Crónicas cornudas IV Rocío y el consolador

¡Comparte!

Infidelidad, Anal, Dominación (BDSM). Lo que había hecho con Esteban me abrió las puertas a un mundo lleno de posibilidades para sentirme bien, me sentía digamos…liberada, algo se había despertado en mi y necesitaba satisfacerlo, y de nuevo volví a llamar a Esteban

-bien Rocío abre la boca,

Lentamente separe mis labios mientras que esteba sacaba algo de una de las bolsas que había traído, era una caja alargada completamente obscura la destapo y de su interior saco un consolador, me quede algo asombrada cuando lo vi. así que le pregunte,

– que piensas hacer Esteban..?

– yo no voy a hacer nada, tu lo vas a hacer, ahora toma el consolador y metetelo a la boca,

– de ningún modo Esteban..!!

– querías probar cosas nuevas, no Rocío..??

Esteban tenía razón, yo había comenzado esto, tome el consolador, lo puse a la altura de mi boca, separe mis labios y lentamente comencé a tragarlo, no me había metido mas de un centímetro cuando comencé a hacer horcadas, el consolador era un poco mas grande que la verga de Esteban, pero si era un poco mas ancho, y lo saque rápidamente de mi boca,

-no puedo Esteban..!!

– si puedes roció, si lograste tragarte mi verga entera, solo relaja tu garganta,

Volví a meter el consolador en mi boca, Esteban tenia razón, no era muy largo, pero si bastante ancho, lentamente fui metiendo el consolador en mi boca, podía sentir como mis quijadas se abrían al máximo, ya había logrado introducir la mitad, pero la dureza del consolador era tal que no tarde en hacer de nuevo horcadas y mis ojos comenzaron a lagrimear, me detuve unos instantes tome un poco de aire por la nariz y lo seguí introduciendo hasta que logre meterme la mitad,

– bien rocío, ahora no lo saques déjalo unos segundos,

Mis ojos lagrimeaban bastante, y comenzaba a respirar agitadamente, sentía que me estaba tragando un tubo y después de unos segundos lo saque de mi boca rápidamente,

-bien, ahora comienza a lamerlo lentamente,

Una vez mas, lleve el consolador hacia mi boca, saque mi lengua y comencé a lamerlo, al principio se me dificulto bastante, ya que la única verga que había probado era la mi esposo y hace pocos días la de estaban, lentamente fui recorriendo aquel consolador de arriba hacia abajo, y después de unos segundos unos hilillos de saliva  comenzaban a escurrir por mis manos, pero algo me impulsaba a seguir lamiéndolo,

-bien, ahora deja el consolador sobre la mesa y bájate el pantalón,

– que..dices..!!!

– que te bajes el pantalón..!!

– de ningún modo Esteban..!!

– vamos rocío, es lo que querías no..??

De nuevo tenía razón, dejé el consolador sobre la mesa, desabroche mi pantalón y lo bajé hasta quitármelo por completo, quedando frente a Esteban en ropa interior, él me miro fijamente durante unos segundos a la vez que se dibujaba una sonrisa en su rostro, era obvio que estaba disfrutando de esto más que yo,

–  Recárgate sobre una silla, no importa que no te quites la ropa interior,

Tome una silla y recargue mis brazos sobre el respaldo, Esteban tomo el consolador, se paró trás de mi, hizo a un lado mi calzón y sentí como posaba sus manos sobre mis nalgas,

– es una pena que tu marido no te sepa aprovechar, tienes unas nalgas muy ricas Rocío,

Después sentí que apoyaba el consolador en mi orificio anal y comenzaba a presionar intentando meterlo,

– relájate, te va a doler más si no lo haces,

Apoyé mi cabeza sobre mis brazos y trate de relajarme, aquel aparato comenzó a entrar lentamente en mi trasero, si en mi boca lo había sentido duro, en mi trasero sentía que me desgarraba,

-relájate, ya esta entrando,

Tome aire y me relajé lo más que pude, mientras aquel aparato entraba lentamente en mi, lo sentía enorme y lance un grito de dolor,

– no grites roció, imagínate si te escuchan las vecinas, que vas a hacer, no quieres que se enteren, verdad..??

Escondí mi cara ente mis brazos intentando no gritar, Esteban seguía empujando y yo movía mis caderas para evitar el dolor

– despacio Esteban por favor…!!!

– claro Rocío…

y de pronto sentí que me rompían por dentro, Esteban me había metido de golpe el consolador hasta la mitad, lo que hizo que me parara de puntitas, intentando escapar de aquel dolor,

– ayyy…esteban…yaaaa…sácalo….

– tranquila…solo son unos minutos,

Esteban dejó de empujar, sentía mi culo completamente abierto y el dolor era tremendo,

– bien, ya tienes la mitad dentro,

– sácalo sácalo…!!!

Pero Esteban no hizo caso y comenzó a mover el consolador circularmente, sentía que me taladraban era demasiado para mi, pero a Esteban no le importó, y continuó moviendo el consolador a la vez que lo empujaba,

– ya Esteban..yaaa..detente…

Y de pronto sentí como el consolador salía de mi trasero, sentí un gran alivio, pero duro poco, ya que Esteban aprovechóo que me había relajado para sujetarme por la cintura y meterme de nuevo el consolador,

-noooo……….yaa..nooo

– Relájate Rocío,

Esteban comenzó a meter y a sacar el consolador de una manera rápida y brusca, yo solo movía mis caderas intentando soportar aquellas embestidas pero Esteban aprovechó mis movimientos para introducirme cada vez mas aquel pedazo de plástico, yo sentía que me desgarraban por dentro, mis ojos estaban llenos de lagrimas y sentía como mis piernas se desvanecían, pero Esteban seguía metiendo y sacando aquel pedazo de plástico sin piedad alguna, sentía que mi trasero iba a reventar, pero a él no le importaba y durante varios minutos continuo penetrándome de esa manera, hasta que de pronto lo sacó por completo, al sentirme liberada me fui de rodillas mientras Esteban reía,

– tranquila Rocío esto fue solo para ir acostumbrando tu culo a ser penetrado,  ahora me tengo que ir,

Esteban salio de mi casa y yo me levante como pude, y antes de acomodarme mi ropa lleve mi mano hacia mi trasero y sentí que estaba bastante abierto y me ardía bastante, fui hacia mi recamara, me desnude por completo y me metí a bañar,

Cuando mi esposo llegó, aun me dolía, pero él como siempre, no me hizo caso y después de comer algo se fue a dormir, me tranquilice bastante, era obvio que no se había dado cuenta, pero ahora el problema era en que iba a parar todo esto…

 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.