El regalo de cumpleaños

Antes de que acabara, se arrodilló y comenzó a chuparme la pija con más ganas que antes. Yo sentía como con sus pequeños dientes me la mordisqueaba suavemente, como su lengua envolvía mi pija y como la cabeza de mi pene entraba en su profunda garganta. Cuando finalmente acabé me dijo que ese era el mejor regalo de cumpleaños que podía tener.

Eran las 14:05 del domingo 17 de noviembre cuando decidí ir a saludar a mi amigo Fer por su cumpleaños, tomé mi mochila con mis cosas y salí para su casa. Cuando llegué, Fer, estaba durmiendo pero se despertó ni bien toque el timbre. Mientras él se daba una ducha yo preparaba café. Mientras tomábamos el café me contó que yo era el primero en saludarlo por su cumpleaños y que eso lo hacía sentir muy feliz.

Yo había llevado un cd con imágenes xxx y una película xxx en video, Fer decidió que primero veríamos la película, así que la puso y nos sentamos en los sillones. Al principio mirábamos y nos reíamos pero luego de unos 30 minutos, aproximadamente. Comenzamos a excitarnos. Fer tenía ambas manos en los bolsillos y simulaba que se rascaba, pero yo sabía que en realidad se estaba masturbando, habrá estado así unos 5 minutos hasta que dijo “basta” y fuimos a su cuarto, en donde tenía su computadora, para ver el cd.

Comenzamos viendo imágenes de lesbianas, luego de orgías y finalmente de sexo con transexuales. Con las imágenes de transexuales, Fer, comenzó a masturbarse de verdad y frente a mi, yo no sabía que hacer, yo también estaba excitado pero no me masturbaba frente a él.

Fer se masturbaba con una mano y la otra la puso sobre mi pene, me miró a los ojos y me desabrochó el pantalón arrodillándose frente a mí. Comenzó a masturbarme suavemente y se llevó mi pene a la boca. Me la chupaba con mucha suavidad y luego con locura, nunca nadie me la había chupado así, después de un rato le avisé que iba a acabar pero no le importó y siguió chupando hasta que finalmente acabé en su boca.

Fer tragó mi leche y se desnudó por completo, yo hice lo mismo sin decir una palabra. Era mi turno de chuparle el pene, pero él no quería largar el mío así que hicimos un 69, yo me acosté boca arriba y él se puso sobre mi, agarré su pene con una mano y me lo metí en la boca, mientras él chupaba el mío.

Chupé su pene, carnoso y duro, hasta que él se levantó, se dio vuelta, tomó mi pene y se sentó sobre mí metiéndoselo en su culo.

Fer se movía como una fiera, emitía gritos y gemidos de placer que me hacían calentar aún más, yo me movía a la par de él, lo tomé de la cintura y le acariciaba las nalgas y fer me demostró que eso le gustaba mucho. De golpe, fer, se levantó y se fue rápidamente a la cocina, y a los pocos segundos volvió con un pomo de miel en las manos.

Se sentó nuevamente sobre mi, con todo mi pene dentro de su culo, me tiró un poco de miel en el pecho y comenzó a lamer la miel mientras se movía con mucho gozo haciendo que mi pene salga desde lo más profundo de su culo y vuelva a entrar rápidamente, con un ritmo constante.

Cuando acabé, fer, se levantó tomó, otra vez, el pomo de miel y roció miel sobre mi pene, mi abdomen y mi pecho, luego lamió la miel de mi pecho y bajó lamiendo mi abdomen, hasta llegar a mi pene, en donde lamía sin parar y volvía a rociar miel para seguir lamiendo. Luego sonó el teléfono, fer, se levantó a atender, era su madre que lo llamaba desde Brasil para saludarlo por su cumpleaños.

El teléfono estaba en la mesa junto a la computadora, mientras fer hablaba con su madre por teléfono, yo lo tomé por atrás y le metí la pija en su culo totalmente depilado,

fer no aguantó y le dijo a su madre que tenía que cortar ya que estaba con unos amigos.

Ni bien cortó comenzó a gemir y a gritar de placer, su culo no era virgen así que podía meterle mi pija hasta el fondo que no había problema, al contrario gozaba más.

Antes de que acabara, alguien tocó el timbre, fer gritó” ya voy” e inmediatamente se dio vuelta, se arrodilló ante mi y comenzó a chuparme la pija con más ganas que antes.

Yo sentía como con sus pequeños dientes me la mordisqueaba suavemente, como su lengua envolvía mi pija y como la cabeza de mi pene entraba en su profunda garganta.

Cuando finalmente acabé me dijo que ese era el mejor regalo de cumpleaños que podía tener. Se limpió la boca, nos vestimos rápidamente y salió a recibir a los invitados que esperaba afuera, hacía más o menos unos 2 minutos.

Autor: Club del sexo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *