevara para que estuviera bien buena. La siguiente semana me dijo que él la había invitado a salir y que pensaba que ese día podía pasar algo. Yo le dije que listo que fuera. Que no había problema. Finalmente llego el día, en la mañana casi no la dejo vestir, y ella también estaba muy caliente, me dio un beso y me dijo, no sigas por que si culeamos ahora no tendré ganas para por la tarde. Con esto, quede quieto y mejor la deje quieta para que fuera a culear con su amigo en la tarde. Ese día casi no puedo trabajar, en la tarde me fui para la casa y solo en la casa no dejaba de pensar, recibí su llamada y me dijo que si yo estaba seguro, que después no me fuera a arrepentir, que ya se lo había pedido y ella le había dicho que si, que estaban almorzando, y luego saldrían a un motel. Yo le dije que si que se divirtiera mucho y fuera y se culera bien rico. Ella colgó y durante la tarde me hice la paja una 5 veces imaginando cada una de las cosas que estarían haciendo.

Finalmente, la espera termino, llego a la casa, normal, como si nada hubiera pasado. En un principio, pensé que se había echado para atrás, pues no me hizo cara de felicidad, como yo esperaba verla. Casi no nos acostamos cuando le pregunte

-¿Y bien?

Y empezó a contarme todo. Me dijo que había sido todo un caballero, que la desvistió, y la beso mucho antes de hacer cualquier cosa, luego si empezó a chuparla, y a besarla por todo el cuerpo, después se puso un preservativo y la clavo, ella gritaba y el mas la clavaba. Así probaron varias posiciones hasta que se vinieron. Mientras ella me contaba cada detalle mi verga se ponía mas dura. A lo que ella se dio cuenta, y me dijo:

– ¿Veo que te gusta lo que hice?

– Siii – dije yo con la voz entrecortada.

– Ahora no te puedo atender por que ya me clavaron suficiente por hoy – dijo ella- si quieres te puedes pajear o pegarte una refregada con mi culo para que descargues tus ganas.

Como ya estábamos bajo las cobijas y sintió que yo ya tenia la mano en la verga, dijo

-Veo que ya elegiste…entonces si tienes tanta calentura entonces pajeese ahí delante mio ( y quito todas las cobijas que me cubrían a mi).

Al principio me sentí mal, por la forma autoritaria como me lo dijo, y ahí estaba yo desnudo con la verga tiesa a mas no poder, delante de ella, y la muy puta me dijo

– A ver que tanto le gusto que me culera a mi amigo

Y yo comencé a pajearme como nunca, ella me calentaba y me decía:

– Veo que te ha gustado, y a mi también, me ha gustado. ¿Me vas a dejar culear así otra vez?

– Claro… todas las veces que quieras.

Y la muy puta me dijo:

– Bueno mi cornudo, de ahora en adelante yo culeare con quien quiera, y tu podrás saberlo pero no te dejare mirar ni nada, si acaso te contare, para que te pajees así como lo haces ahora.

Y en ese momento me vine como nunca antes. Ella se rió, y me dijo… bueno a dormir.

A partir de ese momento comenzó mi vida como cornudo consentido. Pero en las siguientes partes les contare las otras historias. Si alguno de ustedes tiene historias similares escríbanme a y compartiremos nuestra particular forma de ver la vida.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

2 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por elnuevocaballero

Solo quien se atreve a experimentar el placer se atreve a vivir... Deja tus tabus y tapujos atras y atrevete a vivir como nunca has vivido.

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Se disfruta mucho, mi esposa se trae compañeros de estudio y se quedan hasta la madrugada, yo me hago el dormido y ella se levanta y se les acuesta encima a besarlos y a culear, yo los oigo y supuestamente sigo roncando, cuando regresa a la habitación, silenciosamente la limpio y me la cojo, ya han venido 4 compañeros y repiten, yo los atiendo y para ellos soy cornudo y no lo sé, los sabores de los sé en son distintos

  2. Tu relato me encantó, desde hace ya un tiempo mi esposa se acuesta con otros hombres con mi consentimiento pues disfruto en cantidad viendo como se la clavan y la hacen gritar de placer, ella me deja grabarla para luego yo masturbarme viendo sus videos. Es para mí una grata sorpresa saber que hay otros hombres que sienten como yó placer viendo a su mujer con otro hombre…Gracias por tu relato.

  3. En verdad se lo que sentiste. Con mi esposa hacemos lo mismo, me encanta que me cuente sus experiencias. Algunas veces hasta me permitió verla junto con alguno de sus amantes(trayendol para casa). Si te interesa comunicate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *