El día de mi cumpleaños

¡Comparte!

Catalina muerta de la risa lo único que hacía era meterme sus dedos en mi vaginita y darme besos. Luego de unos 20 minutos y de que Carlos descansara un poco, él se vino en mi nalguita. Sentí como su semen se regaba dentro de mí. Yo caí muerta del cansancio, pero pude ver como Catalina no solo limpiaba el pene de mi novio, sino que me lamía mi culito limpiándolo de todo el semen que tenía.

Hola, mi nombre es Kathy, y la historia que les voy a comentar me pasó hace poco cuando había cumplido los 18 años. Soy una chica muy linda, tengo unos senos grandes y un culito muy lindo y paradito; por ese tiempo yo tenía un novio que se llamaba Carlos, él y yo ya llevábamos cuatro meses juntos y aunque el había intentado hacerlo conmigo varias veces yo no me dejaba porque me daba un poco de miedo.

Así que cuando cumplí 18 años mi novio me llevó a celebrar, primero a comer y luego a tomar unos coctelitos, con lo cual yo salí más o menos prenda. Él me dijo que si yo alguna vez había ido a un show de streep tease, y obviamente yo le dije que no, así que después de los tragos fui por primera vez a un show, y la verdad había unas chicas espectaculares, y como mi novio les daba bastante plata, ellas estaban encantadas bailando con mi novio y conmigo. Mientras tanto, él y yo tomábamos ron, con lo cual yo ya estaba más desinhibida y empecé a tocarlas y a darle billetes también.

Carlos me dijo que iba a ir al baño que lo esperara, pero yo lo que vi fue que él le dio una suma de dinero a una mona espectacular, tenía por ahí unos 22 años, unos senos grandes, se veía que era pura silicona, una cintura que volvería loco a cualquier hombre o a cualquier mujer, y un culo redondito y que provocaba tocar, así fue que luego de que mi novio le entregara la suma de dinero, ella fue y se sentó a nuestra mesa y pidió otra botella de ron, al poco tiempo llegó Carlos y la conversación fue subiendo de tono hasta el punto que yo estaba muy caliente y eso lo notaron mi novio y Catalina, o así fue como me dijo que se llamaba la chica.

Finalizada la botella de ron, Carlos nos propuso que nos fuéramos a un lugar más íntimo los tres, y aunque en principio no quise, la verdad es que no tenía fuerza de voluntad esa noche, así que accedí a ir a un motel cercano. Yo nunca había ido a un motel, y mucho menos con otra chica y mi novio, así que cuando llegamos, Carlos no perdió el tiempo, y le dijo a Catalina que cumpliera su trato, yo no entendía, pero cuando ella me miró maliciosamente pude entender porque le había pagado mi novio, así que ella comenzó a bailarme por detrás mientras me quitaba la ropa, y aunque me rehusé un poco. [Ver foto]

Carlos me cogió fuerte y me dijo que ahora si aprendería lo que es ser desvirgada, yo me quedé atónita mientras Catalina me quitaba la camisa, yo no quería, pero cuando él me tiró en la cama y le dio la orden a Catalina de que me besara toda mi detrás y yo presenciaba toda aquella escena, la cual aunque me daba asco, en el fondo me llevó a mi primer orgasmo de verdad.

Pero lo mejor estaba por venir, después de esto, me voltearon a las malas, y me colocaron en cuatro, Carlos muy sarcástico dijo: “con que quieres llegar virgen al matrimonio, pues te voy a complacer, pero tú a mi también”, y solo escuchaba a Catalina preguntándome si también quería llegar virgen de culito, y luego soltaba la carcajada, en ese momento supe lo que tenía planeado. Catalina con gran experiencia me lamió mi culito y luego comenzó a introducir sus dedos en él, a mi me dolía, pero ellos solo se reían, luego Carlos le dio la orden a Catalina de que lubricara mi culito con su saliva y que se lo abriera, fue ahí cuando sentí como Carlos me penetraba con toda su fuerza, yo estaba llorando no solo del dolor sino por sentirme humillada, también estaba gimiendo.

Catalina muerta de la risa lo único que hacía era meterme sus dedos en mi vaginita y darme besos. Luego de unos 20 minutos y de que Carlos descansara un poco, él se vino en mi nalguita. Sentí como su semen se regaba dentro de mí. Yo caí muerta del cansancio, pero pude ver como Catalina no solo limpiaba el pene de mi novio, sino que me lamía mi culito limpiándolo de todo el semen que tenía.

Luego de ser eso, me dieron los muy descarados algo de tomar para que me quedara profundamente dormida y ellos dos se fueron. Hasta la fecha no los volví a ver, pero gracias a eso me he vuelto toda una ninfómana.

Autor: Angelus

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.