El cursillo.

Mi mujer es una belleza que llama mucho la atención no solo por su cuerpo sino por su forma de vestir. Además es bastante ardiente y apasionada y esto la convierte en una mujer ideal, mi mujer ideal.

Es rubia con el pelo largo y rizado, ojos verdes, no muy alta. Tiene el culo redondo y respingón y unas tetas grandes y bien formadas. El día en cuestión se vistió muy, muy sexy. Una blusa cortita que dejaba su cinturita y su ombligo al aire y sus tetas escapando por arriba ya que llevaba un sujetador de media copa que dejaba los pezones casi al aire y levantaba sus tetas. También llevaba una minifaldita muy corta que dejaba ver totalmente el encaje de sus medias blancas y en los pies llevaba unas sandalias negras de tacón altísimo de aguja y finas tiras.

Al entrar en clase, vimos que íbamos a ser pocos en clase ya que solo estaba el profesor y tres alumnos mas. Mi mujer y yo nos sentamos junto a los tres compañeros pero yo me puse en la fila de atrás y ella adelante junto a uno de ellos ya que no era plan de estar cada uno en una punta de la clase y así estábamos mas agrupados todos.

La clase transcurría con relativa normalidad ya que al profesor se le notaba que su mirada se perdía en los pechos semidesnudos de Vanessa, que así se llama mi mujer. También sus piernas eran objeto de sus miradas ya que con esa mini tan corta seguramente se le vería hasta el tanga que llevaba debajo. El chico que estaba a su lado no hacia mas que preguntarle por lo que explicaba el profesor como excusa para mirarle las tetas por la gran abertura de su blusa.

Yo estaba empalmado con la situación y con la visión de mi mujer delante de mí. Sobre todo cuando en una ocasión se volvió hacia mi para pedirme un bolígrafo ya que al suyo se le había acabado la tinta. Al girarse, la blusa se pego aun más a sus pechos y además se abrió con lo que uno de sus grandes pechos se salió casi por completo quedando de frente al chico que tenia al lado delante de sus narices.

Además al girarse abrió las piernas y ofreció una vista perfecta y clara del minúsculo triangulo delantero de su tanga al chico que estaba a su lado y que no sabia donde mirar y al chico que tenia yo a mi lado.

El calor iba subiendo en la clase aun siendo pocos y es que la visión de Vanessa tan seductora y aparentemente despreocupada, nos subió mucho los ánimos. Digo aparentemente despreocupada ya que ella es exhibicionista y le gusta mostrarse así y ver como los hombres se excitan con la visión de su cuerpo. Así al poco rato se le cayo una goma y se levanto de la silla agachándose sin doblar sus piernas dejándonos su trasero bien visible y abierto por lo que el hilo del tanga que tenia escondido entre sus nalgas se vio por completo y a la vez su delicioso ano y los grandes labios del coño hicieron su aparición.

La erección fue colectiva en todos los que la mirábamos y el profesor al darse la vuelta solo vio como a vanessa se le había convertido su minifalda en un cinturón mostrándole el triangulo transparente del tanga y claro, su coño depilado y húmedo debajo; húmedo por que estas situaciones a ella le excitan mucho.

Alguno de los alumnos dejó escapar un piropo que ella agradeció con una sonrisa mientras se bajaba la mini para tapar lo justo ya que mas no bajaba, y de paso se coloco un pecho que se había salido mostrando el duro y sonrosado pezón erecto.

La clase siguió aunque creo que nadie prestaba atención a las explicaciones del profesor que tampoco creo que supiese muy bien por donde iba. Mi mujer ya estaba muy caliente y desinhibida ya que vi como el compañero de al lado estaba acariciando la pierna de mi mujer y esta le estaba respondiendo acariciando su paquete por encima del pantalón. Él debió de subir algo más su mano ya que se la acerco a la boca y pudimos ver como estaba mojada, la chupo y se desabrocho la bragueta dejando que vanessa metiera la mano para sacar una gran polla erecta. Mi mujer masturbaba lentamente al chico recorriendo toda la polla con su mano y acariciando el glande que estaba mojado. Él no estaba quieto y ahora tenia su mano en el culo de Vanessa. había subido la mini y le acariciaba las nalgas apretándolas y recorriendo el principio de su raja con los dedos.

Al poco

de estar así, ella se agachó sobre la polla de su compañero y se la metió en la boca. Empezó a subir y bajar la cabeza chupándola entera. Ya en esta situación, los demás se tocaban por encima de los pantalones e iban sacando sus pollas para masturbarse lentamente viendo aquel espectáculo. Yo me puse detrás de ella y levantándola quedo de rodillas en la silla sin soltar la polla de su compañero y apartando el hilo del tanga me puse a lamerle el culo y el coño que estaba muy mojado. El profesor se acerco y con la polla fuera se la acerco a Vanessa. Mi mujer seguía chupando la polla de su compañero y ahora también masturbaba la gran polla del profesor a la que de vez en cuando le daba algún lametazo.

Yo mientras la seguía chupando el ano y el coño y los otros dos alumnos ya de pie y con la polla fuera la acariciaban la espalda y los pechos que tenia fuera y que se movían libres. Separándola las nalgas metí mi polla en el coño de mi mujer y la empecé a follar mientras le metía el dedo en el ano, cosa que la excita mucho. Así estuve un rato hasta que el profesor la levanto y le dijo que estaríamos mejor sobre la mesa suya que era más amplia. Ella se levanto me dio un beso en la boca y caminando sobre sus taconazos con la mini en la cintura y las tetas fuera, espero a que el chico al que se la había estado chupando, se tumbase boca arriba en la mesa del profesor. Entonces ella, ayudada por dos de los alumnos, se subió de rodillas en la mesa y se monto encima de la polla del chico cabalgando sobre la polla que le llenaba el coño.

Ella mientras cabalgaba sobre la gran polla, se comía la del profesor que estaba a un lado y alternaba con la del otro chico que estaba al otro lado. El que estaba tumbado le estrujaba las tetas y le decía que le follase, que le sacase toda la leche de la polla, que era una puta, una diosa, esto la ponía mas a cien y yo por detrás deje de lamerle el ano que estaba ya dilatado y empuje mi polla dentro follandola por el culo mientras el coño lo tenia lleno por la polla de su compañero.

Fui el primero en correrme dentro de su ano que al sacar la polla escurrió un poco de semen. El chico de debajo iba a correrse y sacando la polla de Vanessa se puso de pie en la mesa y mi mujer arrodillada frente a el le pidió que la regase las tetas y la cara cosa que no tardo en hacer.

El profesor se sentó en la silla y llevándose con él a mi mujer la sentó de espaldas a el y la metió su gran pene por el ano. La hizo cabalgar sobre él mientras el otro chico le daba su polla que ella tragaba a la vez que botaba y sus tetas con ella.

Los demás nos masturbábamos alrededor y le sobabamos el coño y las tetas mientras ella seguía botando con la polla del profesor en el culo. El chico al que se la chupaba se corrió dentro de su boca y al no poder tragar todo el semen se le escapo por los pechos. El profesor gritando se corrió en el culo de mi mujer y esta levantándose se la metió en la boca chupandole los restos mientras nos enseñaba su coño enrojecido y su ano abierto y emanando semen.

De rodillas nos la chupo a todos, recibiendo otra corrida de alguno que había vuelto a ponerse cachondo y yo mientras la lamía los pies y las sandalias mojadas, cosa que ella sabe que me excita mucho, dándome la ultima chupada a mi que se trago entera.

La clase termino ahí, ya que estábamos todos muy cansados y acordamos seguir el día siguiente, aunque quedo la duda de si seguiríamos con la clase o con mi mujer que se lo paso en grande.

Autor: Tacones2

tacones2 ( arroba ) yahoo.es

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *