El pastor

¡Comparte!

Laura se fue deslizando como una serpiente y sentándose a horcajadas encima del pastor comenzó a subir y bajar por ese duro falo, su cuerpo se estremecía en un orgasmo que la hizo que relajase todos los músculos del cuerpo, se levantó e inclinándose sobre el pastor se puso la polla entre las tetas y la masturbó hasta que él eyaculó manchándole la cara y los pechos de semen.

Juan y Laura habían ido esa mañana al campo a pasar el día, pero no se imaginaban lo que les iba a ocurrir. Llevaban una cámara de fotos digital que había comprado Laura y pensaban estrenarla haciéndose unas fotos normales y también picantes. El mismo día Pedro, un pastor, había salido a recoger las ovejas al monte mientras tanto, llevaba la escopeta por si acaso veía algo de caza.

Juan y Laura, como así llamaba él a su novia, pararon en un claro del bosque al lado de unos árboles, sacaron la cámara de fotos y se fueron haciendo alguna serie de fotos de forma alternativa vestidos entonces Laura se fue quitando la ropa haciéndole Juan fotos cada vez que se quitaba una prenda y en las posturas más inocentes o provocativas hasta que ella se quedó desnuda.

Laura era una chica morena de pelo largo liso, con una sonrisa preciosa, labios carnosos, pechos de tamaño medio con pezones rosas de tamaño reducido, culo duro y respingón y coño con el vello rasurado. Él le fue sacando fotos hasta que ella protestó y le pidió que se desnudara, él obedeció. El era más alto que ella, moreno, de pelo corto, ojos oscuros, sonrisa picarona, cuerpo delgado, pero ligeramente definido y polla de un buen tamaño sin ser grande, ella aprovechó para hacerle las fotos a él, habían dejado la ropa cerca de unos árboles en un montón con sus cosas, pero no se habían fijado que desde mitad de la sesión de fotos tenían espectador.

Pedro se deslizó entre los árboles sin que ellos pudieran verle, apareció de las sombras y cogiendo a Laura la colocó un cuchillo en el cuello mientras le ordenaba a su novio que cogiese las cosas y caminase delante de ellos ladera abajo y a la derecha hacia la casa que veían, les fue llevando así mientras retenía a Laura.

Cuando llegaron los hizo entrar en el granero y atrancó la puerta, hizo que Laura atase a su novio mientras él los apuntaba con la escopeta, cuando hubo estado bien inmovilizado y amordazado la cogió y la tiró en mitad de un montón de heno y él se arrojó encima, ella se resistía y él la iba sobando de modo brusco los pechos entretanto intentaba besarla sin conseguirla, notaba en su cuerpo la humedad del coño de ella y le dijo: Parece puta que te estás calentando, estás toda mojada como una guarra, le dijo.

Ella estaba excitada y cada vez iba respondiendo a las caricias y los besos del pastor de una forma más caliente hasta que se fundió con él en un un largo y profundo beso juntándose sus lenguas, el novio viendo el espectáculo se fue excitando y su polla se ponía cada vez más dura. Laura se fue deslizando como una serpiente y sentándose a horcajadas encima del pastor comenzó a subir y bajar por ese duro falo, su cuerpo se estremecía en un orgasmo que la hizo que relajase todos los músculos del cuerpo, se levantó e inclinándose sobre el pastor se puso la polla entre las tetas y la masturbó hasta que él eyaculó manchándole la cara y los pechos de semen.

Se quedaron tumbados y besándose los dos, Laura le fue lamiendo la polla para limpiársela y no solo logró limpiársela sino que logró que reaccionara de nuevo y se pusiera muy dura. Entonces él se fijó en el novio y le dijo a ella, te iba a follar el culo a ti, pero me estoy fijando en tu novio y estaría bien follarle ese culo que tiene que parece virgen, ¿lo es? La preguntó a ella y Laura contestó que si y que ella siempre había deseado verle hacer algo con otro hombre.

Entonces Pedro se levantó y dirigiéndose a él le dijo si se iba a resistir o iba a colaborar, el novio dijo que colaboraría si su novia estaba de acuerdo y quería eso, le desataron y le hizo ponerse el pastor sobre la paja y a cuatro patas mientras él cogía un bote de vaselina que tenía para las herramientas. Laura había aprovechado y se había tumbado bajo su novio y se había metido sus huevos en la boca y le daba pequeños lametones en la polla.

El pastor cogió un poco de vaselina y lo echó en el culo, estaba muy fría por lo que al pobre de Juan se le escapó un gemido, Pedro iba untando bien la vaselina frotándola hasta que le

iba entrando primero un dedo, luego dos dedos y por fin tres dedos, cuando éstos entraban y salían con facilidad colocó la polla en el culo del novio de Laura y fue empujando con suavidad para que el esfínter se fuera adaptando, primero entró el glande, lo iba sacando y metiendo, luego la mitad de la polla y repetía el mismo proceso, hasta que de un empujón suave, pero decidido metió toda la polla dentro, se quedó un poco así y entonces se la fue metiendo y sacando y a follarle primero muy profundamente y luego aumentando la velocidad.

Laura mientras le iba comiendo a su novio la polla con suavidad primero y luego poniendo cara de viciosa se la metió toda en su boca, la estaba disfrutando como una loca mientras con una mano se masturbaba acariciándose con la mano el coño pasando el dedo por el clítoris mientras se follaba con dos dedos.

El pastor se estaba follando a su novio y ella quería verlo, le dio los últimos lametones en la polla y salió de debajo y cogió la cámara para hacer unas fotos, era todo un espectáculo, su novio ensartado con la polla del pastor mientras éste le iba masturbando con la mano.

Juan le dijo a su novia que se colocase en la misma postura que él debajo, ella obedeció levantando el culo y sujetándose con los antebrazos al suelo, el pastor sujetando la polla de Juan le ayudó que la clavase en el culo de ella, el novio estaba en un sándwich siendo sodomizado por el pastor y a la vez haciendo lo mismo con su novia, acompasaron los ritmos, acelerándolos a veces y luego disminuyendo la velocidad, pero aumentando la profundidad de la penetración, Laura se estaba masturbando con sus dedos metidos en su vagina y su novio la frotaba el clítoris con los suyos.

Ella estaba al borde del orgasmo y dando un grito se convulsionó en un gran orgasmo, ellos sacaron las pollas y poniéndose sobre ella se fueron masturbando hasta eyacular sobre ella, cosa que a la muchacha la gustó enormemente, por fin se ducharon y vistieron quedando en repetir en próximas oportunidades.

Este relato es imaginario, pero si queréis podéis escribirme.

Autor: Picante 100

[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *