DESNUDO ANTE MI PRIMO II

¡Comparte!

Después de mi orgasmo perdí la fuerza en las piernas prácticamente. Esteban me tenía abrazado por la espalda y eso me ayudó a sostenerme, pero la debilidad física y el impacto de haberme dado cuenta de lo que acaba de hacer, hicieron que, cuando mi primo me soltara, yo me viera obligado a sentarme en el piso.

Sé que él me habló, aunque no recuerdo que me dijo. Yo simplemente cerré mis ojos para no ver como caía en la realidad de haber tenido sexo con otro hombre.

Después de unos momentos, mientras Esteban se duchaba, me levanté y, tras lavarme un poco salí del baño y de su habitación. Cerré la puerta tras de mí para indicarle que quería estar solo. Me tiré en el sofá cama y traté de dormir, pero no pude hacerlo por muchas horas. Pensaba en como miraría a Esteban a los ojos al día siguiente. Me preguntaba si Esteban era gay, por momentos pensaba que lo era y luego suponía que cualquier hombre aprovecharía la oportunidad de penetrar un culo virgen, fuera como fuera…Todos estos pensamientos azotaron mi mente durante esa noche. Yo me sentía sucio y sentía algo de temor. Al mismo tiempo quería hablar del tema con Esteban para asegurarme que él nunca dijera nada, pero luego cambié de opinión y decidí no mencionar nada…como si nada importante hubiera pasado.

El siguiente día lo pasé en el apartamento, no salí a ningún lado. Esteban salió muy temprano sin que yo me diera cuenta y no volvió sino hasta por la noche. Cuando entró, me encontró nuevamente sentado en el sofá cama, viendo televisión. Después de saludarme él entro a la cocina, preparó algo de comer y se sentó en el comedor.

Esteban: Tú ya comiste?Yo: No, no tengo mucha hambre – respondí secamente, en realidad no me atrevía a mirarlo a los ojos.

Esteban comió pacientemente mientras yo pretendía estar concentrado en la TV. Después lavó sus platos y se sentó al lado mío en el sofá. Yo no era capaz de mirarlo. Él rompió entonces el hielo.

Esteban: Quieres apagar la TV un momento?

Yo la apagué y de inmediato él me dijo: Esteban: Estás serio por lo que paso anoche?Yo: Si, un poco creo… – respondí secamente sin mirarlo.

Esteban: Dime, que es lo que te preocupa?Yo: Pues…tu sabes…yo no pensé que la primera vez que yo estuviera con alguien, ese alguien seria un hombre…y menos mi primo.

Esteban: Eso no tiene nada de malo Dani – respondió Esteban en un tono más amable – todos empezamos nuestra vida sexual de la manera más inesperada…

Yo: Si pero ahora tu debes estar pensando que yo soy gay o algo…

Esteban: Un momento Daniel – me interrumpió Esteban – los dos anoche disfrutamos del sexo y ya. Eso no quiere decir que seamos homosexuales. Yo no lo soy, pero lo de anoche fue un escape para la tensión del entreno…y para ti fue algo nuevo que tu cuerpo pudo experimentar.

Yo: No sé…

Esteban: No sientas temor Dani…solo piensa que es algo de lo que debes aprender y que además es un secreto de primos. Es una mejor forma de conocernos.

Yo: Tu te habías conocido así con más hombres? – Pregunté mirándolo fijamente, pero Esteban inmediatamente lanzó otra pregunta:Esteban: Yo sé que tu mayor preocupación es que yo le pueda contar a alguien…pero aquí mismo podemos prometernos que es un secreto para los dos.

Yo: Me lo juras – esas palabras me estaban tranquilizando un poco.

Esteban: Es una promesa – dijo Esteban extendiéndome su mano.

Yo: Ok – dije estrechándola.

Hubo unos instantes de silencio que después fueron interrumpidos por mi primo. Esteban: Dani…ahora que estamos hablando de secretos…tu me guardas uno?Yo: Si, dime…

Esteban: Es que necesito tu ayuda en algo…

Yo: CuéntameEsteban: En realidad, yo siempre supe que la cámara me estaba grabando…

Yo: Cómo así? y por que…

Esteban: Si, yo sabía, lo que sí se me olvidó fue quemar ese video en un CD y llevármelo, además borrarlo del computador para que tu no lo vieras.

Yo: No entiendo Esteban, no entiendo – yo estaba bastante confundido.

Esteban: Ok, te lo explico desde el principio Dani….En las piscin

as, durante el entreno, siempre hay gente que no hace parte de los equipos…son personas que trabajan y van a nadar por ejercicio. Hace unos días, un señor con el que yo hablaba de vez en cuando, me empezó a decir que quería hacer negocios conmigo. Al principio se me hizo raro pero luego me pidió que lo escuchara. Total, para hacerte corta la historia, él me ofreció dinero a cambio de fotos de mis compañeros de entreno desnudos…él quería que yo tomara fotos de ellos en las duchas…él me daba la cámara y me pagaría por las fotos. Yo: Y tu no le fuiste dando su puño a ese marica?Esteban: Al principio pensé en decirle al entrenador…pero luego me puse a pensar que podía ganar algo de dinero.

Yo: Y les tomaste las fotos?! – pregunté sorprendido.

Esteban: No, no para nada, así la cámara fuera pequeña, es muy arriesgado hacer eso….le cambie el trato al señor…y este es el secreto…le propuse darle fotos mías a cambio de dinero.

Yo no pude creer lo que mi primo me estaba diciendo.

Yo: Cómo así Esteban? Tú haces eso?Esteban: Si, si le di unas fotos una vez, me las tomé yo mismo, él me dio el dinero y hasta ahí quedo todo. Pero después él me propuso darme más dinero si le daba un video mío desnudo, haciendo cualquier cosa…como él que intenté grabar ayer.

Yo: Y tú le diste ese video a él?Esteban: Si, se lo di hoy, y le he dado varios. Es un secreto Dani, prométeme no decirle a nadie.

Daniel: Y los otros videos…como han sido?Esteban: Iguales, siempre en mi habitación, trato de mostrar algo a la cámara y ya.

Yo: Y en qué necesitas mi ayuda primo, quieres que vayamos a levantar a golpes a ese marica?Esteban: No, no primo, no desaprovechemos la oportunidad de ganarnos ese dinero así de fácil. El tipo no va a hacer nada más con ese video que jalarse una paja, yo le advertí que si me daba cuenta que alguien más vería mis fotos o mi video, yo lo acusaba con el entrenador.

Yo: bueno y entonces cual es la idea?Esteban: La idea Dani, es que tú puedes ganarte un poco de dinero también.

Yo: yo no voy a posarle desnudo a un marica – le dije con algo de rabia.

Esteban: No es eso Dani, mira, el tipo me dijo que se cansó ya de la misma clase de videos. Me dijo que me pagaría más si usaba acercamientos etc. Es más, se ofreció a grabar él mismo el video, pero yo no quiero traer ese tipo a mi casa. Daniel: Bueno y?Esteban: Mira, lo que necesito es un camarógrafo…después de lo de anoche yo ya te tengo confianza. Solo necesito que me ayudes con eso…que tu grabes un video mientras yo me masturbo…que dices? No podía creer lo que estaba escuchando. Definitivamente lo que se dice muchas veces es cierto: cuando uno va a la universidad se libera o pierde la cabeza. Mi primo pidiéndome a mí, a un hombre, que lo filmara mientras se masturba para excitar a otro hombre….todo tenía sentido desde el punto de vista del negocio…pero no dejaba de ser totalmente extraña e inesperada para mí su propuesta. Lo que más me asustó, sin embargo, fue una sensación de curiosidad y morbo que llegó a mí en ese momento. Volví a sentir temor cuando me di cuenta que me interesaba, por motivos que desconocía totalmente, ayudarle a mi primo.

Esteban: Que dices, me ayudas? Lo hacemos de una vez y salimos de eso, yo se lo llevo mañana a ese señor y así tendrás tu dinero mañana mismo. Vamos, dime que sí.

Yo: Ok Esteban…pero solo soy camarógrafo…nada más.

Esteban: Ok, entonces vamos, preparemos mi habitación para el video.

D. Daniel Entramos en la habitación. Esteban acomodó una silla de descanso en la mitad de la alcoba. Después cerró las cortinas, encendió la luz y cerró la puerta. Esteban: Ok primo, esto es lo que haremos – dijo pasándome la cámara – tu empiezas a filmar desde que yo me desvisto y camino por la habitación. Pero tienes que seguirme y enfocar…ya sabes…enfocar mi culo y mi verga más que todo, eso es lo que a él le interesa más. Yo mientras tanto voy a fingir que estoy solo. Yo te doy instrucciones que no quedan grabadas pues se lo damos sin audio ok?Yo: OkEsteban: Bueno empecemos.

Encendí la cámara dirigida a mi primo y él empezó a caminar por la habitación hacia el armario. Esteban: sígueme – me indicaba Se paró entonces junto a la cama y se quitó su camiseta. Esteban no miraba a la cámara p

ara hacer más creíble el video. Al quitarse su camiseta reveló sus fuertes brazos y su pecho. Tensionó un poco sus suaves músculos para hacerlos más notorios. Después retiró sus zapatos y, finalmente, se despojó de su pantaloneta quedando en unos briefs blancos. En ese momento tenía la imagen completa del cuerpo de mi primo. No podía negar lo armonioso que era. Su cuerpo delineado, delgado, atlético, iba muy bien con su cara y hasta con su personalidad. Esos briefs le quedaban perfectos a mi parecer. Marcaban su bulto sin parecer estrechos. Esteban estuvo de pie en briefs unos instantes para que la cámara lo captara bien y mientras tanto paso su mano por su bulto, de forma desinteresada, para imprimirle erotismo al video. En todo caso evitaba mirar la cámara, lo hacia con mucha naturalidad como si nadie lo viera desvistiéndose en su habitación.

Posteriormente se alejó de la cama y caminó hacia el armario.

Esteban: grábame de espaldas y acércate un poco – dijo cuando ya estaba de espaldas para que no quedara registrado el movimiento de sus labios en el video.

Una vez estuvo parado frente al armario, abrió uno de los cajones como buscando ropa. Yo lo filmaba desde atrás…note entonces su culo…era bastante firme, delgado y pequeño pero con una redondez que hizo que lo mirara por más tiempo del normal. Su espalda era ancha arriba y luego angosta en su cintura, y era larga….me parecía que mi primo podría conseguir todo el sexo que quisiera con el cuerpo que tenía.

Esteban: Estás filmándome todo cierto?Yo: Si, tengo todo tu cuerpo de espaldas en la cámara.

Esteban: Ok, ahora acércate un poco más, me voy a quitar los pantaloncillos, quiero que enfoques mi culo…

Dicho esto, entendí que ahora quedaría desnudo y sentí algo de curiosidad por llegar a verlo así. Me acerqué un poco más como me lo indicó. Esteban llevó sus manos al borde sus briefs, y los deslizó bajándolos por sus piernas y exhibiendo su culo. El movimiento fue lento pero natural para que su culo se apreciara bastante en la cinta. Una vez sus briefs estuvieron en el suelo, levantó una pierna a la vez para retirarlos totalmente, y los tiró en la cama. Todo esto de espaldas a la cámara. Debo admitir que volví a ver su culo detenidamente, nunca había visto de esa forma el culo de un hombre, me imaginé que un culo así podría llegar a tener yo a su edad si seguía haciendo deporte. Era totalmente definido sin perder su redondez. Era duro, blanco y pequeño en relación con su espalda…En fin, seguí filmando.

