COMO PASAR UNA TARDE DE SABADO

¡Comparte!

Estimados amigos me dispongo hoy a contaros lo último que me ha sucedido, os sonará casi a película, pero es real.

Me encontraba yo sola en mi casa la semana pasada cuando mi vecino de al lado comenzó a poner la música alta, este se encuentra viviendo en el piso de alquiler pues se encuentra estudiando, es lo que se denomina un piso de estudiantes, solo que los fines de semana estos no se encuentran aquí. Era sábado y la música me decía que alguno se había quedado aquí para pasar el fin de semana. Yo tenía mucho que estudiar, pero la música no me dejaba hacerlo así que me dispuse a quejarme en persona.

En pijama por supuesto abrí la puerta y llamé al timbre, tuve que hacerlo varias veces para que me oyeran. Me abre entonces la puerta un morenazo que ni te cuento, ojos marrones, delgado, fuerte, estatura media, pelo castaño y mirada profunda.

-Oye, te importaría bajar la música que no puedo estudiar, tengo examen de matemáticas y entre que no me entero y la música…- le dije.

Me dice entonces que no me preocupe y le disculpe que ahora mismo baja la música y no solo eso sino que además me invita a entrar, tiene 24 años y esta terminando la carrera de Química, así que se brinda para ayudarme en el examen. Yo le dije que no y me marché, pero al rato vi que tenía numerosas dudas así que me dispuse a preguntarle a mi vecino, me puse entonces guapa y me arreglé un poco. Al abrirme la puerta su mirada fue otra, y es que había ganado mucho.

-mira, tengo una duda… ¿podrías ayudarme?- le dije.

Me contestó que si, nos presentamos y entré, nos sentamos en el sofá y él se puso a mi lado, yo pícaramente me había puesto falda y él no dejaba de mirarme las piernas.

No se como me las ingenié, pero cuando quise darme cuenta me encontraba comiéndole la boca, nos besábamos con locura, como si nos hubiéramos estado deseando muchos años. Empezó él entonces a meterme la mano por debajo de la falda, mientras yo le quitaba la mano… no quería parecer chica fácil.

Entonces coge y me dice que pensaba que yo era más lanzada y atrevida, a lo que le contesto que si, que lo soy, y me hace una proposición.

-No eres capaz de quitarte las bragas y dármelas…

Cojo y metiendo mis manos por debajo de mi falda bajo mi tanga amarillo, y se lo doy… él con cara de sorpresa lo coge y acercándoselo a la cara me dice -andas muy caliente ya Cinthia, tu tanga esta húmedo y huele muy bien.

Lo cojo de la mano y me lo llevo a su habitación… y… madre mía, una cama de matrimonio con un armario enfrente lleno de espejos…

Me tumbo en la cama y él levanta mi falda metiéndose debajo, comienza entonces a darme lametones y chuparme el chochete que ya tenía bien húmedo, cogemos entonces y hacemos un 69, yo mientras me encontraba encima de él chupándosela, me podía ver en el espejo, aquello me excitaba, el estar viendo mientras se la chupaba, tenía un aparato fabuloso y yo deslizaba mis labios una y otra vez por su polla mientras él seguía haciendo de las suyas… ya me estaba introduciendo un dedito por el culo, a lo cual no le dije nada pues era algo que me gustaba.

Me pongo encima de el, con su pene dentro de mí, me comenta lo bonito que se ve mi culo en el espejo botando sobre sus testículos y yo mirando hacia atrás me doy cuenta de que es así. Por ello mismo me bajo de él y me abro de piernas, ahora quiero ser yo la que mire al espejo, él se coloca encima de mí, yo estoy sentada, quedando él de espaldas al espejo, mientras soy penetrada veo su cuerpo desnudo moviéndose sin parar.

Comienzo entonces a gemir, y él al oírme empieza a respirar con mucha intensidad… noto entonces que comienza a correrse y yo… me voy sin poder remediarlo…

Entonces se levanta y se marcha al servicio… yo… me quedo sentada, abierta de piernas en la cama y mirando al espejo… puedo ver mi coño chor

reando semen… como sus flujos salían de mí y caían por mi cuerpo hasta sus sábanas…

Aquello me excitó mucho pues nunca me había visto así, frente a un espejo… cogí… y me limpié bien, tanto que me corrí de nuevo tras acariciar mis labios y mi clítoris… Carlos que así se llamaba no pudo evitar echarse una paja mientras observaba como me metía el dedo… vaya día con el espejito, al final ni estudiamos ni nada de nada, pero he de decir que al menos lo pasamos bien.

Autor: Cinthia

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.