DESPEDIDA DE SOLTERA IV. La Fantasia de Claudia

¡Comparte!

Terminado el castigo, Norma dijo que ahora sí comenzarían a votar, y para evitar alguna posible presión, en un papel colocarían las opciones enumerándolas con números romanos, por lo tanto cada una pondría la opción con el número romano correspondiente.

Una a una fue sacando un trozo de papel dirigiéndose posteriormente al dormitorio de Norma para votar, regresando con el voto doblado en cuatro y depositándolo sobre la mesa, excepto Mónica, que después de terminado el castigo la hicieron tenderse en el suelo, le ataron las piernas por los tobillos, se las doblaron hacia atrás y se las unieron con los brazos, de tal manera que quedaba impedida de cualquier movimiento, además de la posición bastante incómoda que la dejaron y que estaba decidida a aguantar con todo el estoicismo del mundo, le quitaron la venda de los ojos de tal manera que pudiese ver a sus amigas desfilar en traje de Eva, lo que contribuía a su excitación.

Terminada la votación se procedió al escrutinio. Los fueron abriendo y contando uno a uno y para no hacer el cuento largo, indicaré que el total de los votos eligió la misma opción: Continuar la fiesta todas desnudas. Conocido el resultado, comenzaron a abrazarse y acariciarse una a otras y no faltó la que fue hasta donde Mónica y comenzara a masturbarse frente a su cara y poniéndose a horcajadura sobre su cabeza le pidió que le "diera lengua" , pero colocándose a una distancia tal, que por más que la esclava se esforzara, lo que más le permitía era que la rozara a duras penas con la punta de la lengua, haciéndola que se mojara más ante la impotencia de no poder cumplir con lo que se le pedía debido a su condición de prisionera.

Este espectáculo desarrolló la fantasía de Claudia que tomó la palabra diciendo que la festejada era ella y que además ignoraba si durante su vida de casada iría a poder estar en alguna otra fiesta por el estilo de ésta, por lo tanto, si es que estaban de acuerdo, quería realizar algunas fantasías que se le habían ocurrido.

Todas estuvieron de acuerdo y se pusieron a sus órdenes para que dispusiera de ellas, incluso hubo una que también se ofreció como esclava.

Entonces preguntó a Norma que si tenía inconveniente en que ataran a Mónica en forma de X en su cama. La anfitriona le dijo que dispusiese de ésta como si fuese suya y con las únicas limitaciones de que no se las fuera a romper o a orinar, pero si tenía intenciones de orinar sobre Mónica o si quería algo más sofisticado, tenía otras cosas que posiblemente le gustasen más.

Lógicamente estos dichos intrigaron a las invitadas y por supuesto a Claudia que se le encendió más la imaginación, preguntándole de inmediato de qué se trataba.

Ya verás, dijo Norma, y, acto seguido, les pidió retirar una alfombra que estaba en el centro de la sala (living) y voltear lo que estaba abajo, mientras les decía "Ahorita regreso".

Cuando hubieron retirado la alfombra, se encontraron con una especie de plancha y una argolla plegable en cada una de las esquinas y varias tapas alrededor.

Al cabo de unos instantes apareció con un poste de aluminio que dejó cerca de uno de los muros, para luego entrar otra vez llevando la alfombra enrollada y reaparecer con otro poste igual, ambos con varios orificios. Desde luego la idea de la cama quedó inmediatamente en el olvido, por lo tanto llevaron a la esclava hasta la plancha, que no era otra cosa que una colchoneta. Una vez encima, procedieron a soltarle las ligaduras que unían los pies con las manos para posterior- mente dejarla de espaldas, desatarle las piernas para atárselas a las argollas de los pies, procediendo a hacer lo mismo con los brazos.

Una vez atada convenientemente, Norma preguntó a Claudia que si quería instalar los postes y dónde.

Claudia le respondió que sí y que los pusieran a los pies de Mónica.

Sacaron dos de las tapas y los atornillaron. Cuando estuv

ieron listos, Claudia dijo que le comenzaría a hacer el amor a Mónica, pero que cuando calcularan que estaba en el punto culminante la sacaran a la fuerza, pues ella se resistiría con toda su alma, y la ataran bien sujeta a los postes de tal forma que por mucho que forcejeara no pudiese juntar las piernas. Una vez así que le comenzaran todas a hacerle el amor a Mónica en la forma que cada una estimara conveniente, excepto la que se había ofrecido como esclava, de la que además dispondrían posteriormente en la forma que quisieran, siempre y cuando ella no tuviese inconveniente en asumir el papel de tal "con todas las de la ley", pues también le pegarían cosa que Patricia aceptó gustosa.

Afinadas las cosas, Claudia les pidió que una vez que Patricia le estuviese haciendo el amor a Mónica, comenzaran a azotar a Patricia hasta que hubiese acabado (venido, tenido un orgasmo) y posteriormente la azotaran a ella hasta que lograran producirle dos orgasmos más y terminado lo anterior que dispusieran de ella como mejor se les antojara.

¿Y qué haremos el resto? -Preguntó Norma.

Uds. pueden dedicarse a amarse mutuamente o disfrutar del espectáculo o ambas cosas.

Si tú lo pides y el resto no tiene inconveniente u otra idea más innovadora, pongámonos al corriente de una buena vez, porque ya hemos perdido mucho tiempo.

Terminando de hablar Mónica, Claudia se colocó sobre Mónica, primero haciendo que le besara alternadamente sus senos, después se los colocaba cerca de la boca para que Mónica tratase de alcanzarlos, pero retirándose a medida que levantaba la cabeza para alcanzárselos, cosa que no podía hacer, por lo que la prisionera se hacía acreedora a una cachetada.

Después se colocó a horcajadas sobre la boca para que le diesen sexo oral, repitiendo la misma operación que con los senos.

Finalmente se colocó dispuesta a hacer el 69, dando y recibiendo lengua con toda su calentura, y cuando las amigas calcularon que estaba en lo mejor, la tomaron entre varias para atarla a los postes, tal como lo había pedido, a pesar de sus desesperados e inútiles intentos por zafarse de sus captoras.

Cuando estuvo junto a los postes, como era prácticamente imposible tomarla de pies y manos para poder amarrarla, entre res le cogieron cada uno de sus brazos, mientras una cuarta procedía a atarla, mientras Claudia les suplicaba que la dejasen seguir.

Una vez bien sujetos los brazos por las muñecas, se dieron a la tarea de hacer lo mismo con los pies, siempre en medio de las súplicas que la dejasen seguir montando a Mónica, pero conforme a lo solicitado por ella misma, sus amigas fueron inflexibles, dejándola atada con los brazos hacia arriba y los pies separados y, acto seguido, ordenaron a Patricia hacer el amor a Mónica y cuando estuvo sobre ésta obedeciendo lo ordenado, también se inició la sesión de azotes, mientras le sacaban pica a Claudia que cómo se sentiría ella en el lugar de Mónica y Patricia, mientras otras se besaban y acariciaban frenéticamente.

Los orgasmos de Claudia se sucedían uno tras otro, hasta que Patricia se hubo venido como lo pidiera la festejada Terminado lo anterior, dejaron libre a Claudia y las amas con amas, amas con esclavas y esclavas con esclavas confundiéndose todas en mutuos agasajos y caricias hasta quedar exhaustas, procediendo a bañarse a fin de posteriormente acomodarse para dormir lo poco que restaba de la noche, terminando así la más fantástica despedida de soltera a la que Mónica hubiese asistido alguna vez, y aunque sentíase molida de su cuerpo, su sentimiento interior era de una felicidad incomparable, pues esa noche le habían ocurrido cosas significativas que marcarían el resto de su vida: Ver cumplido su sueño masoquista, haber descubierto definitivamente su condición de lesbiana y principalmente aceptarla como tal sin ningún prejuicio, viendo de paso que no tenía absolutamente nada de malo, aunque la sociedad la siguiera viendo con malos ojos.

Hasta aquí quedo, os invito a que me escribáis para darme ideas u opiniones para otro cuento por el estilo.

Autor: Jagonza7 jagonza7 (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.