EL REGALO

¡Comparte!

Marco tocó el timbre de la casa de Susy a las 10 de la mañana. Ella salió a ver quien era, se sorprendió al verlo.

-Hola Marco, ¿Cómo estas? -Muy bien señora Susy, su esposo me pidió un trabajo aquí en su casa. ¿Es buena hora?, ¿me deja pasar a tomar las medidas? -Sí pásale, no me dijo nada. ¿Te dijo que trabajo es? Preguntó Susy abriendo la puerta y dejándolo pasar.

-Si, es en su recámara.

-Pero no me digas señora, háblame de tú, y me gusta que me digan Susy.

-Está bien Susy. Contestó Marco. ¿Cómo van las clases de italiano? -Molto benne. Dijo Susy sonriendo al entrar en la recámara.

-Voy a cerrar la puerta para que no se azote con la corriente de aire.

Susy al ver que cerraba la puerta, se puso de frente a él mirándole la cara y le pregunto: -¿Te mandó a seducirme? -Sí, me lo pidió de favor.

-¿Qué más te dijo? -Que el solo no puede darte algo que te gusta mucho, que es un regalo de él para ti., que te quiere contenta, que yo te gusto y yo le caí bien. Que es mejor esté regalo que unas flores.

-Y tú, ¿Qué piensas? -Que también es un regalo para mí, eres muy hermosa, bella, con un cuerpazo. Además me va a pagar y es la primera vez que me pagan por coger, quiero hacerlo.

-¿Cuánto te va a pagar? -Dos mil pesos.

-¿Y si le decimos que lo hicimos?, aunque no sea cierto para que te pague.

– Quiere pruebas, me dio esta cámara para que tome fotos.

-¿Estás excitado? -Muy excitado. ¿Y tú? -Empiezo a excitarme, ¿de veras te gusto? le preguntó Susy poniendo sus brazos alrededor de su cuello.

-Mucho, Desde que te vi no he dejado de pensar en lo hermosa y cachonda que eres. Contestó Marco tomándola por su talle.

Aunque Susy es alta tuvo que estirarse para besar a Marco en la boca con su metro ochenta y cinco de estatura, él respondió al beso tocando sus labios con su lengua, pasándola suavemente sobre ellos, sintiendo su humedad, anticipando lo que vendría con esas caricias.

-Háblame en italiano. Le dijo Susy. Dime cosas bonitas.

-Con molto piacere.

Susy estaba radiante, su excitación creció, su alegría se manifestaba en su rostro, en sus manos que empezaron a acariciar el cuerpo de Marco. Restregaba sus pechos con el pecho de él, sus piernas y su pubis buscaban el contacto con el pene, quería sentir su dureza y su tamaño. El acariciaba sus senos y sus nalgas sintiendo como llegaba la pasión y el deseo a su pene. Susy le desabrochó la camisa y acarició su pecho desnudo, sus dedos se escurrían entre los bellos del pecho sintiéndolos, disfrutándolos. Se quitó su vestido y su sostén con ayuda de Marco. El acarició sus grandes y hermosos pechos como dulces merengues, ella besaba sus tetillas con cuidado, pasando su lengua húmeda, disfrutando la textura de su piel. Sintiendo las manos de Marco recorrer su cuerpo mientras él le decía frases en italiano alabándola. Le desabrochó el cinturón y su pantalón, metió la mano hasta encontrar su pene el cual enro decía. Sentía su masculinidad llenándole la boca, siempre era un reto comérsela toda, le gustaba sentir la erección, cubría sus dientes con sus labios para no lastimar la verga. Marco acariciaba sus pechos e introducía un dedo en su vagina, suspirando le hablaba en italiano.

-Que bonito regalo. Una vergota italiana para mi solita, parece un ariete romano dura como palo.

La cara sonriente de Susy cambió, de sonriente a una llena de placer, gimiendo tuvo su primer orgasmo sin dejar de mamar la hermosa lanza viril que acariciaba con su boca y manos.

-Me vine Marco, que rica verga. Le dijo todavía respirando agitadamente. Voy a tomarle una foto a esta lindura.

Muchas veces Susy había usado esa cámara de revelado al instante, así que no le costó ningún trabajo tomarle tres instantáneas en segundos.

-Ahora si metémela toda, ven Marco, regálame tu verga en mi agujero, quiero sentirme bien puta, ponte encima de mi.

Susy se colocó bajo sus nalgas una almohada para que su cuerpo quedara bien levantado en la penetración, guió con su mano la verga de Marco hasta la entrada de su vagina, Marco empujó un poco, no encontró mucha resistencia, los jugos de Susy lubricaban perfectamente todo su agujero. Empujó más y en

unos instantes estaba como pistón dentro del cuerpo de Susy, moviéndose rápidamente, sacándole de su garganta a Susy gemidos, suspiros, gritos de placer, palabras que trataban de expresar lo ella sentía.

-Me tienes en el cielo Marco hermoso con tu vergota dura como fierro, no te vengas, quiero que me cojas de perro al ratito, déjame venirme, me voy a venir, siiiii, ohhhhhMarco acariciaba y besaba a Susy mientras ella se reponía de su orgasmo diciéndole en italiano lo maravillosa que es ella cogiendo, lo hermosa que es.

-Dime puta, putísima en italiano, dime ¿Qué se siente cojerse a la más puta de todas? Tómame una foto así, abierta de piernas, escurriendo mis jugos, bien puta, para que la vea mi marido, y te pague tu dinero tan bien ganado. Que salga tu verga en ella y mis tetotas calientes que exprimes tan bien. Le dijo Susy oprimiéndose los senos, abriendo sus piernas lascivamente.

