Con nuestros amigos en su casa de Ixtapa, Mexico

ixtapa mexico

Que tal, mi nombre es Mariella, soy una mujer de 29 años, alta 1.74m, pelo castaño oscuro, con buen cuerpo, mis tetas sin ser muy grandes son bonitas, tengo buena pompi y me considero muy guapa. Nunca tuve problema en atraer hombres muy guapos.

Mi esposo se llama Juan Pablo, tiene 30 años, también es alto, mide 1.86m, pelo corto negro, muy guapo, tiene cuerpo trabajado si ser un fisicoculturista, va a el gimnasio 3-4 veces por semana, me fascina su pene de 17cm el cual sabe usar con maestría.

Juan Pablo y yo nos conocimos hace casi 5 años y nos casamos hace 6 meses, tenemos una relación muy bonita, con mucha confianza, nos reímos todo el tiempo y el es muy atento y me consiente mucho. No es un matrimonio perfecto pero puedo decir que estoy sumamente feliz con él, nos amamos muchísimo y para nosotros es lo mas importante.

Desde hace aprox 2 años, cuando estábamos en la cama, no recuerdo el porqué, pero empezamos a fantasear como lo hacen muchas parejas, con incluir a alguien en esas fantasías, primero empezó con incluir a una mujer, luego a un hombre, luego a una pareja.

Mientras cogíamos, Juan Pablo me decía que si me gustaría estar sintiendo las manos o el cuerpo de otra mujer, así como el pene de otro hombre en mi boca, y eso me prendía muchísimo y a él también, llegamos a unos orgasmos espectaculares.

Conforme el tiempo pasaba esas fantasías eran mas frecuentes, yo no podía creer que hubiera llegado a ese nivel de “locura” nuestras fantasías, pero no puedo negar que me excitaban muchísimo, en el fondo, siempre quería que se hicieran realidad.

No es que yo fuera una mojigata ni mucho menos, llegue a tener algunas experiencias con novios anteriores e incluso con amigas de la prepa, nada mas allá de besos y toqueteos pero siempre tuve en mi esa espinita de lo que sería explorar mi sexualidad a fondo. Juan Pablo era mas abierto, el tuvo muchas conquistas y el estaba abierto a explorar el mundo de una relación mas abierta y me incitaba a ello, con sus constante frases al momento de tener sexo que me prendían en exceso.

Tanto me prendían que yo le ayudaba a completar las fantasías, mencionando nombres de mujeres que conocíamos o de parejas de amigos o conocidos, cosa que a el también le excitaba demasiado cuando yo me volvía una perra.

Así transcurrieron estos 2 años hasta que una pareja de amigos, Cecilia y Armando, nos invitaron a pasar las vacaciones de año nuevo en casa de sus padres en Ixtapa, una playa muy bella en el Pacifico Mexicano.

Juan Pablo y Armando son amigos desde pequeños, fueron a la misma escuela y desde siempre han llevado una amistas muy cercana. Armando se casó casi al mismo tiempo que nosotros con Cecilia, una mujer muy guapa que hace voltear a cualquiera.

Armando es un tipo de 1.80m, ojos miel, pelo castaño y a mi parecer es atractivo, y Cecilia es rubia, ojos azules y mide 1.75m, pero lo que destacan son sus senos que calculo han de ser 34c, naturales y que vuelven locos a muchos, incluso a mi, que he tenido la idea, en mis momentos de calentura, de tocarlos y chuparlos.

Total que después de recibir su invitación con gusto aceptamos y nos pusimos de acuerdo para el traslado, gastos, etc.

Así llegó el 27 de diciembre y nos fuimos vía aérea de la Cd de México rumbo a Ixtapa, al llegar tomamos un taxi directo a casa de nuestros amigos los cuales ya nos esperaban ahí. Para los que no conocen Ixtapa, lo único que puedo decirles es que es una maravilla de lugar para ir a vacacionar, encuentra uno excelentes restaurantes y muchas actividades diurnas y nocturnas muy divertidas.

Al llegar a las casa de Armando, o mas bien dicho, de su padres, quedamos asombrados por la belleza, entrada amplia, con vista a la bahía, alberca volada, varios cuartos, personal de servicio, etc. Lo que hacía suponer que nuestras vacaciones iban a ser muy agradables.

Llegada la noche del primer día decidimos prepáranos unas bebidas, botanas y ponernos a platicar en la sala de estar que esta junto a la alberca, con un vista inmejorable de la bahía. Fue pasando la noche, así como los tragos y la música, y el alcohol empezó a hacer efecto, platicando de mucho temas e historias viejas. Cecilia propuso jugar un juego de verdad o reto a lo cual todos accedimos pensando que iba a ser algo muy inocente, a lo cual el tiempo nos demostraría lo contrario:

Así empezó el juego con preguntas sencillas y tontas, pero poco a poco fue subiendo de tono….

-Alguna vez has besado a alguna mujer? Me preguntó Cecilia

-Prefiero no contestar Ceci jajaja..dije yo

-Por que te ríes? Seguro que sí lo has hecho…dijo Armando

-Bueno pero no vale decirle a nadie mas ok? Sí lo he hecho, en prepa tuve mis “queveres” con dos amigas…contesté yo

Juan Pablo, que en ese momento estaba dando un trago a su bebida se rió y escupió y todo reímos, Cecilia se mostró intrigada…

-Es en serio Mariella? Wow, no pensé que tú…. la interrumpí

-No pensaste que yo fuera mal portada jajaja? Pues sí, es la verdad y no me arrepiento, Juan Pablo ya sabía y hasta de repente me pide detalles de aquellos encuentros… dije yo

-Han de ser muy buenos detalles seguramente jajaja… comento Armando

-Si supieras!…comento Juan Pablo y todos reímos y ahí quedó la situación.

Posterior a eso el turno era para Armando y le tocaba preguntarle a Juan Pablo:

-Juan Pablo, y tu has besado a alguien de tu mismo sexo? Jajajaj …pregunto Armando riendo por hacer la misma pregunta anterior

-Para nada, respeto a la gente que le gusta experimentar pero yo no he tenido ninguna experiencia de esas…comentó mi esposo.

-Que lástima…dije yo y todos me voltearon a ver con incredulidad….-así como a ustedes hombres les excita ver a dos mujeres tener lo suyo, a mi me gustaría ver o saber de dos hombres-..finalicé

-Pues no cuentes conmigo- dijo Armando…-Ni conmigo- dije Juan Pablo y todos nos echamos a reír.

Posteriormente fue mi turno de preguntarle  Cecilia:

-Ceci, tu has besado a alguna mujer?-pregunté

-La verdad no, pero siempre he tenido curiosidad-contesto ella

La ronda había acabado y ahora era turno de Cecilia de preguntarle de nuevo a mi:

-Mariella, dinos los nombres de las mujeres con las que tuviste tus cosas en prepa- me dijo

-La verdad prefiero no, es algo entre nosotros, prefiero un castigo- dije yo

Se volteó Ceci y le dijo algo en secreto a Armando, el cual asintió y sonrió:

-Tu castigo será que me des un buen beso!!!- dijo Cecilia

Todos nos sorprendimos y reímos, volteé a ver a Juan Pablo, el cual con una sonrisa en su cara movió los ojos asintiendo, seguro estaba feliz de ver a su esposa besarse con Ceci, esposa de su amigo, una rubia muy guapa y con la cual una que otra vez habíamos fantaseado, aunque una cosa era un beso en un juego y otra cosa era fantasear con ella teniendo sexo de todas las formas posibles, algo era algo.

Me acerque a su silla, me incliné hacia abajo y le plante un súper beso, ella sostuvo la respiración y de pronto tanto ella como yo abrimos un poco nuestras bocas y sacamos levemente nuestras lenguas, me mojé al instante al sentir sus labios y su boca. Fue un beso muy erótico y tierno, y mas cuando colocó su mano derecha en mi mejilla como para no dejarme ir. Duramos así aprox 10 segundos. Cuando terminamos nadie dijo nada regrese con una sonrisa a mi lugar y ella se quedo absorta con sus mejillas rosadas y respiración agitada, Armando su esposo igual estaba con una sonrisa viéndola y esperando su reacción, cuando regresé a mi lugar, Juan Pablo se acero a mi y me dijo –que rico beso le diste- y me dio un beso profundo en el que metió toda su lengua a mi boca, lo cual me mojó un poco mas y alcancé a ver como se le erectaba su pene…-te excito lo que viste mi amor? Te excita probar la saliva de Ceci de mi boca?- le dijo yo….-muchisimo!!!- me dijo en voz baja.

Algo acaba de pasar que a todos nos dejó pasmados, pero fue algo erotico y divertido. Cuando Cecilia regresó de su trance dijo –Wow, fue algo super lindo, que buenos besos das Mariella, me quedé sin palabras- comentó y todos reímos de nuevo.

-Si vieran como han dejado a este- Dijo Cecilia al momento que estiraba su mano para agarra sobre el traje de baño el pene de Armando, el cual se veía que estaba erecto.

-Ni que decir de Juan Pablo jajaja- Dije yo poniendo la mando sobre el pene erecto de mi esposo.

Ahora era turno de Juan Pablo para preguntar o poner un castigo a Cecilia, pero sin siquiera preguntar Cecilia pidió castigo, supongo q esperando que ahora los castigos fueran subidos de tono, por lo que me acerque a Juan Pablo y en secreto le dije el castigo que le debería de poner, el me volteó a ver incrédulo pero le dije que se animara con una sonrisa:

-Cecilia, tu castigo será que me beses a mi, ya has besado a mi mujer pero yo no he tenido el gusto, claro, si a Armando no le importa- dijo mi esposo

Cecilia volteó a ver a Armando y él le dijo –castigos son castigos-

Por lo cual ella se levantó y se acero a Juan Pablo, y al igual que yo se inclino hacia delante y le planto un beso, al igual que a mi, coloco sus manos en la mejillas de Juan Pablo y dicho beso duro como 15 segundos, pero en lugar de ser tierno ella le comia la boca y le mordía los labios como si estuviera loca de sexo, esa visión de es mujer que siempre, muy en el fondo me había excitado, besando a mi esposo de esa manera tan salvaje me prendió muchísimo, no se porque, no sentí celos, sino orgullo de que una mujer tan bella pudiera desear así a mi guapo esposo.

Pasado el beso y recuperándonos todos del momento, fue turno de Armando de ponerme castigo a mi y dijo:

-Ya todos han tenido varios besos excepto yo, lo justo es que Mariella me de un buen beso no creen- dijo Armando riendo

Todos asentimos, voltee a ver a Juan Pablo y le dije que si no había problema, el se acerco a mi y me dijo –Disfrútalo putita-, esas palabras me mojaron aún mas.

Me acerque a Armando, me senté en su regazo, pude sentir su pene súper duro debajo de mis piernas y acerque mi boca a la suya y le plante un beso, igual tierno pero introduciendo mi lengua en su boca, toda la situación me superaba, había besado a Cecilia enfrente de mi esposo, había visto a Ceci besar a mi esposo con locura y ahora estaba encima de las piernas del esposo de Ceci metiendo mi lengua en la suya y sintiendo como palpitaba su pene debajo de mis piernas.

Acabado el beso regresé a mi lugar y todos seguíamos asombrados y felices de hasta donde habíamos podido llegar, la verdad ya nadie hacia caso al juego, sino nada mas a ver hasta que tan lejos podría llevarse esto.

Ahora el turno de Cecilia y comentó:

-La verdad aprovechando el momento, creo que estaría bien los esposos nos dejaran ver sus penes para ver el estado en que los hemos dejado, no crees Mariella?- dijo Ceci

-Claro! Queremos ver el efecto que tenemos en ustedes- dijo yo, y me emocionaba la idea de conocer el pene de Armando, el cual tenia fama de ser de buen tamaño.

No cortos ni perezoso, los dos hombres se levantaron, se voltearon a ver sonriendo y contaron hasta 3, y al momento se bajaron sus trajes de baño y de ambos salieron rebotando sus penes erectos. Como ya lo dije, el de mi esposo era de 17cm, con buen grosor, una cabeza rosada preciosa, en fin, me encanta ese pene. El de Armando no estaba de mal ver, era un poco mas largo que el de Juan Pablo, pero un poco menos grueso, también tenia un forma muy bonita, color rosado y enseñaba en su punta una gotita de liquido preseminal lo que delataba su excitación.

Las dos nos quedamos asombradas y excitadas, al empezar el viaje jamás nos imaginamos que esa noche estaríamos viendo el pene de los esposo en vivo y a todo color. Tanto Cecilia como yo nos acercamos un poco para verlos mas de cerca, les pedí que se parara una junto al otro para verlos y medirlos mejor

-Que opinas Ceci, los dos tienen buena herramientas no crees?- Le dije a Ceci

-Si!, la verdad que si, te importaría que toque el de Juan Pablo, quiero sentir el groso- Me dijo Ceci

-Adelante, y yo el de Armando?- Le pregunte

-Dime que opinas-Me dijo

Las dos nos pusimos de pie y nos acercamos, cada una con la esposa del otro  y ahí enfrente de ellos estiramos nuestras manos, el sentir la piel del pene de Armando en mi mano me hizo estremecer, al igual que a Ceci, lo pude ver en sus ojos, veía como rodeaba y medía el grosor del pene de mi esposo, esa visión me sobre excitó.

A ella se le veían los ojos de llenos de lujuria viendo y sintiendo una nueva verga en su mano y al igual que mi, estoy segura que estaba goteando. Yo me sentía toda una zorra, habiendo besado a una mujer y a otro hombre enfrente de mi esposo, y tocando la verga de Armando y viendo como Ceci se deleitaba midiendo la de mi hombre

Pasados unos segundo rompí el silencio y dije:

-Lo dos tienen muy buenos penes, cada uno diferente pero muy bien los dos!- dije con tono de felicitación…-lo quiero ver mas cerca-

Me hinqué y agarrando cada pene con una mano los junté mas, casi chocaban uno contra el otro, pero era la única forma de comprobar el largo y ancho de uno contra el otro, notaba la respiración agitada de los hombres, incluso sobresaltaron cuando las puntas de sus penes rozaron una contra la otra.

La situación iba en aumento y ellos estaban súper excitados, jamás se imaginaron que sus lindas y “fresas” (que es un término para definir a las mujeres recatadas e introvertidas en México) pudieran llegar a esa situación.

Me volví a poner de pie y ellos viendo que nosotros ya habíamos disfrutado y comprado sus penes y que nos íbamos a sentar en nuestras sillas, se subieron sus trajes de baño y vinieron a sentarse con nosotros, aunque se les seguía viendo el bulto prominente y ya no lo ocultaban.

-Oigan niñas, ya ustedes vieron nuestros penes, y hasta los compararon, nos toca a nosotros ver sus tetas, si o no Juan Pa- comento Armando

-No solo sus tetas, todas ellas desnudas jajaja- complementó Armando

-Que opinas Ceci, sería lo justo?- Le pregunte a Cecilia

-Pues yo pienso que sí- Dijo Ceci.

Nos incorporamos y comenzamos a desvestirnos, yo traía un pareo y una tanktop y debajo el bikini y Ceci traía unos shorts de mezclilla y una t-shirt blanda y debajo el bikini, y las dos nos fuimos desvistiendo hasta quedar desnudas.

Los ojos de nuestros esposos estaban salidos de ver a dos bellezas de mujeres desnudas  enfrente de ellos y los míos también cuando pude ver las deliciosas tetas de Cecilia, así como su rasurado coño, igual que el mío.

Ante esa situación que me superaba, perdí el control y dije:

-Niños, no quieren venir y comparar nuestros cuerpos?-Dije yo

Sin preguntar nada se acercaron, cada uno con su pareja y nos dieron un beso, y nos metieron mano, posteriormente le dije a Juan Pablo – Dime que tal las tetas de Ceci?-

El me dejo y se acerco a ella y comenzó a tocarle las tetas y las nalgas, igual Armando se acercó a mi, pero el directamente acercó su boca a uno de mis pezones lo cual me fascinó, también puso una mano en una de mis nalgas. Así seguimos un par de minutos, cuando Juan Pablo vio que Armando me chupaba mis pezones, también se inclinó para chupar los de Ceci, ella me volteó a ver con una sonrisa para después cerrar los ojo.

Mientras Armando me chupaba mis tetas, estiré mi mano y sobé por encima de su traje de baño su erecto pene. Eso lo excito y bajo una de sus manos y la frotó por encima de mi mojada vagina. Pasaron eternos dos minutos, en los que nuestrso esposos se regodearon con nuestros cuerpos, chupando y amazando nuestras tetas y culos. De repente, Ceci tuvo la idea de meternos todos desnudos en el jacuzzi. Idea a la cual todos aceptamos.

Armando y Juan Pablo se desnudaron y se metieron al jacuzzi, y Ceci y yo fuimos a preparara unas bebidas para todos, cuando estábamos en la barra de la cocina preparando las bebidas le dije:

-Esta situación me ha puesto a mil!- dijo yo

-A mi mas! No sabes como me prendí al tocar el pene de tu marido, bueno, la realidad es desde que me diste el beso me moje muchísimo!- contesto Ceci

-A mi también me gustó mucho, y esas tetas que tienes me fascinaron- dije yo…y al momento me incliné y le chupe durante breves segundos el pezón izquierdo, ella solo suspiró.

Terminamos de preparar las bebidas y fuimos con nuestros esposos al jacuzzi, dispuestas a ver que mas podías pasar.

