El mejor queme de mi vida (I)

¡Comparte!

Como en Panamá todos visitan Marqueze he decidido cambiar los nombres de todas las personas involucradas por motivos de seguridad y para evitar un divorcio prematuro

Acá en mi tierra (Panamá), llamamos queme a una infidelidad, y no me da pena decir que son muy quemón, actualmente tengo un harem de más de 12 chicas ardientes y sensuales, algunas de ellas saben que tengo 5 años de feliz matrimonio con una chica sumamente ardiente, hermosa, y de una figura de miss universo. ¿Y por qué la engaño? preguntarán…Pues porque no me conformo con una sola….tan sencillo como eso… Mi amante favorita se llama Verónica, trabaja en una casa de familia de BabySister, tiene 20 años, cabello largo, lacio castaño, ojos chocolates claros, senos grandes, firmes que parecieran que no les afectara la gravedad al igual que su culo, en fin, tiene cuerpo de diosa. Un viernes la fui a buscar y le dije que la quería sentirme entre sus piernas y ella apoyó mi proposición por lo que nos apresuramos a llegar a un hotel discreto por la Ave. Perú y alquilamos un cuarto, en cuanto llegamos al cuarto ella comenzó a desvestirme lentamente y me besaba el cuello, luego bajó y me chupó las tetillas, luego me empujó en la cama y me metió toda mi verga en la boca y me dio una mamada que todavía no logro olvidar. Luego comenzó a desvestirse como si fuera una cabaretera (al estilo stripper) y me puso su chucha en la cara para que se la mamara, como a los 10 minutos de mutua mamadera ella se vino en mi cara, puse mi mano en su chucha y apañé la mayor cantidad de flujo vaginal y se la unté en el culo luego la puse en la pose del perrito y sin más preámbulo le zampé el trozo en el culo, ella rebozaba como una yegua y yo seguía con mis embestidas, eso provocó que ambos nos vinieramos. Me tumbé en la cama y ella me paró la verga nuevamente a punto de mamadas, me lamió las bolas y succionó mi verga hasta que quedó durísima. Luego la puse en la pose del pollo asado y le metí la pinga en la mota, y comencé a meterselo con furia, ella torcía los ojos de placer y gemía como una mismísima perra, cuando estaba a punto de venirme por segunda vez pidio que se la echara en la boca y yo, sin pensarlo dos veces se lo saqué de la micha y se lo meti en la boca, ella succionaba como nunca y por fin le inundé la boca de leche, luego de eso siguió mamando y mamando hasta que al poco rato se me paró por tercera vez. En esta ocación me tumbó en la cama boca arriba y se sentó encima de mi cabalgandome como una gran jineta, lo hacía con tanta violencia que pensé que estaba poseída por algún demonio lujurioso. El sonido que hacían sus lubricados labios inferiores y superiores me exitaban aun más. En este tercer polvo sentía que ya no tenía más leche que dar, estuvimos como hora y media culiando y nada que me venía, pero poco tiempo después ya estaba a punto de venirme y ella me pidió que le floreara el culo nuevamente y que la descargara allí, así que la quité de encima de mi y la puse en cuatro en el borde de la cama, le di un beso negro y le metí la lengua hasta el mismísimo fondo del culo y se lo ensalivé luego le metí la pinga casi con todo y los huevos, ella lloraba, gritaba se quejaba y resoplaba, pero me agarraba por la espalda y me empujaba más hacia ella y cuando me vine le llene todo el culo de leche. Su culo emanaba y esta se escurría por sus piernas, me pegó otra mamada y así teminamos nuestra sesión de sexo. Luego de esos salimos del hotel, ella se dirigió hacia su casa y yo hacia una fiesta que me habían invitado donde por primera vez probé que se siente culiar con 2 mujeres a la vez, pero eso será después porque ahora voy a culiar con mi mujer. Hasta luego.

A

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.