EL BESO DE LA DONNA III

beso donna

¡Comparte!

Puedes leer también el relato erótico : EL BESO DE LA DONNA II

Esa tarde estuvimos en nuestra habitación descansando, solo salimos en la tarde noche quedando Gabriel sorprendido pues salí con la tanga del vestido de baño sin el brasier y la salida de baño semitransparente, camine por el hotel y me sentía desinhibida y algo excitada, mis pezones todo el tiempo era duros, sin embargo algunas parejas nos miraban pero no había ese morbo que yo esperaba, solo seguían en lo suyo nos sonreían;

En la playa ya me senté en la zona de las sillas playeras me quite el pareo dejando mis senos al aire mientras Gabriel me miraba y se reía de ver que hace 24 horas no quería saber nada del tema y ahora estaba en la playa haciendo toples, deje que me aplicara bronceador mientras observe que en la playa había de todo, nenas en toples y otras desnudas e inclusive hombres desnudos por lo que mire a Gabriel y le dije por molestarlo –¿y tu porque no te quitas tu pantaloneta si tanto querías que estuviera yo desnuda? Me reí socarronamente viéndolo pasar colores, Gabriel miro alrededor viendo que efectivamente habían tipos desnudos la mayoría con su miembro flácido pero se notaban de buen tamaño, – ¡con esos tipos mejor no me quito la pantaloneta o con el agua se burlaran de mi jajaja!, nos reímos ambos, – si pero el tuyo me satisface y me permite hacer piruetas que con uno mas grande seguro no lo disfrutaría, le dije porque se que para los hombre el tamaño importa mucho, aunque Gabriel no lo tiene pequeño se que con los miembros que había visto las ultimas 24 horas debía afectarle o sentirse vulnerable.

Para mí el tamaño de mi esposo es perfecto y me encanta, pero debo confesar que en este lugar se veían muchos penes de diferentes tamaños, como el de Antonio que era largo y imposible no mirarlos, pero igual es como las mujeres, vez muchas vaginas y senos pero al final la sensación debería ser la misma, no me mal interpreten, no puedo controvertir mi punto pues mi experiencia se limita a mi esposo nada mas; Duramos toda la tarde tomando el sol, deleitándome con lo que veía pues habían parejas que tenían sexo sin tapujo allí mismo y otras simplemente se divertían, yo mientras miraba mis redes en el celular cuando recibí un mensaje de Alberto, en ese momento mi cara debió sonrojarse pues de inmediato me acorde de las fotos que le envié con el mensaje y me estaba arrepintiendo, me mando un mensaje de voz que escuche con mis audífonos puestos donde decía, – Hola Donna Amoretti¡, te quedo divino mi regalo para tu esposo, me encanta como abraza tus senos y moldea tus curvas, ¡definitivamente eres una delicia¡ envidio a tu esposo que es quien se debe estar dando un manjar delicioso con esa lencería, ojala me mandes las otras fotos con la ultima que él te mando; ¡espero que tus vacaciones hayan sido lo que esperabas! ¡y tu marido te éste pervirtiendo¡ o por lo menos haya logrado que te dejaras consentir de otra mujer, y si logro más que eso me deberás una cita los cuatro para intercambiar jajaja; ¡Ahí te mando un regalo también a ver si te animas¡, lo siguiente que vi fue una foto de su miembro parado que me dejo fría ¿no pensé que se atreviera a hacer algo así? ¡independientemente de las conversaciones que tenemos esto ya era otro nivel¡, pues no se si la foto estaba arreglada o que pasaba, pero se veía que su mano no agarraba la totalidad de su miembro, de largo parecía ser como la de Gabriel pero el grosor me impresiono y la tenia completamente arreglada sin bello, la foto tenia una frase que decía ¡tu lencería me puso así¡, reconozco que nunca espere la foto y menos que su miembro se viera así, parecía una niña con la foto y la verdad … me excite… , tenía que ser un montaje o una foto arreglada o bajada de internet no lo se, le respondí el mensaje – ¡Ese no es tu miembro…! Jajaja eres un grosero atrevido¡ y si han pasado algunas cosas que te contaría sino me engañaras con fotos de otros jajaja, cuando me envíes una de verdad tuya tal vez te envíe las demás fotos jajaja, no puedo negar que me dejo muy excitada tanto su mensaje como la foto así no fuera real, por lo menos por su osadía y el desparpajo con el que siempre salía la verdad era una caja de sorpresas.

En ese momento de excitación me acomode al lado de Gabriel y sin mirar alrededor le acaricie su miembro, se lo saque del bañador y comencé a besárselo y lamerlo sin quitarme las gafas, Gabriel no sabia si mirarme o mirar alrededor pues varios ya nos miraban desde lejos, sentí un morbo delicioso por estar allí en la playa delante de algunos mirones en la felación a mi esposo; Lo hice con la mayor sensualidad acariciándolo suave frotándole sus testículos y pasando mi lengua por ellos mientras lo acariciaba con pasión, Gabriel ya gemía y me agarraba la cabeza en señal de su inminente venida la que recibí entre mis labios con el placer que descubría que me daba hacerle eso. Unos meses atrás me parecía asqueroso y solo llegue a hacérselo cuando me encontraba con mis tragos encima, ahora lo disfrutaba consiente, le sonreí pícaramente, para rematar el momento me quite mis tangas y me fui caminando delante de él hasta llegar al mar donde nade delicioso un rato esperando que Gabriel se animara y se viniera desnudo a acompañarme, pero eso nunca lo hizo, en medio de su liberalidad no era capaz de caminar a mi lado desnudo, la verdad eso me molesto, salí del agua recogí mis cosas insinuándole que ya tenía hambre solo me puse el pareo y guarde mi ropa en el bolso que llevaba. Llegamos al restaurante y me quede así no me importo si se daban cuenta que debajo no llevaba nada o si mi miraban, cenamos sin hablar mucho Gabriel sabia que estaba molesta pero no me pregunto nada, al terminar nos fuimos a la habitación y cuando deseo volverme a consentir fingí estar indispuesta y que debíamos madrugar para ir con Melisa y Antonio pues habíamos quedado de ir a las 9:00 A:M, así como estaba desnuda me bañe y acosté sin ponerme nada mas solo por calentarlo y dejarlo excitado; A las 6:00 A:M escuche movimiento en la habitación Gabriel se encontraba arreglado se puso una camiseta una pantaloneta de tenis blanca y llevaba una maleta con ropa y toallas, no dije nada solo me levante, me bañe, depile mi cuerpo para verme impecable y me puse la tanga de otro vestido de baño, una nueva salida de baño transparente con arreglo de flores grises y empaque un conjunto de lencería de los nuevos, crema y mis gafas, empaque delante de Gabriel un paquete de condones que tenía en la mesa y mirándolo salimos a desayunar, no los vimos en el restaurante y eso afano a Gabriel quien casi ni me deja comer tranquila, me molesto pero también estaba falta de apetito pues la ansiedad me estaba atacando; Cuando llegamos al muelle ahí estaban esperándonos, melisa levanto su mano y nos saludo Antonio tenia una sonrisa en su rostro como si presumiera lo que pasaría adelantándose a ayudarme a subir al bote, era muy hermoso jamás había estado antes en uno, Melisa llevaba una tanga minimalista sin sostén y Antonio una pantaloneta como Gabriel; Levante la mirada y en la proa estaba sentada Grace también en una tanga azul sin brasier y apenas me vio se acerco a saludarme dándome un beso, Gabriel se noto algo cabreado pues se suponía que apenas si nos habíamos saludado y porque venia tan amigable, pero mas cabreo le dio cuando Grace nos presento a su Novio Erick un mulato musculoso alto, igual de joven que Grace quien al saludarme me planto dos besos en mis mejillas con solo una pantaloneta playera que hacia imaginar que ahí había algo raro, tuve que mirar hacia otro lado pues aunque llevaba gafas oscuras era evidente que mi vista estaba en su miembro.

Melisa nos saludo a todos, a mi con una beso en la boca ya se estaba volviendo manía en ella, Antonio se llevo a los hombre a la cabina para alardear del barco y mostrarles como funcionaba mientras nosotras nos ubicamos en la proa para disponernos a tomar el sol, Melisa me pregunto si no me importaba haber invitado otra pareja como si yo no supiera que la de la idea había sido yo, obvio le manifesté que estaba bien y que Grace era muy atenta con nosotros, cuando iniciamos viaje mar adentro Melisa se quito su panty e imitándola Grace, ambas mirándome me insinuaron – ¡vamos a estar mar adentro aquí nadie diferente a nuestras parejas nos verán¡ ¿hay que aprovechar el sol no crees?, yo las mire sabiendo que de hacerlo no había marcha atrás, pero aun no me sentía preparada para algo así de liberal de entrada, ayer porque estaba excitada y quería provocar a mi marido, pero el petardo no fue capaz de entender, me quite el pareo pero no fui capaz de quitarme mi panty y me quede con mis lolas al aire nada mas recostándome como ellas en la proa dándoles un espectáculo a los hombre que se encontraban desde arriba en la cabina y nos podían ver perfectamente, entre ellos comentaban y cuchicheaban sin poderles oír pero me incomodaba a forma en que miraban mi cola Antonio y Erick, parecían amigos los tres, me sentía excitada tomando el sol al lado de éstas dos mujeres que se veían muy hermosas de cierta manera me asombraba que ellas se fijaran tanto en mi pudiendo haber invitado o compartido con cualquier otra pareja dentro del hotel mucho mejor o con mas experiencia que la de nosotros; Además aun no estaba segura de lo que pasaría, tenia claro que estaba disfrutando del momento de mi semidesnudes en público o de saber que ellas eran las primeras en tocar y acariciar mi cuerpo, Grace un día antes me había logrado hacer desear tocar y besar una vagina, para éste momento Grace ya se había puesto a mi lado y sin preguntar comenzó a aplicarme bloqueador solar, cosa que agradecí pues el sol era inclemente primero en mi espalda incluyendo mi cola la cual con mayor dedicación protegió metiendo el hilo de mi tanga entre mis nalgas lo que me sonrojó, para luego hacer lo mismo con mis senos piernas y vagina que sin ningún desparpajo introdujo su mano y froto con el bloqueador diciéndome al oído – ¡por si te animas a quitártela que no se queme aunque ahí esta ardiendo¡- me quede helada con su comentario…, el roce suave de sus dedos delataban mi humedad, al terminar por un momento imagine que me repetiría el sexo oral que un día antes me había regalado y me daba vergüenza que se dieran cuenta que me había gustado que me acariciara, sin embargo solo siguió y repitió lo mismo con Melisa y luego Melisa hizo lo mismo a Grace.

Mar adentro Antonio anclo el barco bajando los tres hombre con nosotras a la proa con cocteles para nosotras y cervezas para ellos, Antonio y Erick se quitaron sus bañadores dejando a nuestra vista una par de miembros que a pesar de estar flácidos se veían muchísimo mas grandes mire a Gabriel quien al mismo tiempo me miro y supe que se sentía igual incomodo con lo que hicieron, se que quería vivir nuevas cosas pero una vaina es imaginarlo y otra es vivirlo en persona y no creo que le gustara ver el desparpajo de sus dos nuevos amigos que claramente estaban jugando a demostrar cual llamaba mi atención primero, pero yo no quería que mi primera infidelidad completa fuera con uno de estos personajes, espero que mi fortaleza llegue hasta donde yo quiero y no me traicione; Yo cómplice de mis gafas mire esta vez a la luz el de Antonio que se veía alargado con su cabeza rosada, pero Erick tenía un miembro más largo con una cabeza morada, jamás había visto uno de un mulato, me hizo sentir un escalofrío a pesar del calor, me recordó el miembro del striper solo que éste era de color moreno oscuro, no era negro su color era muy parejo y claramente contrastaba con mi color, pero Melisa no podía dejar de mirarlo de manera descarada casi se mordía el labio y de plano perdió todo interés en Gabriel, ellos se sentaron y hablamos de sus vidas, melisa y Antonio contaron que vivían en México hace varios años que eran de mente abierta desde que eran novios y el que la indujo fue Antonio y a ella le quedo gustando, Grace y Erick si eran nativo de la rivera maya y pareja desde siempre, que Erick fue quien le consiguió el trabajo en el Hotel y allí han aprendido a ser mas liberales, por nosotros que Gabriel por ahora vive en Canada y Yo en Colombia y nos vemos cada dos tres meses en lugares neutrales Mexico, Panama Punta Cana etc., y que esta era la primera vez que poníamos el tema en la mesa, de hecho Grace contó que yo no sabia que veníamos a este Hotel hasta que entramos y eso fue lo que mas le llamo la atención al vernos; Así pasamos un rato hasta que Melisa se sentó al lado de Erick mirando a Grace y comenzó a frotarle las piernas diciéndole lo musculoso que se veía hasta llegar a su miembro y preguntándole y ese también era igual de musculoso? Erick la miro y le dijo –con el estimulo adecuado quizás, nos miramos con Gabriel se notaba que ambos estábamos expectantes pero al mismo tiempo ansiosos al ver que melisa no se corto un pelo y comenzó a frotarle su miembro mientras lo miraba pícaramente y Grace los miraba sin decir o hacer nada, en menor de un minuto Melisa se había agachado y comenzaba a lamer y chupar la punta de ese miembro que claramente se veía como crecía entre sus labios ante la mirada de Antonio su esposo y Grace la novia de Erick, ya no importábamos nosotros Melisa mamaba con un gusto ese pene que creció impresionante ante mis ojos; Mientras éramos testigo de la mejor felación que podía haber visto miraba a Gabriel morderse los labios seguramente deseando haber sido él sino hubiéramos invitado a Grace, pero cuando me di cuenta Grace ya estaba a mi lado acariciándome en presencia de mi esposo quien había cambiado su punto de vista y ahora nos miraba mientras yo con respeto y la poca decencia que me quedaba cogía las manos de Grace sin poder esquivar sus labios en mi espalda cuello abdomen hasta meterse entre mis piernas bajo mi mirada suplicante de intentar indicarle a mi esposo que detuviera sus avances, no me mal interpreten se que un día antes había sucumbido a los placeres de Grace y sabia que ella era espectacular consintiendo a otra mujer, pero en ese momento era mi primera vez con una mujer y estábamos solas sin que yo lo hubiera provocado, por el contrario Grace se había aprovechado de mi confusión y de mi inexperiencia, pero ahora lo estaba haciendo delante de mi esposo y de dos hombre mas.

Grace era demasiado persuasiva en la forma de acariciar, besar y lamer solo dos minutos después mi clítoris rogaba por su lengua mientras atónita miraba a Gabriel para que hiciera algo y me sacara de esa situación, pero tendría claramente mi orgasmo primero antes que hiciera algo por mi pues él estaba disfrutando más del momento, Antonio ya con su miembro a tope sin predicamentos penetro a Melisa mientras ella seguía con su felación, el momento era demasiado erótico y a la vez incomodo para mi, máxime si mi esposo solo se quedaba mirando como su fantasía de una orgia a mar abierto se daba y el ahí mirando, estire mi mano para atraerlo por primera vez entendió que lo necesitaba a mi lado, mientras me beso acaricie su miembro quitándole su pantalón y frotando su miembro que parecía reventar de la excitación, un minuto después decidió pararse a mi lado dándome a entender que deseaba la mamada de nuestros cómplices lo cual comencé como desenfrena pues mi orgasmo estaba en la puerta de mi vagina, no pude frenar un gemido de placer al momento de llegar entre los labios de mi maestra y verla disfrutar como nunca mi esposo había hecho cuando llegaba y lo mojaba, me hizo abrirle mis piernas para que lamiera lo que deseara de mi humanidad; al frente Melisa cabalgaba a Antonio mientras Erick se ubicaba en su cola para penetrar por su ano mis espasmos y convulsiones no se hicieron esperar pues jamás imagine que disfrutaría de ver como penetraban a una mujer entre dos hombre y yo mamaba la verga de mi esposo que también al ver la escena me lleno mis labios del semen mas adictivo que hasta ahora había aprendido a desear, Melisa gemía y gritaba mientras Erick le rompía su trasero mas bien el ano y Antonio le gritaba que la amaba por ser tan puta, Grace se paro y me puso su vagina en mi rostro mirándome como quien suplica por una golosina en la confitería el día de Halloween, después del orgasmo que me había regalado seria mi primera vagina la cual no podía rechazar o no hacerlo con el mismo placer que ella me había dado, su olor era dulce como un caramelo y húmeda como me encontraba yo después de mi orgasmo y aun no la empezaba a tocarla cerré mis ojos comenzando a darle besos e introduciendo mi lengua para alcanzar su clítoris, sentí cuando mi lengua le dio varios corrientosos y no podría negar que para mi fue delicioso saber que le estaba dando placer, comencé a lamer y mover mi lengua en su clítoris mientras sentí como un pene invadía mi vagina clavándome salvajemente, estaba rogando que fuera mi esposo y no el de alguno de los otros hombre, parecía un salvaje como me penetraba y levantaba mis piernas a cada envestida yo gemía mientras lamia esa vagina e intentaba no perder el control, lo único que asumí fue meter mis dedos y mi lengua en la vagina de Grace arrancándole unos gemidos increíbles que hacían que me desea explotara en mi lengua al darle placer; Era el momento más placentero hasta ese momento en mi vida, en un momento Grace se bajo de mi rostro y agradecí ver que quien me penetraba era mi esposo, había tomado la decisión que no dejaría que mi vagina fuera penetrada por uno de ellos debía ser alguien que lo mereciera, -debía der Alberto dije en mi mente- Grace volvió a ponerse encima mío pero esta vez haciendo un sesenta y nueve comenzando a lamerme mi clítoris mientras me embestía mi Gabriel, comencé también a lamer su vagina como lo había hecho antes y sentí un deseo de meter mis dedos en su cola y en su vagina mientras lamia como posesa, sentí cuando mi esposo la saco y claramente Grace se la limpio dejándola en la entrada de mi ano, supe que allí me penetraría y mientras en mi cola entraba su verga en mi clítoris una lengua hacia maravillas a las cinco o seis embestida ya me comenzaba a venir en un orgasmo tan delicioso que mi cuerpo literalmente convulsionó entre los labios de Grace y el miembro de Gabriel quien parecía tan excitado que pensé que me rompería el ano, al momento en que empezó a gemir mi esposo anunciando su llegada Grace saco su verga de mi ano y comenzó una felación que en vez de darme celos que encanto al ver la cara de Gabriel mientras se venia entre sus labios; al frente de nosotros podía ver como Melisa mamaba los dos miembros alternativamente y los hacia venirse en su cara y boca era un momento increíble erótico vulgar pero excitante, no pensé que disfrutaría de ver como otra mujer se la mamaba a mi esposo y que una mujer me diera el placer de disfrutar de la intimidad de otra mujer.

Las mujeres nos lanzamos al mar a disfrutar del majestuoso momento me sentía liberada deseosa y porque no decirlo algo puta, pero de las que disfrutan de su vida y no de la vulgaridad que nadie respeta, mientras nadábamos hablaban ellas de lo delicioso que había sido el momento Grace le decía a melisa que debía probar a mi esposo y melisa nos decía que no había nada mas delicioso que la doble penetración, que este era el momento y el lugar perfecto, al rato volvimos a subir al bote y los hombres había hecho una tabla de carnes y quesos acompañados con unos cocteles increíbles mientras comíamos todos reíamos y permanecíamos desnudos ya no importaba me sentía liberada; Al recostar a tomar el sol nuevamente melisa se me acercó al oído susurrándome que ahora quiera probar estar con Gabriel, pero no era que pidiera permiso sino mas bien como incitándome a ver si lo iba a impedir, la verdad no supe como tomarlo solo mire como se alejaba de mi lado e iba contoneando su trasero hasta donde se encontraba Gabriel de pie hablando con Antonio y Erick, melisa volvió su mirada hacia mi y sin mas se arrodillo delante de ellos y comenzó a mamar el miembro de mi esposo quien no lo esperaba pero tampoco lo reusó, mientras su miembro entraba una y otra vez en su boca ella volvió a agarrar el miembro de Eric para masturbarlo Antonio como si fuera lo mas normal se alejo hacia Grace diciéndole claramente que deseaba una mamada suya también, ella no lo pensó solo se arrodillo y empezó con su felación acariciando sus testículos, no sabia si molestarme por la osadía de Melisa o empezar a disfrutar de la mamada tan deliciosa que Grace le hacia a Antonio, mi cuerpo se calentaba mas por lo que veía que por el calor en si, instintivamente comencé a acariciarme y tocar mi cuerpo hasta que Grace estiro su mano pidiéndome que me acercara a ella, la mire dudando pero mi excitación era mas fuerte cual felina en celo me acerque hasta ellos y acepte que Grace me acercara la verga de Antonio metiéndomela en la boca mientras ella lamia sus huevas al mismo tiempo, era delicioso como nosotras disfrutábamos de mamarle la varga a un hombre que hasta hace unos días no teníamos ni idea quien era, su miembro era tan largo que en verdad debí esforzarme para meterlo en mis labios hasta mi garganta y aun así me faltaba una parte, al sacármela de la boca Grace ahora lo comenzaba a mamar pero ella increíblemente se lo introducía hasta rozar con sus labios las huevas y mirándome a los ojos sacaba su lengua para lamerlas, no podía creer como lo hacia después de mirarla asombrada Antonio empujaba mi cabeza para que yo siguiera lamiéndole sus huevas pero las sentía tan húmedas que mientras las lamia mis labios se rosaban con la lengua de Grace.

Al frente Melisa estaba cabalgando de espaldas a mi esposo observando como se la mamábamos al suyo con una sonrisa socarrona y en una mano la verga de Erick quien le cogía la cabeza para hacérsela meter en la boca, podía ver como el miembro de mi esposo le entraba en su ano y ella se movía como una licuadora, sentía rabia celos y excitación al punto de empezar a mamársela a Antonio intentando metérmela como lo hacia Grace, Antonio nos retiro cuando sintió que se iba a venir y me acomodo para metérmela pero con mi mirada y al no abrirle mis piernas entendió que no deseaba que lo hiciera por lo que coloco a Grace en cuatro y con fuerza la penetro haciendo que ella gritara y cerrara sus ojos mientras la penetraba pero aun así estoicamente soportaba las embestidas de Antonio, me sentí incomoda como con un sentimiento de angustia y desazón que al sentir los labios y lengua de Grace entre mis piernas era delicioso como ésta mujer te hacia un oral, Erick se acerco a mi mientras jadeaba de placer y sentí su miembro abrirse paso entre mis labios cogiendo mi cabeza para metérmela pero su grosor me tomo por sorpresa hice mi mayor esfuerzo de mamarla pero no pase de la mitad ahora entendía porque Grace la hacia tan profundo, éste hombre literalmente me follo la boca ahogando mis gemidos a cada embestida, Antonio acomodo a Grace sentándola en sus pierna pero esta vez la penetro por su cola haciéndola gemir como posesa era una delicia poder ver como disfrutaba ésta mujer de la cogida que le estaban propinando, al frente melisa en cuatro cual sumisa disfrutaba de las penetraciones de mi esposo mientras le jalaba del cabello, Erick inundo mi boca con su semen haciéndome tragar gran parte de su corrida y el resto se me escapo de los labios cayendo a mis senos, al sacarme la de mis labios se fue a penetrar a su novia levantándole las piernas mientras Antonio la sostenía con sus brazos, Grace gemía y se aferraba al cuello de su novio mientras éste iba penetrando sin compasión a la pobre mujer, me acerque a ellos y pensando en mi abri mis piernas y me cloque sobre el rostro de Antonio restregando mi vagina por su boca obligándolo a lamérmela mientras el penetraba a Grace, ella volteo su cabeza para besarme y sentir el sabor del semen de su novio en mis labios mientras Gabriel se vino y Melisa le limpiaba su miembro y lamiendo su ano haciéndolo gemir como nunca antes lo había escuchado, diez minutos después Antonio y Erick avisaban su inminente llegada por lo que se desacoplaron y nos hicieron arrodillar para venirse en nuestros rostros apenas cerré mis ojos y sentí como caían copiosas gotas en mi rostros hasta sentir una lengua lamiéndome las gotas de semen de mis mejillas.

El resto del viaje fue muy tranquilo aunque se notaba la molestia de Antonio por no haberlo dejado penetrarme, no me importaba lo que pensaran había tomado la decisión que quien deseaba que me hiciera de verdad su puta era a Alberto además al haber llegado tan lejos en este viaje me había demostrado que Gabriel claramente se había acostado con otras mujeres en mi ausencia y lo seguiría haciendo, así que solo podía entender su deseo o terminar lo nuestro y no deseaba que eso ocurriera así que debía sentir lo mismo, llegamos en la noche nos despedimos todos y ya en nuestra habitación Gabriel me hizo el amor acariciando cada zona de mi cuerpo como pidiéndome perdón por lo que había pasado.

En la mañana alistamos maletas para irnos y me arregle para ir a desayunar, bueno es un decir porque por primera vez salí solo con mi tanga puesta sin pareo ni nada mas y Gabriel solo llevaba su pantaloneta, mientras me traía mi desayuno me conecte a la red wifi del hotel y revise mis mensaje encontrando un video corto de Alberto donde podía ver su miembro erguido y en verdad era el suyo no largo pero si muy grueso, no pude ocultar mi sorpresa cuando lo vi y me decía que ahora le debía contar lo que había pasado y las fotos que prometí, mire donde estaba Gabriel quien esperaba que le dieran unos huevos y sin pensar teniendo todo muy claro le envié las fotos con mi ropa que por cierto no me había puesto sino dos conjuntos, y encontré entre mis fotos una mía desnuda en el barco mientras Grace me lamia mi vagina y un corto video del momento, yo no había tomado esas fotos ni el video al parecer Gabriel lo hizo por lo que también se los mande a Alberto con una nota de voz que decía –“tenías la razón mi esposo quería pervertirme y compartirme, y a pesar de lo que vez nadie diferente a él me penetro, pero yo decidí que quiero sentir tu verga en mi vagina y si me haces llegar mi cola también será tuya”, – quiero que me enseñes a ser la puta de mi esposo ¿puedes?.

Dos horas mas tarde abordaba un avión rumbo a mi Colombia con varios sentimientos encontrados por dejar a mi esposo, por haber vivido la que paso y por saber que necesitaba pensar en todo lo vivido, pero tenia claro que lo prometido a Alberto no tenia reverso.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Templaria37

soy casada, encontré que me gusta escribir aunque no me considero escritora, pero me fascina darme cuenta de lo que las personas piensan al leer mis relatos..... espero les agrade

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.