Entramos al jacuzzi y cada una se sentó con su pareja, y empezamos a comentar lo mucho que nos había calentado cada situación:

-A mi me encanto verlas darse un beso- dijo mi esposo

-Y a mi me encanto el beso de Mariella, y sus tetas y todo jajaja- dijo Armando

-A mi me gusto tener en mis manos la verga de Juan Pablo, y obvio el super beso de Mariella, si asi me prendió un beso no me quiero imaginar las demás cosas jaja- dijo Ceci

-Si les confieso algo, Juan Pablo y yo muchas veces hemos fantaseado con hacer travesuras con otras personas, desde un trio con una mujer hasta muchas cosas mas- dije yo

-La verdad nosotros también nos hemos planteado a la idea, pero lo vimos siempre como algo muy lejano- dijo Armando

-Vamos a seguir jugando, cada quien tiene oportunidad de darle una orden a su pareja, a ver que pasa- Dijo Ceci

-Ok, me parece, yo empiezo-dijo yo- Juan Pablo, dale un beso a Ceci e inmediatamente me das uno a mi, quiero saborear contigo su sabor-

Acto seguido, Juan Pablo se acerco a Ceci y le planto un beso con lengua muy profundo, que duro aprox 5 segundos, la dejo e inmediatamente se acerco a mi y repitió la acción y me dijo –te gusta como sabe su boca- a lo que dije – si, muy rico-

Despues era turno de Ceci y le dijo a su esposo –Chupale las tetas a Mariella- y el inmediatamente lo hizo, yo solo cerré los ojos y me deje llevar.

Posterior a eso, el turno era de Armando y dijo –Ceci, hay que llevar esto un poco mas fuerte, masturba durante 20 segundos a Juan Pablo-, ella sin decir nada se acerco a mis esposo, metió la mano al agua y por la cara de Juan Pablo supuse que lo estaba disfrutando, la mano de Ceci en su verga masturbándolo mientras Armando contaba 20 segundos. Pasado ese tiempo volteé y le pregunte a mi esposo que que tal: -delicioso, tienes buenas manos Ceci!- dijo él.

Era turno de Juan Pablo, y el muy cabrón me ordenó: -Amor, metete el pene de Armando 10 segundos a la boca-

Casi me muero porque no me esperaba algo tan fuerte en ese momento, pero como todos habían cumplido su castigo, era mi turno. Armando se levanto en el borde del jacuzzi, con su pene erecto, me acerqué y lo engullí hasta donde pude, con su verga en mi boca comencé a mover mi lengua a manera de masaje, lo cual hizo q se pusiera mas dura, logre sentir como salía un poco de liquido preseminal. Fueron 10 segundos deliciosos donde después de muchos años, sentía una verga diferente en mi boca. Pasado el momento, me acerque a Juan Pablo y le dije – Eres un cabrón, pero tu me diste de probar a Ceci, yo te doy de probar a Armando- y le planté un beso tratando de pasar el sabor del pene de Armando a la boca de mi esposo. Creo que el morbo fue demasiado por que todos suspiraron de excitación con ese beso.

Posterior a eso, perdimos el control:

-Lo justo sería ahora que yo chupara a tu marido no crees Mariella?- dijo Ceci

-Y luego que el te chupe a ti, como Armando me va a chupar a mi- dije yo

En ese momento me senté en el borde del jacuzzi y abrí mis piernas y Armando se acercó a chupar mi vagina, Juan Pablo también se sentó junto a mi y Ceci se acercó a chupar su erecto pene. Así, teníamos a la pareja de nuestros amigos, chupándonos nuestros sexos cada uno, voltee con mi esposo y le dije

–Así te lo imaginabas?- le dije

y me contestó –Esto esta mejor que un sueño-

–vas a ver a la putita de tu esposa en acción?, es lo que quieres?- dije yo

-si amor, hoy vas a ser la puta de todos- me dijo

En ese momento Ceci dejo de chupar la verga de mi esposo para decir..-yo también quiero ser la puta de todos!- y volvió a engullir la verga de Juan Pablo

 

CONTINUARÁ……

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

15 votos
Votaciones Votación negativa

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Excelente, muy bueno, me gustaría ver la continuación, pero el nuevo formato de esta página arruinó todo lo bueno que tenía. No entiendo como una de las mejores sitios de estilo para adulto, cambió para peor, cuando lo normal es: cambiar para mejorar. Qué pasó?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *