Con mi tía en la bañera

¡Comparte!

Se metió conmigo en la bañera, dejando que mi vergota se metiera por su vagina, entró suavecito, salió una y varias veces de su concha, ella comenzó a gemir a gritos y sentí dentro del agua de la bañera como el caminito de su vulva se convulsionaba apretando por dondequiera mi verga, y cuando comencé a escupir semen me di cuenta como lo succionaba su agujero suculento.

Esta historia es 100% real, incluyendo nombres y lugares.

Mi nombre es Carlos y tengo 35 años, mi tía tiene 45 y es una maestra de escuela, solterona; es mi vecina.

Un fin de semana el calentador de agua se descompuso; y aprovechando que soy un exhibicionista, súper caliente, fui a la casa de mi tía a pedirle me dejara tomar una ducha en su casa, ella accedió y entré a su baño, un sitio viejo y con una tina en medio del baño, sin cortinas ni nada. Me abrió la llave de agua.

– El agua tarda un rato en salir caliente, dijo mientras salía por una toalla; – Aproveché y me quité la ropa, quedando totalmente desnudo.

A su regreso estaba yo junto a la bañera y ella se acercó a tocar el agua.

– Ya está tibia, dijo como si fuera muy normal que mi verga colgara libremente frente a sus ojos. – A ver, dije acercándome con una semierección muy notoria, si está bien, me voy a meter; me introduje en la bañera y entonces ella se dispuso a salir. – Espera, le dije, no hay jabón – Ay sobrinito, que flojito eres, está en el mueble de al lado, dijo acercándose a tomar el jabón y se hincó a un lado de la bañera diciéndome, para que veas que eres el sobrino consentido hasta te voy a enjabonar.

Empezó a sobar mi espalda, y a través del agua podía verse con claridad mi pene totalmente erecto, incluso aflorando su cabezota sobre el agua.

Siguió con mi pecho, y se detuvo para echar agua quitando el jabón; luego se secó las manos y dijo:

– Ok, ahora si te enjabonas solito, o qué, quieres que le siga? – Que mala gente tía, ya me estaba relajando rico y ahora resulta que tengo que enjabonarme. – Bueno, dijo sentándose en el mismo lugar, pero paráte para que no me empape.

Me puse de pie en la bañera y mi verga estaba total y completamente parada, a la altura de la cara de mi tía quien nunca la había visto. Ella no hizo ninguna expresión y comenzó a enjabonar mis piernas, subiendo muy lentamente con sus manos por en medio.

Me echó agua para quitar el jabón antes de llegar arriba de las rodillas, para luego iniciar la mejor parte, enjabonaba la parte de adentro de las piernas llegando a toparse con mis huevos, tocándolos ligeramente con la parte de afuera de su mano mientras lavaba la parte de dentro de las piernas.

Entonces al llegar a la parte de la cintura enjabonó mi culo, luego enjabonó mi estómago y se topó con la punta de mi verga, la cual agarró con cuidado y la movió a un lado mientras enjabonaba mi abdomen bajo (sentí delicioso).

Empecé a moverme como si me estuviera cogiendo su mano. En seguida se separó y me lanzó agua para quitar el jabón y me dijo que me sentara en la bañera.

Pensé que hasta allí había llegado, pero no era así, ella metió la mano y tomó mi verga, comenzó a jalarla con cuidado sin decir nada, yo empecé a moverme con movimientos de copula; y le pedí que me la mamara, a lo que inmediatamente accedió…

Le empecé a tocar el culo y como me di cuenta de que no se quitaba le bajé los calzones, entonces se puso de pie, y se quitó todo, incluida la ropa interior.

Me quedé pasmado al ver sus tetas dentro de unas gigantescas aureolas, su vello púbico que nacía en el ombligo y se expandía abundantemente hasta las piernas (creo que nunca se había depilado), pero lo más impresionante era el olor a conchita.

Se metió conmigo en la bañera, dejando que mi vergota se metiera por su vagina, entró suavecito, salió una y varias veces de su concha…

Ella comenzó a gemir a gritos y sentí dentro del agua de la bañera como el caminito de su vulva se convulsionaba apretando por dondequiera mi verga, y cuando comencé a escupir semen me di cuenta como lo succionaba su agujero suculento.

Acabamos, nos vestimos y nos hemos siguiendo reuniendo en casa con mis padres, pero se me sigue antojando otra cogida, ¿ustedes qué opinan?

Autor: Carlos

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. carlitos……..rompele el culo una y mil veces………..ella te lo agradecera de por vida!!!
    ahhhhh…..no querra venir a enjabonarme a mi tb???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.