Con mi esposo en el auto.

Somos una pareja yo de 29 el de 30 entre el trabajo y el cuido de los niños no nos queda mucho tiempo para tener intimidad por eso cuando se da la oportunidad hay que aprovechar donde sea… cuando se trata de follar.

Mi esposo es un abogado y catedrático de una muy buena universidad de nuestra ciudad, un día al salir de dar clase si camioneta se descompuso y pues no quedaba más que irlo a traer.

al llegar lo encontré sin saco ni corbata con unos cuantos botones de la camisa sueltos *ver el pecho de los hombres a algunas mujeres nos excita*

esto producto de los intentos que había hecho por reparar la camioneta cuando me bajo para ver si puedo ayudar me recibe con un beso y un abrazo, de esos abrazos en los que hacen que re levanten del suelo, el sudor había hecho que su perfume se volviera un aroma penetrante.

Luego de un rato de intentos fallidos por arreglarlo decidimos irnos a casa, el se ofreció a manejar mi auto y yo accedí, mientras íbamos en el camino el empezó a decirme que me veía bonita lo cual combinaba con caricias en las piernas…

y me dijo que quería follar *y yo después de verlo en ese atuendo y sentir su aroma algo había pasado entre mis piernas*

  • ME HIZO SUYA

a medida avanzábamos las caricias fueron subiendo de tono mi marido se saco su pene y yo estaba ahí entre sus piernas.

chupándolo lo recorrí de arriba abajo hasta llegar a sus huevos y tragármelos el ya había subido mi falda y había hecho a un lado mi tanga.

acariciaba mi vagina de una manera suave pero que a la vez provocaba pedir que me metiera los dedos.

el siempre me ha dicho que soy muy buena con las mamadas “sos una experta mamando” “que boca tan perfecta para chupar pene”

y a juzgar por sus gemidos le he creído lo tenia muy excitado y yo también en un momento sentí como nos salimos del camino y apago el carro sabía que había logrado el objetivo y que íbamos aprovechar ese momento-

Cuando intenté pasarme a la parte trasera del carro, el me detiene y sin pensarlo entierra su cara entre mi culo y mi vagina y diciéndome “estas tan rica mi amor” ahí estaba yo mojada,

a tal punto que escurría el metía su lengua y yo solo trataba de contener los gemidos pero el placer era tanto que no pude y entre chupada y chupada que me daba me metía la lengua,

abría con sus dedos mi vulva y me succionaba, me daba pequeñas mordidas y volvía a chupármela toda hasta que me vine, me vine en su cara y un grito de placer se escapo de mi.

nos desnudamos completamente y el se puso encima mío y me dijo “te voy a follar mi amor” su pene entro fácil pues yo estaba muy excitada y lubricada..

así pasamos mientras el combinaba movimientos lentos con movimientos fuertes hizo movimientos en círculos y fue la causa de mi Segundo orgasmo y de que se me escaparan gemidos.

los dos estábamos excitados al tope, sudados y los vidrios empañados pero era mi turno de cabalgar y me subí en el sus manos rodeaban mi cintura me apretaba mucho y por momentos mis nalgas, rojas ya de sus nalgadas.

lo tenia a punto de venirse y el me mete un dedo en el ano (ahí nació mi interés por un trío, esto se los contaremos en otro relato) cuando lo mete yo dejo de moverme

y el abajo de mi toma el control y a medida movía su pene movía su dedo, estaba extasiada, tuve mi tercer orgasmo su pelvis estaba empapada de mis fluidos yo escurría sabía que tenía que hacerlo acabar en mi.

por lo cual decidí chupar su pene así mojado de mis fluidos sentí como sus huevos se contraían, llenando semen mi boca, lo dejé sin una gota con delicadeza y con mi lengua la dejé limpia y yo estaba satisfecha.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

2 votos
Votaciones Votación negativa

2 Comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *