CON SARA DE VACACIONES

¡Comparte!

Las pasadas vacaciones de fin de semestre en la universidad, las pasé en casa de mi primo Franklin en Venezuela. Un día, él y yo nos quedamos solos en casa y entonces decidimos pasar el rato viendo películas porno en su cuarto. Entonces nos dio por hacer una pequeña locura: apostar 5000 bolívares a ver quién de los dos se corría más rápido mientras se echaba una paja. Fue entonces cuando escuchamos algunos ruidos, como de alguien que sube las escaleras y paramos la acción y nos subimos el short. Luego, abrieron la puerta: era Sara, la vecina de Franklin.

Era una chica de unos 18 años que se mandaba un cuerpo espectacular. Según decían las malas lenguas todos los chicos de su salón de clases (entre los cuales se incluía mi primo), se la habían follado…Apenas entró a la habitación, mi primo le preguntó:

-Hola…¿cómo entraste a la casa? -Bueno, entré por el patio de la casa de tu abuela.

Hubo un detalle del cual ni Franklin ni yo nos dimos cuenta: al subirnos los shorts, se podía notar que él y yo teníamos la polla aún erguida. Sara lo notó y nos dijo, con cierta expresión de disgusto en sus ojos:

-Perdón, no sabía que eran maricas…me voy…

La agarré del brazo suavemente para detenerla y le dije:

-No es lo que piensas, si no te molesta te contaré todo.

Entonces le conté que mi primo y yo no éramos unos gays y que simplemente estábamos apostando a ver quién se venía más rápido mientras nos pajeábamos viendo cine XXX. Ella sonrió y nos dijo: -Ah ¿era eso? Habérmelo dicho antes. Pero si quieren pasarla bueno, ¿no creen que es mejor echárselo a una mujer que a la mano? -¿Cómo así, quieres que nos echemos un polvo los tres?-dijimos sorprendidos -Y ¿por qué no?- respondió…

Franklin, en tono de broma y a la vez serio, le dijo a Sara:

-¿Sabes algo? ¡Mi primo es virgen! (¡lo cual era verdad!) -¿En serio? pues qué bien, ¡me gusta ser cogida por un virgen!

Acto seguido, Sara nos quitó los shorts a los dos y cerró la puerta con tranca. Nuestras pijas estaban aún paradas. Entonces puso su cara sobre mi sexo y se lo metió todo a la boca. Era la primera vez que me pegaban una mamada y la verdad, lo disfruté muchísimo. Mientras, Franklin se hacía una paja esperando su turno. Luego, la chica se sacó mi polla de su boca y se dirigió a la de Franklin… Así estuvimos durante unos 5 minutos. Después ella dijo ahora es mi turno y se tumbó sobre la cama de mi primo, abrió las piernas y nos pidió que le diéramos dedo. Sara parecía venirse cada vez que metíamos los dedos entre su estrecha concha. Después nos dijo:

-Ha llegado la hora de la acción. Quiero que seas tú el primero en penetrarme-dijo señalándome-mientras tanto, te voy a dar una mamada de padre y señor mío a ti, Franklin…

Entonces, sin pensarlo dos veces, clavé mi verga en la estrecha vulva de Sara. ¡Ah! Era una sensación indescriptible el tener mi barrena entre su ardiente vulva…Sentía que llegaba al éxtasis cada vez que mi pija entraba y salía de las entrañas de la chica. Mis movimientos eran perfectos, parecía que hubiera tirado antes…Franklin, mientras tanto, se retorcía del placer cuando Sara le pasaba lentamente la lengua por la pija. Después, mi primo sacó su barra de la boca de Sara, y me dijo:

-Hermano, ¡ahora es mi turno!

Pasé luego al lugar que antes tenía mi primo y apenas llegué, Sara se metió todo mi pito en la boca y su mamada iba acompañada por los gemidos de placer que emitíamos los tres al fornicar. La chica, liberándose de mi polla en su boca, nos dijo:

-Oigan muchachos, ¿les gusta el culo? -¿Cómo así?-dijo Franklin con la respiración agitada-¿quieres que te clavemos por ambos lados? -Bueno, si lo quieren así…por qué no-respondió Sara-

Yo no sabía ni qué decir ni qu&

eacute; hacer en ese instante. Por ser esa mi primera vez, nunca había probado el culo y además me parecía algo bien cruel que solamente hacen las putas y los maricones. Pero como Sara se me mostró como una puta, no lo pensé dos veces y me le medí al reto…Franklin me dijo:

-Por ser este su primer polvo, le cedo la parte de adelante…Total, me da lo mismo y además esta puta tiene un culo sabroso…

Luego sacó una caja de preservativos y un tubo de un lubricante a base de agua de su gaveta. Hay que estar protegidos, uno nunca sabe…Entonces me pasó un caucho y me lo puse; además me pasó el tubo de lubricante "para que entrara suave" (aunque era él quien lo iba a utilizar para poder meter su polla más fácilmente por el orto de Sara. Le puso lubricante en el culo, y le fue metiendo despacio la polla por el recto a la chica. Ella gemía de placer y Franklin no se sabía si lo hacía de placer o de dolor, ya que sus gemidos eran intensos. Sara estaba abierta de piernas y mi primo estaba debajo de ella.

Yo me puse sobre ellos dos y comencé a meter y sacar mi polla despacio…El roce de nuestros genitales producía un sonido sordo que nos excitaba aún más…Sudábamos a cántaros. En ese instante, se me dio por pensar cómo sería probar el culo y le pedí mediante señas a mi primo que cambiáramos de lugar; a lo cual él cedió; claro que tendríamos que cambiar también de preservativo. Nos cambiamos de forro, yo me hice debajo de Sara, puse un poco de lubricante en su ano y comencé a deslizar lentamente mi pija por su orto. Sentía que me dolían hasta los cojones mientras lo hacía, pero luego sentí un inmenso placer. Nunca me imaginé que probar el culo fuera tan "rico" Así estuvimos durante unos 15 minutos más hasta que Franklin susurró…

-¡¡¡Sara, Sara…me voy a venir!!! -Yo también-dije -¡¡¡Démenlo en la boca, démenlo en la boca!!! Quiero probar sus leches-gimió Sara…

Decidimos complacerla. Sacamos nuestras pollas despacio y nos hicimos cada uno a un lado de su boca. Sara comenzó a rascarnos los huevos mientras que nos hacíamos la maja…Diez segundos después, gruesos chorros de leche fueron cayendo directo en la boca de la chica y mientras duraba nuestro orgasmo, los tres comenzamos a emitir gemidos de satisfacción…Al terminar, limpiamos toda la evidencia y fuimos a darnos un buen duchazo…

-Estuvieron geniales, chicos-dijo Sara- especialmente tú-dijo dándome un beso en la mejilla…

Y esa fue la primera vez que me eché un polvo y además, mi primer "menage á trois"…Realmente fue del carajo…Por esto, creo que nunca voy a olvidar estas vacaciones…Recientemente vino Franklin a visitarme y mientras nos tomábamos unas cervezas, me contó que Sara se había mudado para otra ciudad dos meses después de nuestro polvazo.

Autor: El Virgo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.