Conociendonos (I)

¡Comparte!

Me gustaría contaros la historia de cómo por pura casualidad inicié a la que ahora es mi sumisa

Hola. Me gustaría contaros la historia de cómo por pura casualidad inicié a la q ahora es mi sumisa. Laura y yo nos conocimos en un chat, como tantas parejas. Ella tenía 15 años casi 16 (esto era principios de diciembre y ella cumple a finales de enero) y yo 28. Yo tenía un nick algo "basto" y se me ocurrió mandarle un privado (era un chat de amor, no de sumisión ni nada de eso, ni siquiera de sexo). Total que, hablando y hablando, me dio su teléfono móvil. Yo la llamé un día, en plan de amigos. La siguiente vez, cariñoso. Fuimos diciéndonos cosas bonitas y, la siguiente vez, conseguí lo que quería: hicimos sexo telefónico. No me conocía de nada, solo de mensajes al móvil y de hablar por teléfono tres o cuatro veces. Ahí fue cuando me di cuenta de lo guarra que era. Gimió como nunca y claro, a mi se me puso durísima. Así que me dijo cosas para que me corriera. Me decía todo lo que yo le decía que me dijese. Así empezó el juego. Un día como tantos otros (ya llevábamos varias llamadas subidas de tono) le dije, en un tono más autoritario de lo normal:

– Coge cuatro pinzas de la ropa, y una vela y vete a tu cuarto. En cinco minutos te llamo.

Ella lo hizo (según me contó después, muy mojada) y me esperó en la cama hasta que la llamé.

– Ponte dos pinzas en los labios vaginales y otras dos en los pezones.

– Duele…

– Tranquila nena, te lo vas a pasar muy bien. Oí algún gemido, ya estaba muerta de placer… ¿o sería de dolor?

– Ahora te metes la vela por el coño hasta el fondo- sabía que era virgen.

– Pero soy virgen y…

– ¡Hazlo!

– Si, si… voy. Y lo hizo. ¿Qué mas necesitaba para saber que era una sumisa?

– ¿Te gusta?

– Siiii.

– Bien, pues sigue, y dime cosas, ¿qué me harías para que me corriera?

– Te besaría y te ahhh acariciaría, uhhhmmmmmmm

– No, me la chuparías, ¿a que sí? Silencio.

– Te he hecho una pregunta.

– Si, si, si, te la chupa… ahhhh… chupariaaaa

– No se te ocurrirá correrte sin mi permiso, ¿no?

– ¿Qué? No pero ahh, por favor, no puedo más, por favor, por favooooooooooooooooor

– Creo que he dicho que NO vas a correrte hasta que yo lo diga.

– Si, si, lo siento, perdoname, es verdad.

– Veamos… ¿así que me la chuparías? Mmmm, a ver si quedamos ya. ¿Sabes lo que harás?

– ¿El qué?

– Te pondrás de rodillas y te la meterás hasta la garganta y te tragarás toda mi leche, después me la limpiarás con la lengua. ¿Vas a ser mi puta sumisa? Silencio otra vez (en cuanto a palabras, porque bien que se la oía jadear).

– Bien, hasta siempre. Tendré que buscarme a otra.

– No, ¡por favor!- casi me suplicó- seré tu puta sumisa.

– Ajá. A mi disposición siempre que quiera.

– Si si , siempre.

– Desde hoy me llamarás mi señor, o mi amo, vestirás como yo te diga y follarás con quien yo te diga. Mañana te llamaré e irás a comprar unos cuantos juguetitos, ¿está claro?- creo que sonó demasiado autoritario.

– Si.

– Si, ¿qué?

– Si, mi amo.

– Bien. Que descanses.

– Gracias, señor, igualmente.

– ¡Ah! Casi lo olvido. Me llamarás de usted, en cuanto haya desobediencia o alguna réplica, ahí te quedas guarrilla. Dormirás con las pinzas y la vela puestas.

– Si, mi Señor. ¿Puedo hacerle una pregunta, Señor?

– Que.

– ¿Puedo ahhh correrme, por favor?

– ¿Realmente lo deseas?

– Si mi Señor, ¡por favor!

– Dime, ¿me he corrido yo, zorrilla?

– No, mi Señor.

– Eso es. Ahora me correré pensando en ti. En la ducha, para no manchar nada.. pero este fin de semana te quiero entera para mi, así podré correrme en la cama para que te tragues hasta la última gota de mi leche.

– Señor… entonces…

– No, putita, no puedes correrte. Hoy estoy caprichoso. Y creo que tú también eres algo caprichosa. Recuerda, inventa una excusa para dormir fuera todo el fin de semana. Así podré usarte bien. ¡Y no te correrás a no ser que yo te lo diga! ¿Ha quedado claro?

– Si mi Amo.

– ¡Bien! Dime lo puta que eres antes de irme…

– Amo soy su puta sumisa.

– Y cerda, ¿verdad?

– Si, y cerda

.

– ¿Y qué mas?

– Y guarra.

– Bien, zorrita, bien. Hasta mañana CONTINUARÁ…..

Autor: Vedith

n_stepbystep ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.