Cuando mi esposa me hizo sentir lo que ella siente

¡Comparte!

Voy a contarles lo ocurrido cuando cumpliamos 7 años de matrimonio. Luego de una cena romantica con mi esposa, donde no falto el vino par festejar nuestros siete años de casados, no podia controlar el verla en la mesa del restaurante con esa mini deliciosa, ella tiene unas piernas espectaculares, que finalizan en un culo  que cualquiera desearia tener. Para finalizar la noche, al regresar a casa se acerco a mi oido y mientras me metia su mano en mi pantalon me dice al oido si me llevas a un motel voy a hacer que estos siete años nunca se te olviden.

En muy poco tiempo estaba llegando al motel, ya con la verga metida en la boca, todo el camino me lo chupo de una forma deliciosa, no podia manejar bien, la verdad me estaba llevando a las nubes con esa chupada.

Cuando entramos al cuarto le arranque la blusa y me encontre con 2 pezones rosados deliciosos, parados y que me llamaban a la lujuria, no espere nada para comermelos y comence una succión en sus tetas, hasta que me pidio que la penetrara. Esto sera otra historia.

Luego de finalizar un primer round me llamo la atencion el menu de promociones que teniamos en el cuarto, un sinnumero de juguetes, vibradores, disponibles para la venta, y con el licor que llevaba encima le dije al oido que me gustaria meterle uno de esos penes por el culo mientras la penetraba.

Enseguida llamo a recepcion y pidio un pene negro y lubricante, yo estaba extasiado de pensar como haria gritar a mi puta preferida, solo me puso una condicion, que al inicio yo lo besara con ella, era un precio bajo que debia asumir por el placer que iba a recibir. Y asi comence a jugar con la lengua de ella mientras se metia una parte de ese pene de silicona en la boca, mis dedos parecian nadar en un lago, lo mojado de su vagina me mostraba cuanto le gustaba.

Pero no sabia que sus planes eran otros, de repente me dijo que le gustaria jugar en mi ojete con su lengua, que lo habia visto en videos y que no seria nada malo experimentar, a lo que accedi sin mayores problemas, sin saber cuanto me gustaria sentir su lengua rozando mi ano, un cambio de temperatura, el sentir como se humedecia todo mi cuerpo.

Luego de pasar su lengua algunos minutos en mi agujero se levanto a besarme colocandose sobre mi, mientras me besaba sentia como sus manos buscaban el lubricante y lo colocaba en sus manos, pero sin esperar senti la punta de un pene en mi culo, a lo que intente resisitirme pero en medio de besos solo me dijo relajate, vas a ver que es bueno y te va a gustar, al inicio solo sentiras un poco de dolor y enseguida se convertira en placer, aunque tenia miedo, estaba con mi esposa, y estab dispuesto a que esa noche sea inolvidable, asi, deje que comience un juego de abrirme el culo con la punta de ese pene.

En ese juego, de repente senti que algo me desgarro por dentro, hubo un ingreso muy fuerte que me hizo levantar de un salto e mandar a la puta madre todo, nunca habia sentido un dolor tan grande, tuve que pararme a respirar mientras ella se reia. El problema es que sin importar el dolor, desperto mi curiosidad, por lo que le pedi que no lo haga, que se acueste y me deje hacerlo a mi mismo a mi ritmo.

Asi de comenzar una noche pensando que me comeria a mi mujer de todas las formas, pase a tener a mi esposa acostada en la cama, a mi culo completamente lubricado y a un pene acomodado en medio de la cama y sostenido ahora por mi mientras intentaba metermelo, cosa que fui haciendo poco a poco y con mucha suavidad, la verdad no puedo describir el placer que fue introducirme la punta del pene y sentir como se abria mi esfinter, solo pude llegar hasta ahi, sentia dolor y placer, pero no conseguia metermelo mas, tenia un poco de sensaciones encontradas.

Al verme asi, vi como mi esposa se masturbaba mientras me decia lo bien que me veia sentado en un pene, de repente se levanto, con cariño me ayudo a acostar, con el cuidado de que no se me salga el poco pedazo de pene que me habia conseguido meter y me comenzo a cabalgar suavemente, sentir esa vagina mojada, goteando, me comenzo a mover al ritmo que ella marcaba, pero sin dejar que el pene ingrese mas a mi culo, pero ella sabia bien lo que hacia, con su peso y sus movimientos comenzo a ganar espacio, de repente tenia todo el pene de plastico metido en mi culo, a mi mujer sentada en mi pene moviendose y diciendoem al oido que ademas de ser su macho ahora podria ser su puta.

Asi comenzo un nuevo capitulo sexual en mi vida matrimonial, gimiendo al regar chorros de leche en la vagina de mi mujer, sin poder moverme por que sentia al llegar un culo destrozado palpitando de placer y una mujer que sabia que habia cruzado los limites.

 

Si les gusta este relato 100% real, comentenlo conmigo y puedo contarles otras historias.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. No inventes… Qué rico, sobre todo cuando tú y tu esposa son cómplices. Yo tengo una historia parecida, ya no solo con mi esposa, ahora también con mi amante.

    • Alejo, encantado con el relato, mucho mas con tu mujer, que supo seguir el juego buscando su placer. No creo poder aguantar un pene en mi culo, solo que fuera con tu mujer que parece tener practica. Un gusto y me encantó v. relato, sigan así. UN ABRAZO PARA VOS Y UN BESO DE LENGUA PARA TU MUJER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.