Marco con el pene erguido en toda su magnitud tomó las fotos como se lo había pedido Susy.

-Tómame una foto así, de nalgas para arriba, de perrita esperando a su perrito, enseñándote mi agujero, que se vea por donde me la vas a meter cabrón.

Marco fascinado con las hermosas nalgas de Susy, las acarició además de tomar las fotos, no se pudo resistir y le introdujo un dedo a su vagina y acariciaba su ano. Momentos después le metió la verga en su coñito sacando gemidos de placer a Susy que disfruta mucho esta posición en la que el pene toca partes muy sensibles de su ser. En el espejo de su tocador veía sus imágenes reflejadas, que la excitaban aún más, verse penetrada por un hermoso hombre casi desconocido la tenía en éxtasis. En pocos minutos tuvo un orgasmo intenso como los otros pero más profundo, diferente.

-Quiero que me cojas toda la mañana, sigue así, soy tu puta, sigue así bombeándome rico, con tu verga, con tu poderoso ariete.

Este fue el momento en que yo no pude resistir más. Yo Miguel esposo de Susy, entré a la habitación, había estado escuchando desde afuera todo lo que acontecía en el cuarto, ni un minuto había pasado desde que entró Marco a la casa, cuando yo sin hacer ruido me colé como un ladrón, y en silencio afuera de mi recámara escuché su conversación desde que Marco le dice que le voy a pagar 2000 pesos. Estuve acariciándome mi pene, está. Verte así de caliente, de puta, mujer, me llena de alegría como nadie se imagina. Un hombre para ti es poco, mereces más, también más hombres merecen tenerte y disfrutarte no solo yo.

-Me voy a venir. Dijo Susy gimiendo.

Ver los orgasmos de Susy es maravilloso, se transforma en diosa, suspira, gime, se arquea, se siente su placer, lo comunica intensamente. Además su vagina se contrae en espasmos fuertes que aprietan la verga deliciosamente. Marco al sentir esto, siguió moviéndose como pistón, no podía detenerse, recibía tanto placer que continuó. Vi en su cara como se acercaba al orgasmo, su respiración se acelero y entre bufidos llegó a un orgasmo llevando a Susy a otro. Yo estoy muy agradecido con los dioses de la lujuria, el regalo que le dieron a Susy de ser multiorgásmica porque también me lo dieron a mí, no tan solo tiene uno tras otro sino que también con mucha facilidad, los tiene bailando, mamando, fajando, cualquier roce cuando esta caliente le produce un orgasmo. Ella tiene que contenerse para no tenerlos tan rápido.

Estos momentos los vamos a recordar siempre, a veces en la cama excitándonos, o en cualquier lugar bromeando. ¿Qué otro regalo se recuerda toda la vida? Claro que también hay que comprar flores de vez en cuando.

Cuando se hubieron recuperado un poco les dije: Los voy a dejar solos para que sigan cogiendo, pero antes déjenme tomarles unas fotos.

-¿Quieres ver la verga que le están metiendo a tu mujer? Preguntó Susy.

-Si, enséñamela putita bonita.

Así lo hice, una foto fue de cariño besándose tiernamente abrazados en la cama, En una de las fotos, Susy tiene su mejilla en la verga de Marco, sonriéndole a la cámara, presumiendo el tamaño del pene, en otra se lo engulle todo. Me gusta una en la que Susy envergada de espaldas a Marco nos deja ver muy bien su verga, Susy su vagina y sus pechos, los dos muy sonrientes. También Marco nos tomó unas fotos de Susy conmigo. Me salí de la habitación para que disfrutara Susy a Marco sin más distracciones. Me

entretuve viendo las fotografías que acabábamos de tomar. Una hora más tarde, Susy llegó conmigo a la sala bailando sensualmente, solo vestida con su mini bata roja transparente con el lazo suelto, se paro frente a mí ofreciéndome su pubis.

Yo la tomé por sus nalgas y besé sus bien mojados labios vaginales, su clítoris y su vulva.

-Prepáranos unos refrescos por favor mi vida, tanto ejercicio da mucha sed. Me pidió Susy.

-Vengan a bebérselos aquí, quiero verlos a los dos desnudos aquí en la sala tocándose. Le contesté.

Mientras preparaba las bebidas, Susy fue por Marco. Llegamos al mismo tiempo a la sala. Yo con unas bebidas en las manos, Marco con mi mujer en las suyas, los dos bailando desnudos muy contentos, orgullosos de mostrarse así. Marco se sentó en el sofá, Susy en sus piernas, los dos abrazándose y acariciándose. Les di sus bebidas y mientras las bebían yo seguí tomando fotos. Yo estaba excitadísimo viendo como ella cariñosamente lo besaba y acariciaba entre los tragos que daba a su bebida. Acurrucadita en el cuerpo de Marco se veía casi divina. Marco tenía su pulgar dentro de su vaginita y sus otros dedos acariciaban sus hermosas nalgas. Marco se estaba divirtiendo mucho, bromeaba y cambiaba de lugar sus manos para las fotos, besaba las tetas de Susy de diferente manera para las fotos. Su coñito, su culito también fueron besados, acariciados y fotografiados en los casi cuatro rollos que usamos. Con las caricias Susy tuvo tres orgasmos, ojalá la cámara haya podido captar su expresión de riéndose: El próximo regalo quiero que sea de Francia. “Ooh-la-la chérie”. Una verga de la France. Me amarran acostada en la mesa y me van a… Como en los libros del Marques De Sade, también invitamos a Marco.

Autor: Miguel C.

migysusyxx ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *