El cumple de mi jefe

¡Comparte!

Sigo sobándote la verga con mi lengua, mientras la puerta del baño se abre y sale tu regalo, al oír la puerta abres los ojos y los diriges hacia ella, ¡Es tu esposa! Ella se sube a la cama, se pone encima de ti ofreciéndote su conchita mojada, tú mueves su tanguita y empiezas a lamer, a ella se le ponen los pezones duros de la excitación, se los toca, se los está apretando con sus manos, los chupa también.

Esta mañana has llegado con algo de retraso a la oficina, entras al despacho y cierras la puerta, seguramente como la mayoría de nosotros te molesta un poco que llegue el día de tu cumpleaños, hay algo en estos días que hace que la gente se desespere más fácilmente, me llamas por el intercomunicador, entro y veo que esperas que te felicite, pero no lo hago.

Tomo asiento enseñándote mis piernas con mi libreta lista para tomar dictado, quedas un poco desilusionado por la falta de comentarios de mi parte, así que empiezas a dictar, cuando estás por terminar la carta te acercas a mí, y empiezas a acariciar mis hombros, besas mi cuello, me besas en la boca, yo me levanto y me acomodo para disfrutar mejor los besos y las caricias, te toco el pene por encima de la ropa, se pone tieso inmediatamente en respuesta a mis caricias, tú acaricias mis tetas.

El cachondeo está delicioso, pero te digo que no tenemos tiempo para eso, hay que trabajar ya que necesitaré la tarde libre, te molestas un poco por mi pedido de tiempo, pero te digo que te lo compensaré con creces, así que no pones trabas para que salga temprano, me pides la agenda del día de hoy ya que recuerdas que tienes varias juntas que tratar, te digo que un cliente nuevo e importante llamó y que me solicitó una reunión contigo por lo que corrí tus juntas de esta tarde para nueva fecha, tomas nota del nombre del cliente y de la dirección, es un hotel donde el cliente se ha hospedado para tratar un asunto delicado, te digo que el cliente incluyó una invitación a comer. Triste porque no has tenido el placer del sexo conmigo sigues con tus labores y yo con las mías.

Llega la hora de comer, así que te alistas para salir, toda la mañana han desfilado por el despacho tus amigos y colegas para felicitarte pero yo sigo haciéndome la que no sé nada. Te digo que me voy pero que no olvides tu cita, medio fastidiado me dices que esta bien, que nos veremos mañana…

Llego al hotel para prepararlo todo, la habitación está lista, y tu sorpresa también, sólo me falta dejar una nota en recepción, así lo hago, llegas puntual como siempre, preguntas en la recepción y te dan una nota, ahí se te pide que subas a la habitación 509, intrigado ya que ningún cliente te pediría que subieras por él a la habitación, subes y tocas a la puerta, ésta no tiene seguro, así que oyes que alguien te invita a pasar, entras algo desconfiado, ves ahí un pequeño recibidor, luego miras hacia el lugar de donde provenía la voz, estoy junto a la ventana, y el sol entra a raudales, así que mientras ubicas la mirada, sólo alcanzas a distinguir una silueta en ropa interior, te sorprendes y tu mirada recorre todo mi cuerpo hasta detenerse en mi rostro, “Feliz cumpleaños, Jefe”

Estás como hipnotizado viendo cómo me acerco a ti, cómo te digo que no digas nada, que no hables, sólo disfrutes, ya entenderás por qué te digo esto, tú mueves tu cabeza indicando que has comprendido, besas mis labios en forma hambrienta, acaricias mi cuerpo completamente, totalmente desesperado, tu verga pide a gritos salir de su prisión,…

Te quito la ropa, corbata, saco, camisa, playera, desabrocho luego tus zapatos, te los quito e igualmente los calcetines salen despedidos, quito el resto de tu ropa, el pantalón, la trusa, tu verga sale impaciente y tensa a más no poder…

Te hago recostarte en la cama con las piernas colgando, te las abro y me coloco entre ellas para disfrutar de tu verga, empiezo a mamar y tus gemidos se empiezan a oír deliciosamente, me dices que es un regalo espectacular el que te estoy dando, pero… aún no sabes la mejor parte…

Te digo que cierres los ojos porque tu regalo está por llegar, los cierras obedientemente, sigo sobándote la verga con mi lengua, mientras la puerta del baño se abre y de ahí sale tu regalo, al oír la puerta abres los ojos y los diriges hacia ella, ¡Es tu esposa!

Sorprendido me miras y con la mirada te digo que no te apures, no pasa nada, ella se dirige hasta ti, ve como te estoy comiendo, ha estado escuchando y viendo también lo que sucedía en la habitación así que está caliente y húmeda.

Te pregunta si estás disfrutando de tu fiesta privada, al verla sonriente, tú también respondes así que hasta ahora todo va bien, pero que puede mejorar.

Ella se sube a la cama contigo, sólo trae una tanga de hilo dental, se pone encima de ti ofreciéndote su conchita mojada, tú mueves a un lado su tanguita y empiezas a lamer, a ella se le ponen los pezones duros de la excitación, se los toca, se los está apretando con sus manos, los chupa también.
Yo sigo viendo el espectáculo mientras continuo con tu verga en mi boca.

Al sentir cómo te chupo la verga succionándote para provocarte el orgasmo, tú también mueves más aprisa tu lengua en la concha de tu esposa, ella enloquece y tiene un rico orgasmo y tú también, el tuyo va directamente a mi boca, y se pasa por mi garganta…

Te dejo limpio el pene, tú recibes el de tu esposa y no le permites que se quite hasta que no se ha vaciado completamente en ti, ella se pone de lado ahora en la cama, disfrutando la sensación, tú te levantas, me acercas a ti, y me das un beso, en el cual se mezclan tus jugos con los de ella, ya que ambos estamos llenos… y me susurras al oído…

Te quiero, amor, gracias.

Disfruta tu cumpleaños, Carlos.

Autora: La Secre

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Felicitaciones, muy buen relato,todos soñamos con tener una secre asi y una esposa tan complaciente.
    mimetero vicioso [correos NO permitidos en comentarios – eliminado por la administración R.M.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.