El Hijo del Jardinero 2 – No tenía con quien jugar

jardinero 2

Disfruta aquí de l primera parte del “El Hijo del Jardinero

Mi grito bastó para que mi hermano Julián frenara con su faena y mi pequeño amigo se subiera su prenda. Ambos nerviosos sabiéndose descubiertos… Yo no decía nada, ellos no preguntaban nada, y detrás de mí el jardinero acercándose… Les dió gusto que haya sido yo quien los descubriera….

Y es que como conté en la anterior historia, “El hijo del Jardinero”, que no es otro que mi amiguito Juanchito, estaba teniendo, imagino yo, que mucho tiempo de revolcarse con mi hermano de algunos 15 años mayor que él. Con razón la distancia a nuestros juegos infantiles, nada de clavados en la piscina, ni pintar con creyoles, y ni hablar de las historias de terror… Estaba perdiendo a mi amiguito y el abusivo de mi hermano ganaba terreno por todas esas cualidades masculinas que a Juanchito seguro lo traían hipnotizado y haciéndolo cumplir con cada petición.

Aún con todo lo insoportable que es Julián no podía negar a mi corta edad que se veía bastante sexy su abdomen bien marcado y lleno de pelos, no era un pelo a exagerar, era como un pelo poblado pero suave, no sé aún como explicarlo. Lo que sí tenía claro era lo fascinante que la escena resultaba para mis ojos, que aunque confundido y pervertido, me logró poner el penesito como nunca antes. Las manos gruesas de Julián sobaban las nalgas de Juanchito que posaba sobre sus también peludas y varoniles piernas, era como si mi amiguito fuera su mujer; ahora que lo medito, Juanchito se dejaba besar y amasar como una vulgar zorra, y echaba su cuello hacia atrás tal cual una puta colegiala como las de las películas para adultos que mi padre ve al amanecer…

Si tal vez yo no hubiese estado de curioso observando hasta el final como Juanchito le saboreaba la verga a mi hermano, tal vez nunca más hubiese visto a mi amiguito, porque el jardinero los hubiese descubierto sin dejar oportunidad a alentarlos a su llegada, y sasss… La que se hubiese armado. Pero por suerte Juanchito sigue en la casa y su papá sigue cortando nuestro césped y podando los arboles.

Y ahora yo más curioso que nunca y con tantas interrogantes en mi cabeza necesito saber de viva voz de Juanchito ¿por qué hace eso con mi hermano? y ¿ por qué si somos buenos amiguitos no me lo comentó nunca?…

Juanchito: Es que me daba pena… Te cuento, una vez tu hermano estaba en bañador en la piscina y noté que se le marcaba una cosa grandota en su entrepierna, lo ví saltar una y otra vez sobre el trampolín y cada que lo hacía ese bulto se meneaba divinamente de arriba a abajo, y hasta los bordes del pequeño traje de baño azul marino se le escapaban unos pelos mas oscuros y un pellejo de color café con leche que me llamó la atención… Y así comenzó todo…

Siempre lo observé a diario con una y otra prenda, y hasta cuando estaba contigo jugando me escapaba para verlo hacer sus trucos desde el aire. Tu hermano saltaba y yo deliraba, con esa cosa colgando, esas nalgas gordas y redondas, ese fibrado y alto cuerpo, era mucha tentación para mí.

Yo: ¿Entonces te enamoraste de mi hermano?

Juanchito: No, tonto!… No estamos enamorados ni nada, es distinto… Él me hace sentir rico cuando me toca, cuando me besa, cuando me hace todo lo que me hace, yo me siento muy bien con él. Me dice que “hacemos el amor” muy rico, y que mi culo es divino y por eso me da nalgadas tan fuerte, tanto que me deja sus manos marcadas hasta los siguientes dos o tres días después que volvemos a amarnos, o a “coger” como él dice.

Yo: ¿Y mi hermano te dice que le hagas todo eso con su pene? No entiendo… ¿Por qué te obliga a eso?…

Juanchito: No me obliga, y no te alteres ni te molestes amigo, yo te quiero mucho… Pero ese día, cuando todo empezó, tu no estabas aquí, estabas donde unos amigos tuyos de tu instituto y no tenía con quien jugar. Le dije a tu hermano que quería meterme a la piscina mientras él saltaba del trampolín y aceptó sin rechinar; yo entré sólo con mi interiorsito de Spider Man blanco y de una vez comencé desde un borde a detallar todo su torso, casi no disfrutaba de la piscina, era la vista la que me nutría. Nervioso y excitado por momentos, era evidente que me lo devoraba con los ojos y él lo notó pronto, solo sonreía, hasta que lo veo acercarse a mí… El corazón se me iba a salir por la boca, traía una la cara de sádico y morboso mientras se mordía el labio y sin dejar de verme levantaba sus cejas junto con cada paso calmado que daba dentro del agua. Yo en cambio de sentirme asustando empecé a tener un cosquilleo único como de deseo, como de ganas de jugar un juego nuevo, es algo que no se puede decir con palabras, pero en la barriga te da como una alegría y mi sangre hirvió al contacto de mi pequeña oreja con sus labios rozándome y preguntándome: ¿Por qué me vez la verga?, ¿te gusta?, ¿vamos afuera para que la veas mejor?…

Yo: ¿Y no te asustaste? … Yo le tengo demasiado miedo a Julián.

Juanchito: Si me dio algo de miedo, él es muy grande, estando frente a frente el agua le tapaba hasta un poco más abajo del pecho mientras yo apenas podía estar de puntillas para que el agua no me pasara el cuello por completo… Aún sin yo poder responder y seguramente bastante enrojecido y desconcertado, me alzó de las piernas y las posicionó en el contorno de su barriga y espalda, quedando totalmente pegado a la pared de la piscina y sosteniéndome no sé si tan inconscientemente de su bronceado cuello. Estábamos como dos novios, yo temblaba al sentir por primera vez su verga dura chocando entre la raja casi transparente que la vieja tela de mi interior apenas cubría, pero las cosquillas fueron aún mas placenteras con su respiración en mi cuello y sus manos tomando y frotando los cachetes de mis nalgas… Afff…

Siento mucho que pasara con tu hermano, pero supongo que es la edad.

Yo: Gracias igual por ser cinsero, espero que siempre seamos amigos y podamos seguir jugando. Ahora voy a preguntarle a mi hermano por qué hizo todas esas cosas contigo. Deseame suerte…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

13 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por MarianoKing

El rey del incesto y la pedofilia

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. bueno el relato, pero le faltó mas detalles , si jugo con el culito del nene si se lo chupo, si le puso la verga a la entrada del culito, o si tambien le compartio verga a su hermanito, si tambien se la mamo, o se la metio en su pequeño culito, eso quisieramos leer en el relato cuando ese hermano mayor y de enorme verga se las mete en sus tiernos culitos y se los llena de leche con su venida dentro. que los folle de lo lindo, que se las de profundamente esa rica verga. espero los demas el 3 , y el 4 y muchos mas creo que sera fantastica esta historia y muy excitante.

  2. bueno el relato, pero le faltó mas detalles , si jugo con el culito del nene si se lo chupo, si le puso la verga a la entrada del culito, o si tambien le compartio verga a su hermanito, si tambien se la mamo, o se la metio en su pequeño culito, eso quisieramos leer en el relato cuando ese hermano mayor y de enorme verga se las mete en sus tiernos culitos y se los llena de leche con su venida dentro. que los folle de lo lindo, que se las de profundamente esa rica verga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *