De reto en reto

¡Comparte!

Todo empezó hace más de 10 años cuando esta chava entró a realizar su servicio social a la dependencia donde trabajaba y a quien desde entonces yo le atraía sin que yo lo supiera. Pasaron los años y en una ocasión en son de broma ella me empezó a decir frente a otros compañeros, que lástima que no me podía tener, que ella quería hacer todo conmigo, cosa que a mi me ruborizaba y a ella le encantaba mi reacción. Así pasaron varios meses hasta que un día no me quedé callado y en lugar de salir huyendo, me quedé y le respondí que se metía con fuego, lo cual la sorprendió y se ruborizó, cosa que con el paso del tiempo se volvió una costumbre y lo tomamos a modo de juego, al igual que los compañeros. En algunas ocasiones las bromas llegaban a un punto donde se pasaban de ser sólo un juego ya que en una ocasión la reté a que le iba a hacer algo atrevido con lo cual aceptó el reto y nos dirigimos al cuarto de los servidores de la de dependencia donde no entran muchas personas de la cual yo tenía copia debido a que un compañero me las dejó encargadas. Una vez dentro le pregunté si estaba segura de que quería que yo siguiera adelante con el reto, a lo que respondió de manera retadora que si, entonces yo agarré su vestido e introduje por debajo de él mi mano hasta llegar a su brasier y lo levanté mientras le volvía a preguntar si no se arrepentía, a lo que indicó que no. Ya con todos el nerviosismo y la excitación del momento introduje la otra mano por debajo y se la coloqué sobre su pecho derecho el cual era pequeño ya que lo cubría por completo con mi mano, pero con la firmeza de una persona que realiza levantamiento de pesas para mantenerlos firmes, cosa que me excitó demasiado que quedé en shock por un buen rato y ya no haciendo nada más y reconociendo que en esa ocasión ella había ganado el reto. Tiempo después para sacarme la espina de mi derrota anterior le mostré unas fotos de parejas teniendo sexo en una manera salvaje y en la cual incluía una de sexo anal con lo que estaba seguro de que con eso se iba a arrepentir ya que ella sólo había tenido relaciones sexuales una vez en su vida. Efectivamente se quedó impresionada y espantada con las fotos con lo que pensé que ya se había arrepentido, pero duro poco tiempo ya que durante un curso que nos impartieron por parte del trabajo a todo el personal en en un hotel de una de las playas de México y donde, por coincidencia me quedé en una habitación yo sólo, cosa que aproveche para invitarla a que conciera mi habitación cosa que si ocurrió aunque se soprendió al verme en traje de baño únicamente pero no se fue, le pregunté que si no tenía problema si me lo quetaba a lo que me respondión que no, cosa que hice pero debido al poco tiempo que teníamos me tuve que vestir para seguir con el curso, en donde la reté para que en la primera noche fuera a mi habitación lo cual no hizo, por lo que ya había ganado este reto. Al día siguiente durante el curso la reté nuevamente para si se atrevía a ir en la noche a mi habitación donde le daría un masaje erótico el cual no incluía sexo, sólo sería un masaje.
Esa noche para mi asombro, si acudió y llevaba con ella un botecito de crema corporal para que le pudiera dar el masaje prometido, por lo que armándome de valor le dije que se quitara la ropa lo que si realizó pero se quedó con la ropa interior de abajo mientras se cubría con los brazos sus firmes pechos y comentó que le daba pena, con lo que le demostré que yo si me atrevía y me desnude por completo frente a ella con una gran erección, aún así no se atrevía y me decía que así le diera el masaje, yo le indiqué que antes tenía que darle un baño como parte del masaje mientras me le acercaba y le quitaba el resto de la ropa. Posteriormente la agarré del brazo y la conduje al baño donde nos metimos a la regadera y le empecé a enjabonar todo el cuerpo empezando por las piernas y subiendo por sus nalgas mientras pasaba mis manos por su culito, con lo que se obtuve una de las erecciones más rígidas y hasta llegar a su espalda ya que siempre se quedó dándome la espalda. Una vez que la sequé la recosté en la cama boca arriba y admiraba sus pechos duros y pequeños así como su monte de Venus el cual a diferencia de la mayoría de las mujeres su vellos estaban lacios y suaves, agarré crema y empecé a darle masaje en los pies por lo que creo que tengo una fijación con éstos, después continué con las piernas y fui subiendo hasta llegar a sus pechos donde aproveche para apretárselos. Le pedí que se volteara boca abajo y empecé nuevamente desde los talones hasta su espalda, una vez que terminé de untarle todo el cuerpo me le monté encima y empecé a frotar todo mi cuerpo con el de ella, por último y ya estando los dos al punto de querer hacerlo le pregunté si quería que le diera masaje a su punto G a lo que ella accedió. Con esto me dediqué a acariciar su monte de venus suavemente hasta llegar a su labios exteriores los cuales se encontraban perfectamente rasurados para mi deleite, con lo que poco a poco le introduje mi dedo medio hasta llegar a la parte rugosa de su vagina, la cual empecé a acariciar con movimientos circulares, llegó un momento en que me preguntó si cabría mi pene dentro de su estrecha vagina a lo que le pregunté si quería ver y con la mayor de las excitaciones asintió que si con lo que me coloqué entre sus piernas y coloque mi pene justo entre sus labios y empecé a introducirlo poco a poco mientras le iba preguntando si estaba bien o si no la lastimaba a lo que ella comentaba que no. Ya dentro de ella empecé a realizar movimientos lentos mientras ella sólo gemía entre dolor y placer, ya estando mi miembro completamente dentro de ella le empecé a mostrar la mayoría de las posiciones que yo conocía para el mejor disfrute del sexo y entre una y otra aprovechaba para bajar por sus pechos besando y mordisqueando sus pezones hasta llegar a su entrepierna donde me quedé un rato saboreando su jugos mezclados con la crema los cuales me sabían exquisitos y hacían que me excitara aún más, le pedí que me diera sexo oral a lo que por su pobre o nula experiencia, aunado a la pena que sentía no logró proporcionarme el placer deseado aunque su intento valió la pena. Llegó un momento en el que mientras le acariciaba su clítoris me pidió que me detuviera por lo que obedeciendo con extrañeza me detuve y le pregunté que ocurría, a lo que me respondió que sentía que iba a orinarse cosa que le hice ver que era incorrecto que lo que estaba a punto de ocurrir era que iba a tener un orgasmo y de seguro con fluidos y lo que ya no pude lograr después. Por último estando sobre sus cuatro miembros y yo arremetiendo por detrás empecé a introducirle un dedo por su ano, y empecé a juguetear para luego introducir un segundo. Cuando sentí que su ano se encontraba dilatado me salí y le coloque la punta del pene en él mientras le daba masaje alrededor de su esfinter favoreciendo que éste se fuera dilatando para evitar causarle dolor al momento de la penetración, el cual aún y cuando si sentía dolor, era mayor su deseo que la penetrara por primera vez por el ano, ya estando dentro empecé con el movimiento de bombeo despacio gozando el placer que da la estrechez de ese pequeño pero glorioso orificio, entrar y salir despacio para evitar el salirme completamente por último le pedí que volteare boca arriba sin salirse para contemplar su expresió de dolor placentero, cosa que aproveché para chuparle cada uno de los dedos del pié, como quien se chupa una golosina despacio para retardar el momento lo más que se pueda y sentir el placer con cada fibra sensible de su cuerpo, ella en ese momento entre gemidos de placer y dolor me empezó a pedir que terminara con lo cual llegó lo inevitable y ya no aguanté más, terminé por tener uno de los más grandes orgasmos debido a lo apretado de su ano y sentí que expulsé muchó más liquido que de costumbre. Cuando terminamos ella se tuvo que ir a su habitación para evitar que los demás compañeros sospecharan. Desde esa noche estuvimos tratando de coincidir para vernos en otra ocasión para repetir lo ocurrido en aquella maravillosa noche y le propuse experimentar otras cosas nuevas desde lluvia dorada hasta fisting, pero nunca se pudo realizar ya que ella ya se casó y tiene hijos, pero es momento no creo que la olvide jamás así como tampoco yo.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.