Esteban se quedó de pie como estaba y de espaldas a la cámara. Sus manos las llevó delante de su cuerpo y me dijo.

Esteban: ahora sígueme filmando así como estoy. Estoy sobándomela para parármela, cuando la tenga dura me volteo y la enfocas ok? Sentí temor nuevamente. A pesar de lo que había ocurrido la noche anterior, yo no conocía bien la verga de mi primo, ni la de nadie, nunca me había fijado en las de mis amigos ni mucho menos duras…

Pasaron unos segundos en los que seguía grabando a Esteban de espaldas. Solo se registraba el movimiento de sus brazos mientras trataba de excitar su verga. Yo sentía una rara emoción que iba creciendo pues, en pocos segundos, vería una verga dura. Esteban: Estoy listo, me estás filmando?Yo: SíEsteban: Ok, acércate y enfócala Dijo Esteban mientras se dio media vuelta y exhibió toda la desnudez de su cuerpo frente a mí. Por un segundo no reaccioné. Nunca había visto a un hombre desnudo, con su verga dura, me parecía incluso que la imagen era algo sensual, al fin y al cabo, mi primo no era un hombre feo y su cuerpo era bien trabajado.

Esteban: Acércate, fílmala de cerca – insistió Esteban tratando de no mover mucho sus labios frente a la cámara.

Reaccioné y caminé hasta estar cerca de él. Me arrodille frente a su verga, siempre con la cámara como escudo entre su cuerpo desnudo y mi cara. Dediqué unos segundos a mover la cámara de un lado a otro de su cuerpo para captar su verga de lado también. Era grande, muy dura. También era blanca como lo era su piel en la huella que le dejaban su speedos. Le colgaban sus güevas redondas, no muy largas ni tampoco pequeñas. Después llevé la cámara por encima de su verga pues ésta apuntaba directamente hacia arriba. Mientras la grababa, podía sentir el calor del cuerpo de

mi primo y, la proximidad fue tal, que sentí el olor característico de un pene. Olía a lo que huele mi pene, a lo que huele mi ropa interior cuando, por ociosidad, la he olido.

Esteban tomó entonces su verga con su mano y la acarició como dándole pajas suaves mientras me decía.

Esteban: Listo primo, suficiente de mi verga, vete alejando y filma mientras camino hasta el sillón, allí es donde me voy a sentar y me voy a hacer la paja.

Empecé a alejarme y a medida que lo hacia volvía a enfocar todo su cuerpo en el lente de la cámara. Esteban caminó entonces hasta el sillón y yo lo seguí. Se sentó y se acomodó. Abriendo sus piernas le dio espacio a sus manos para trabajar en su verga y, tras acariciar un poco sus ingles y sus güevas, empezó a masturbarse. El movimiento era rítmico, sin mucha fuerza, más bien como una especie de caricia erótica. Su mirada estaba dirigida a su verga y su boca entreabierta. Esteban estaba concentrado y excitado pero, justo unos instantes después, hizo algo que me dejó perplejo.

Hasta ese momento, mi primo había mantenido la naturalidad y no había mirado la cámara. De un momento a otro, levantó su cabeza y, desde el sillón, clavó sus ojos en la cámara mientras se masturbaba.

Primero pensé que los bajaría rápidamente, pero no lo hizo, siguió mirando la cámara y era obvio que, de alguna forma, me estaba mirando a mí. Yo tenía frente a mí a mi primo, sentado, con sus piernas abiertas y en medio de ellas su verga dura, atrapada por su mano. Mi primo se estaba haciendo una paja y, mientras la hacia, me miraba fijamente.

En ese momento pensé en dejar de filmarlo o en preguntarle si repetíamos esa parte. En lugar de eso, el miedo que sentí por ver su mirada fuerte, se transformó en una clara excitación que no me pude explicar. Allí parado como estaba, frente a mi primo, sentí como mi verga creció dentro de mis pantaloncillos. Se puso dura y entendí que estaba viviendo una experiencia intensa y erótica así nadie me estuviera tocando y así mi primo no se diera por enterado que mi cuerpo había reaccionado a su exhibicionismo.

Por unos instantes más, Esteban siguió en la misma posición, con su mano firme en su verga y con unas gotas de presemen asomando a la cabeza de la misma. De pronto, me dijo: Esteban: Deja la cámara sobre el armario.

Yo: Quieres que te deje solo para que te vengas?Esteban: No, solo déjala y camina hacia mí.

Yo: Que es lo que quieres que haga?Esteban: Tranquilo, solo hazlo.

Deje la cámara sobre el armario y caminé hacia el sillón donde estaba sentado Esteban. Siempre estuve de espaldas a la cámara.

Caminé hasta quedar frente a él.

Esteban: Sé que ese tipo nos pagaría más si ve a dos hombres en lugar de uno.

Yo: Yo no me quiero dejar grabarEsteban: Tranquilo, solo démosle algo más interesante para ver…quítate la ropa.

Yo: No Esteban, no quiero…

Esteban: Tranquilo!! Tú estás de espaldas a la cámara y no se veré tu cara, tampoco te voy a tocar, solo te voy a ver yo…y ya te he visto desnudo…vamos, quítate tu camiseta y yo hago lo demás.

Me quité mi camiseta y la deje caer al suelo, mientras mantenía la mirada fija en lo que hacia mi primo. Él estaba sentado frente a mí. Llevó sus manos a la bragueta de mi pantaloneta y la deslizó hacia abajo. Posteriormente soltó el botón y sin mucho esfuerzo bajó mi pantaloneta por mis piernas hasta amontonarla sobre mis pies. Nunca nadie me había quitado la ropa y menos para descubrir el bulto de mis pantaloncillos con mi pene en erección. Esteban: Lo tienes duro no? No respondí nada…sentí vergüenza.

Esteban: Bueno, eso nos pasa todo el tiempo a los hombres…

Tomó entonces mis bóxer por los lados y los deslizó también por mis piernas. Descubrió así mi culo ante la cámara y, ante su cara, descubrió mi verga que se balanceó al ser liberada. En ese momento, cuando me volví a sentir desnudo frente a mi primo, volvió a mí una inexplicable curiosidad por su cuerpo.

Esteban: Lo tienes grande no primo?Yo: Tú ya me lo conocías… – respondí también con algo de vergüenza.

Esteban: Si, pero la veo más grande hoy.

No respondí nada, pero estaba bastante excitado y de allí mi erección notable.

Esteban: Ves p

rimo? En este momento, tu cuerpo tapa mi cara. Como estás desnudo y frente a mí, yo solo tengo que acercar un poco mi cara a tu verga sin tocarla y listo. En este momento, a tus espaldas, la cámara esta grabando todo como si yo te estuviera dando una mamada.

Esteban levantó su mirada y sonrió con un aire de complicidad.

Esteban: Que te parece? Nos ganamos un dinero fácil sin tener que hacer algo que no queramos.

Yo: Si, pero me imagino que ese señor no es tan bobo como para no darse cuenta.

Esteban: Bueno, es que le vamos a poner más realismo. Tu solo déjame manejar esto.

Diciendo esto, Esteban llevó su mano derecha nuevamente a su dura verga y reanudó su paja, al mismo tiempo que movía su cara frente a mi verga, de tal forma que la cámara registrara los movimientos de una mamada.

Con su mano izquierda tomo mi pierna y empezó a sobarla. Después la fue subiendo, poco a poco hasta alcanzar mi culo y empezar a acariciar mis glúteos.

Esteban: Empieza a moverte hacia adelante y hacia atrás, como si me la hundieras en la boca.

Empecé el movimiento suavemente pero mi primo con su mano en mi culo me empujaba hacia él con más fuerza. Su paja al mismo tiempo iba más rápido y yo sentía su respiración forzada cerca a mi verga.

Después de unos instantes, sin dejar de movernos como lo hacíamos, Esteban levantó su mirada hacia mí, con la boca entreabierta. Me miro profundamente a los ojos y pude jurar que presionó más mi culo empujándome hacia él. Yo veía como mi verga se movía hacia adelante y hacia atrás hasta casi alcanzar su boca. Después, Esteban cerró sus ojos sin retirar su cara, y vi como, tras un empujón más fuerte, mi verga hizo un corto contacto por primera vez con sus labios.

Esteban no reaccionó, yo tampoco. Volví a moverme hacia adelante y volví a tocar su boca con mi verga. Esteban seguía sin abrir sus ojos. Abrió un poco más su boca y esta vez fue él quien acercó su cara a mi verga. Y la empezó a lamer…

Otra vez me estaba pasando, otra vez me estaba excitando con mi primo, me gustaba eso. Esteban se desinhibió y empezó a lamer toda mi verga. Dedicó unos segundos ella y después pasó a mis güevas y mis ingles. Respiraba profundamente y apretaba fuertemente mis glúteos. Incluso detuvo su paja para ocupar sus dos manos en mi culo.

Sin pensarlo más, Esteban abrió su boca y se tragó mi verga. La sensación fue totalmente distinta a lo que yo esperaba que fuera una mamada. Fue más intensa aún. Era una mezcla de cosquillas con el mayor placer que me daba la succión de su boca y los juegos de su lengua en la cabeza de mi pene. El calor de su boca era reconfortante en mi verga.

Esteban interrumpió la mamada un solo instante para pedirme que me acercara más. Así lo hice, ahora éramos los dos buscando el placer para mi verga. Yo se la clavaba tanto como podía en su boca y él, al mismo tiempo, se la tragaba hasta casi tenerla toda adentro.

De vez en cuando la soltaba para preguntar:

Esteban: Te gusta primo? Te la habían mamado antes?Yo: Si me gusta; es mi primera mamada – le iba respondiendo entre suspiros.

Los movimientos siguieron por más tiempo hasta que Esteban interrumpió y me dijo:

Esteban: Ok primo, ahora te toca a ti, no tienes que mamármela, solo arrodíllate frente a mí y lleva tu cara cerca de mi verga. Así parecerá una mamada frente a la cámara.

No lo dudé un instante, el sentir una mamada hizo que también quisiera probar el sabor de una verga. Si bien no iba a mamársela, pues me daba temor que Esteban se enterara de mi deseo, sí pondría mi cara lo más cerca posible a su hermosa verga y a sus güevas.

Me arrodillé y, poniendo mis manos en sus muslos, hundí mi cara entre sus piernas. Empecé a mover mi cabeza como si la estuviera mamando, y Esteban suspiraba y movía su cuerpo como si en realidad estuviera recibiendo una mamada.

Yo estaba allí frente a esa verga, nunca había tenido una tan cerca, y nunca pensé tenerla. La tentación era muy grande pues sentía su calor y sentía su olor. Traté de acercarme al máximo sin hacer contacto para no quedar en evidencia. Cada vez mi cara estaba más cerca de la parte más íntima del cuerpo de mi primo. Unos segundos más de actuación y luego no pude resistir, entre los movimientos acerqué

un poco mis labios a esa verga e hice contacto con ella, de la misma forma que él había hecho contacto con la mía unos minutos antes. Inmediatamente retiré mi cara simulando que ese contacto había sido un accidente. Pero Esteban tomó entonces su verga con una mano y la dirigió a mi boca, con su otra mano tomó mi cabeza por la parte posterior y me acercó a su verga.

No necesitó esforzarse mucho. Apenas vi como esa hermosa verga buscaba mi boca, la abrí tanto como pude y probé mi primera verga. La metí en mi boca sintiendo su sabor tan particular y el sabor del presemen. Me concentré tanto en llevarla bien adentro y en probarla, que no había empezado a succionar. Esteban empezó a mover sus caderas como indicándome que moviera mi cabeza y succionara, que se la mamara.

Empecé a mamar como un frenético. A Esteban debe haberle dolido un poco pues lo hice con fuerza. El retiró su mano de su verga dejándomela toda a mí.

Esteban: Si Dani, yo sabía que te iba a gustar – suspiraba Esteban.

Y no se equivocaba. Me encantó tener ese pene en mi boca. No sentía placer físico pero el placer psicológico era indescriptible. Un hombre como mi primo me había dado permiso de acceder con mi boca a su zona más intima y ahora me permitía darle placer. Estaba compartiendo sus momentos más íntimos conmigo.

No sé cuanto tiempo dediqué a su verga hasta que Esteban me pidió que bajara un poco más, a su güevas. Así lo hice, me había olvidado ya de las ganas que tenía de probar también as de mi primo, de comerlas juntas.

Baje por el tronco de su verga y llevé mi lengua a sus güevas mientras Esteban se encargó de su verga con su mano. Lamí sus güevas y después las succioné, llevándolas a mi boca, probándolas, sintiendo su sabor, su olor su temperatura. Que delicia, como estaba gozando mi primera mamada, mi primer sexo oral. Decidí entonces ocuparme de su verga nuevamente y empecé a subir hasta ella, pero Esteban tenía otros planes.

Separó un poco sus piernas y elevó su pierna derecha hasta treparla en el descansa brazos de la silla, sus piernas quedaron abiertas exponiendo su culo.

Esteban: Quieres bajar más con tu lengua? –

Me preguntó con una tenue sonrisa de picardía que no pude resistir. Tomando con más fuerza sus muslos, sus fuertes y pesados muslos, seguí lamiendo sus güevas por pocos segundos y después empecé a bajar, bajé más por en medio de sus piernas y me fui abriendo paso por en medio de sus glúteos.

Esteban: Vamos, hazlo – suspiraba Esteban en éxtasis.

No lo pensé más. Abrí mi boca, saqué mi lengua y alcancé el ano de mi primo. Era una nueva sensación para mí. Empecé a lamerlo hacia arriba y hacia abajo. Esteban se estremecía con cada pasada de mi lengua por su ano, pero eran solo eso, lamidas.

Esteban: Si Dani, sigue.

Ante la insistencia de mi primo, y con la excitación a mil, puse mi lengua en su ano y repetí lo que él había hecho por mí la noche anterior, la lleve adentro, lamiendo el culo de mi primo, retribuyéndole el placer que él me había dado.

No sé cuanto tiempo dediqué a lamer su ano. Pero ya sentía la necesidad de hacerme una paja y descargar toda la tensión de mi cuerpo. Terminé entonces de lamerlo y me separé de él. Volví a ponerme de pie frente a mi primo quien tenía su verga dura y se hacia una paja lentamente.

Esteban no tuvo necesidad de hablar. Recostado en la silla como estaba, abrió un poco más sus piernas exponiendo su culo ante mí. Yo, algo indeciso al principio y luego desesperado por hacerlo, me acerqué con mi verga al culo de mi primo. Siempre lo estuve mirando a los ojos. Cuando mi verga rozo su culo, él la tomó con su mano y la ubicó justo en su ano. En ese momento la soltó cerró los ojos como diciendo: "Ahora todo depende de ti".

Tomé entonces mi verga y, sin moverla de donde Esteban la había ubicado, empecé a empujar. Recordé que debía hacerlo lentamente, como él lo había hecho conmigo la noche anterior. Pero no pude. La sensación de penetrar un ano fue el clímax esa noche, nunca había sentido nada igual en toda mi vida. Apenas mi cabeza entró en el culo de Esteban, sentí la succión y sentí como algo muy fue

rte se apoderó de mi cuerpo. Era una sensación de placer absoluto que me obligó a hundir mi verga en mi primo sin consentimientos.

De un solo movimiento Esteban se tragó toda mi verga. Vi como frunció su seño y escuché su gemido al momento de mi penetración. Pero después, cuando empecé a mover mis caderas buscando un orgasmo en su culo, Esteban se fue relajando y aceleró su paja.

Ahora los dos estábamos conectados por el placer. Los movimientos míos eran algo bruscos, pero Esteban no se quejaba. Mi verga era grande, debía dolerle, pero él sabía asumir ese dolor.

Cada vez le imprima más velocidad a mi penetración. El calor de su cuerpo, sus músculos tensionándose, su respiración, sus gemidos, mi verga rodeada por las suaves paredes de su ano que la succionaban. Todo esto, más las sensaciones vividas en esa noche y en la anterior, se combinaba en mi mente y en mi cuerpo. Me sentía embriagado de placer. Estaba penetrando a un hombre, mayor que yo, a mi primo, estaba dominándolo sexualmente.

De pronto, sentí una rápida contracción en el ano de Esteban y empecé a ver como salía leche de su verga. Mi primo se estaba viviendo en cantidades y su ano se contrajo con fuerza. Fue suficiente para mí. Había resistido mucho, me entregué a mis últimos segundos y, tras una embestida más contra el culo de Esteban, mi verga quedó enterrada profundamente y empezó a derramar toda mi leche.

Ahora los dos compartíamos ese orgasmo. Alcanzamos a sentirlo simultáneamente aunque él hubiera iniciado antes. No sé cuanta leche derramé en ese culo. No se cuantas energías perdí teniendo sexo con Esteban. Me sentía agotado y complacido al máximo. Me sentí bien a pesar de todo. Me sentía más viril al haber sido yo quien dominara en el sexo.

Lentamente fui retirando mi verga de su ano. Retrocedí un poco sin dejar de observar a Esteban.

Tras unos segundos, Esteban volvió a cerrar sus piernas y a acomodarse en la silla. Allí esperó unos segundos con los ojos cerrados. Después se puso de pie frente a mí. Me miró fijamente sin decirme nada. Puso su mano en mi hombro y después la llevo hasta mi cara dándome unos golpecitos en mi mejilla. Yo no entendía sus movimientos, Esteban estaba completamente serio y se le notaba agotado. Tras unos segundos, tomó mi cara con rudeza y esbozando su sonrisa de picardía, invadió mi boca con la suya. Mi primo me dio un beso que más que romántico fue brusco y erótico. No supe como reaccionar, y cuando pensé besarlo también, ya era tarde pues él alejó su boca.

Esteban: Cómo te pareció? – preguntó en un tono calmadoDani: Bien, me gustó – respondí con algo de timidez.

Esteban: Te has sentido mejor ahora que me has penetrado?Dani: Si, me ha gustado más – Esteban solo sonrió.

Esteban: Quieres ducharte mientras yo descanso unos minutos? Dani: Ok…oye, estás bien?Esteban: Si, totalmente, me gustó mucho sentir tu cuerpo.

Dani: Sobre el video…no sé si deberías venderlo es que…

Esteban: Tranquilo…verás, ese cuento del tipo de los videos es solo mentiras, dijo Esteban mientras tomaba la cámara. Fue la única manera que encontré para convencerte de verme haciendo una paja jaja – sonrió tímidamente.

Dani: No dije nada, solo sonreí.

Esteban: Ahora lo voy a guardar, solo para mí.

Fin

Les agradezco por haber leído mi relato y me gustaría escuchar sus comentarios. Los pueden enviar a mi correo.

Gracias

Autor: Esteban esteban986b (arroba) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Excelente Dios mio… Magnifico el primero y este… y que paso luego cuentame??? como continuaron la relacion tu y yu primeo ehe?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.