DESPUÉS DE LA FIESTA.

Dedicatoria: A mi amigo Sergio, con aprecio.

Hola. Permítanme presentarme. Soy un joven que 18 años, que el año 2002 me he graduado de Perito en Publicidad. Como requisito para llegar a ese punto, he tenido que hacer durante el año que pasó un número determinado de horas de práctica publicitaria en una Agencia especializada.

Durante los primeros días todo se llevó a cabo con normalidad, pero el viernes de la primera semana se realizó una pequeña fiesta en la oficina, con motivo de celebrarse el aniversario de la empresa.

Durante la celebración los compañeros me invitaron a tomar algunos tragos de licor, lo cual muy pronto me hizo sentir mareado, porque yo no estaba acostumbrado e incluso debí ir al baño a vomitar. Al verme en ese estado, el Gerente de Creatividad, ofreció irme a dejar a mi casa y yo acepté.

Salimos del estacionamiento en su automóvil y yo iba algo adormecido. Creo que no avanzamos más de unos cinco minutos, cuando él se detuvo en un lugar oscuro y bastante discreto y solitario. Marcos (así se llamaba), era un hombre de unos 35 años, alto y de pelo y ojos oscuros, que se me quedaron viendo con fijeza. Yo lo miré también y pude darme cuenta de que se encontraba algo nervioso. Se acercó más a mi y comenzó a platicarme en una manera bastante íntima y cálida.

Dentro de las nubes del alcohol que nublaban mi mente, pude darme cuenta de que trataba de seducirme lentamente y entonces comencé yo a ponerme nervioso, a la vez que excitado. Desde hacía bastante tiempo que me había dado cuenta de que los hombres me atraían más que las mujeres, pero nunca había tenido una experiencia de esa naturaleza.

De pronto, vi como su pene resaltaba en el centro de sus pantalones. Él me tomó de la mano y la llevó hasta sus genitales haciendo que sintiera el tamaño, grosor y dureza de su pene por encima de la ropa.

– Siente -me dijo-. Siente cómo me pones.

Sin atreverme a hacerlo yo, pero dejando que él llevara mi mano, toqué aquel bulto duro entre sus piernas. Yo nunca me hubiera atrevido a dar el primer paso, pero guiado por él empecé a acariciarlo por encima de su ropa, lo que me hizo sentir más excitado y presa de un calor húmedo. Al cabo de unos segundos de acariciar su pene por sobre sus pantalones, se abrió la bragueta y se lo sacó, empezando él mismo a masturbarse muy lentamente, mientras que yo, como hipnotizado, contemplaba la escena. Entonces, me sujetó la mano de nuevo y me puso a acariciarlo por él.

Al ver que yo no oponía resistencia, se acercó más a mi y comenzó a besarme en la boca mientras yo seguía masturbándolo poco a poco.

Ya un poco más desinhibido y muy caliente fijé mi vista en aquel hermoso pene de unos 20 cm de largo, húmedo y erecto y comencé a sentir ganas de mamarlo. Marcos me miró y poniendo su mano derecha atrás de mi nuca, fue halando de mi, acercándome a su miembro corcoveante, al tiempo que elevaba su pubis para salir al encuentro de mis labios.

Tímidamente empecé a lamer poco a poco humedeciendo mis labios con el líquido preseminal, que me encantó saborear. Pasé mi lengua por todo su pene mientras lo sostenía con mi mano izquierda. Después de un beso febril en su hermosa verga, deseé que él acabara en mi boca y sentir su semen abundante y caliente. Por ello, empecé a mamarlo con pasión y deseo, chupando aquella verga desde abajo hasta la punta.

Sin embargo, él fue de otra opinión. Retiró su miembro de mi boca y arrancando el motor de su automóvil, condujo rápida y directamente hasta un motel no muy lejano. Al llegar al motel, totalmente desesperado por hacerlo, salió del auto y en el garaje, estando de pie y recostado en su carro, prácticamente me obligó a hacerte mas sexo oral, y yo en cuclillas, casi hincado, me abrí los pantalones y me saqué mi propio pene, comenzando a masturbarme. Se la mamé por un rato, hasta que él rápida y bruscamente me puso de pie, y me empujó de bruces sobre la parte delantera de su auto. Terminó de bajarme los pantalones y calzoncillos, me abrió las piernas y obligándome a parar el trasero, me atacó. ¡Ahhhhhhhhh!

Mi culito caliente y virgen opuso resistencia al avance de su pene. Me agarró por la cintura y presionó con fuerza. ¡Uhhhhhhh! Pero tampoco entró. Desesperado, me tomó de la mano y me llevó adentro de la habitación. Allí, nos quitamos la ropa, y me puso en cuatro y con su mano izquierda abrió mis nalgas, en tanto con la derecha me llenó el culo con su saliva. Agarró luego su pene y volvió a intentar la penetración.

¡Ahhhhhhhhhhhhhhh! Ahora sí entró y comenzó a hacerme el amor en esa posición. Poco a poco fue entrando más y más, hasta que tuve todo el miembro en mi interior. Inició un delicioso bamboleo y el placer para mí fue indescriptible. Me lo hizo durante largo rato, mientras me decía toda clase palabras, cargadas de amor y de pasión, a veces dulces, a veces obscenas, que me excitaban más y más.

Por fin sintió que iba a acabar, y rápidamente me sacó su pene y me hizo acostarme totalmente boca arriba en la cama, con una almohada bajo mi cabeza, Se puso de rodillas en mi cuello, mientras se ayudaba a acabar con su mano derecha y me haló la cabeza con su mano izquierda para acercar mi cara su pene. Se me hizo agua la boca esperando aquel chorro de semen, mientras con mis manos abrazaba y acariciaba sus piernas y trasero. Entonces eyaculó con un grito. ¡Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

El primer borbotón me dio en la cara, pero él quería terminar dentro de mi boca, y después de los 3 primeros chorros de semen en mi cara, boca y cuello, le agarré la verga y la metí en mi boca.

Procedí a mamarlo con furia, mientras él, con los ojos cerrados por el placer que sentía, seguía acabando dentro de mi boca, echando y echando semen y masturbándose hasta sacar las ultimas gotas, que yo saboreé y tragué encantado, en tanto mi propio orgasmo me sacudía imparable, manchando mi vientre y mis piernas con la leche de mis entrañas.

Después de un rato de reposo, decidimos tomar un baño, ya estando bajo la regadera yo necesitaba quitarme todo el semen de mi cara, para no dar motivo de sospecha al regresar a mi casa. Pero de repente a él se le ocurrió un nuevo juego. Me puso de rodillas y sin que yo pudiera evitarlo, se agarró la verga y me empezó a mear. Sus orines cayeron en mi cara, corrieron por mi pecho y espalda, hasta llegar a mi pene y piernas. Yo sentí como su orín caliente corría por todo mi cuerpo. En ese momento supe que era totalmente suyo, con una mezcla de semen y orín en todo mi cuerpo.

Esto, lo puso nuevamente excitado y comenzó a masturbarse de pie, y yo volví a mamarle la verga mientras yo también me masturbaba. Pero en lugar de hacerlo como la vez anterior después de un rato me puse de pie y comencé a frotar mi pene contra el suyo. ¡Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhh! ¡Qué sensación!

Fue realmente algo estupendo, único. Nuestras vergas acariciándose mutuamente, cada vez con más ardor. Entonces, pude sentir su esperma caliente sobre mi verga mientras me masturbaba. Esto fue demasiado y eyaculé. ¡Aahhhhhhhhhhhhhhhh!

Mi semen y su semen se mezclaron deliciosamente. ¡Ahhhhhhhhhh! Tomé su semen y mi semen con mis dedos y lo llevo a mi boca, saboreando aquel estupendo licor que me tenía enamorado.

Regresé a casa cansado y como en las nubes. Fue algo maravilloso. Mis padres nunca se enteraron de nada. Y volví a repetir la experiencia, unos días más tarde.

Autor: Amadeo

Si desean hacerme llegar algún comentario, o saber más de mi, mi dirección de correo es la siguiente: amadeo727 (arroba) hotmail.com

Autor: Amadeo

amadeo727 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *